Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

Jesucristo no es un “valor” que debe defenderse

Custodia

aleteia

Custodia

Aleteia Team - publicado el 22/09/15

Jesucristo no necesita defensores. Él busca testigos. Y no es lo mismo

Traumatizados por la crisis de los migrantes y la amenaza terrorista, los franceses tienen miedo de perder su identidad.

Y los católicos franceses también.

Pero ¿Jesucristo es un “valor” que debe defenderse? El Congreso Mission, que se llevará a cabo en la Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre los días 25 a 27 de septiembre, pretende responder a esta pregunta.

Es común, hoy en día, oír en Francia declaraciones como esta: “Yo soy francés y musulmán. (el escritor) Houellebecq exagera en (su libro) ‘Submisión’, pero es verdad que el Islam va de viento en popa en Francia. Cada día, el Islam progresa más en nuestro país. En breve, seremos con certeza la primera religión de Francia…”.

Este tipo de afirmaciones puede asustar a los católicos. ¿Será que nuestra Francia, de identidad tan inmersa en la cultura cristiana, puede realmente desaparecer? ¿Será que un día nuestras iglesias vacías se van a volver mezquitas? ¿Será que nuestros tesoros de arquitectura sacra tendrán el mismo destino que la Basílica de Santa Sofía, transformada en mezquita por los otomanos? Y queremos actuar sin saber cómo. ¿Cómo vamos a preservar esta antigua civilización para nuestros hijos?

Pero después de esta pregunta sobre los medios, surge la pregunta sobre los fines: si pensamos bien, esta defensa de nuestras raíces cristianas, ¿realmente se justifica? Si menos del 5% de los católicos franceses aún “encuentra tiempo” para ir a misa los domingos… ¿Sean reducidas a museos, sean convertidas en mezquitas, no van a desaparecer de Francia las iglesias católicas de cualquier forma?

La pregunta que se debe hacer, en realidad, es otra: a fin de cuentas, ¿la lucha de los católicos es buena? La tentación de defender el recipiente en vez de su contenido es grande. La tentación de defender más el arte romántico que la Redención… Pero Jesucristo no necesita defensores. Él busca testigos. Y no es lo mismo. Si lo fuera, Él habría llamado a legiones de ángeles y escapado de la Pasión. Arrancados de sus raíces, los valores más bellos que formaron Francia pierden su significado. Nuestra cultura viene a ser nada más que una lengua muerta, comprendida sólo por especialistas.

Los mártires no murieron por valores. Los constructores de las catedrales nunca ejercieron su genio en nombre de una moral, ni siquiera cristiana. Los hospitales y las escuelas no nacieron de buenos sentimientos, sino de un amor ardiente por el Dios vivo, que se hizo hombre en la persona de Jesús, que murió para salvarnos del pecado. Si esta fe no nos anima más, nuestra lucha no sólo está destinada al fracaso: ésta siquiera tiene fundamento.

Más grave aún: si guardamos para nosotros mismos esa fe que salva, no responderemos a la aspiración fundamental del ser humano a un amor de Dios.

¿Quiénes son los aprendices de terroristas de hoy si no, entre los más destacados, aquellos jóvenes franceses incrédulos, que se desviaron hacia el error absoluto del Islam radical? ¿Será que ellos alguna vez encontraron en su camino, aunque fuera una vez, a un testigo cristiano verdadero del amor de Dios?

La fe cristiana no se puede reducir a la mera muralla de protección para una cultura en peligro. Ésta no es un estandarte contra el Islam. La cruz no es una espada, sino un instrumento de tortura en que el Mesías sufrió libremente. La cruz no sale a la caza de crecimiento como si fuera una marca comercial captando nuevos mercados. La fe es nuestra razón de vivir como católicos. A quien debemos proclamar, oportuna e inoportunamente, es a Jesucristo. Fue por la fe en Jesucristo que los mártires murieron.

¿Y nosotros, franceses, moriremos por falta de esa fe?

Tags:
catolicismofranciaislam
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.