Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 02 agosto |
San Eusebio de Vercelli
home iconActualidad
line break icon

Contra el ébola se ha ganado una batalla, pero no la guerra

European Commission DG ECHO / Flickr CC

Alfa y Omega - publicado el 17/09/15

Ya no esta en los medios, pero sus consecuencias están más vivas que nunca

Jorge Crisafulli es el inspector de los salesianos en África Occidental (Ghana, Liberia, Sierra Leona y Nigeria), la zona cero de la epidemia que aterrorizó al mundo hace un año. Argentino de 54 años, lleva 20 de misionero en África

La epidemia del ébola va desapareciendo lentamente de los medios, aunque sus consecuencias sociales y económicas siguen más vivas que nunca en la vida de millones de personas en África Occidental, sobre todo en Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry.

Ya han pasado 18 meses desde que, en diciembre de 2013, apareció el primer caso en Guéckédou, una zona selvática de Guinea Conakry, en la frontera con Liberia y Sierra Leona. Desde ese momento se infectaron 28.041 personas, y 11.302 han muerto. Liberia, que había sido declarada libre de ébola en mayo, tuvo seis nuevos casos dos meses después, y ha tenido que recomenzar la cuenta atrás hasta el día 23 de septiembre, en que podría ser declarada nuevamente libre de ébola.

Sierra Leona, que había levantado la cuarentena en todas las zonas del país, y que no informaba de nuevas infecciones desde el 8 de agosto, ha declarado un nuevo caso en Kambia, en la frontera con Nueva Guinea. Mucha gente piensa que el virus podría estar siendo retransmitido a través de la vía sexual, ya que personas recuperadas siguen infectando hasta tres o cuatro meses después de la recuperación.

Vacuna en tiempo récord

Si bien la situación ha mejorado notablemente en un año, no hay tiempo para cruzarse de brazos. Se ha ganado una batalla, pero no la guerra. El enemigo invisible sigue presente y listo para atacar en cualquier momento. Hay que tener en cuenta que han muerto más de 500 médicos y personal sanitario. Casi todos los ETC (Ebola Treatment Centre) se han ido cerrando. Prácticamente no quedan médicos extranjeros. ¡Hace falta tanto! Faltan médicos, enfermeras, infraestructuras para enfrentar una potencial nueva batalla. Es verdad que estos países han adquirido mucha experiencia, y los protocolos de seguridad se han disparado nuevamente (no saludarse dando la mano, lavado constante de manos, toma de temperatura antes de entrar y salir de aeropuertos internacionales, toma de temperatura en las carreteras antes de entrar en las grandes ciudades…) Todo esto ayuda, pero no es suficiente: necesitamos más hospitales, más clínicas, más médicos, más enfermeras, más laboratorios…

El descubrimiento de la vacuna del ébola es ciertamente una buena noticia. Se ha desarrollado en tiempo récord. Y esto llama la atención. Desde que apareció el virus en África hace más 40 años, nunca se habían hecho esfuerzos serios en descubrir una vacuna contra el ébola. Pienso que las grandes potencias y las grandes y poderosas compañías farmacéuticas no vieron que la inversión fuera rentable. Era un «problema africano». Pero esta epidemia se expandió a Europa (España) y EE.UU.. Tal vez el milagro de la vacuna contra el ébola sea fruto de que el virus haya mutado en una amenaza para los grandes países de nuestro mundo. Otros dicen que los estudios ya estaban avanzados en Canadá, que estaba preparando una vacuna para enfrentar un potencial ataque químico con este virus letal.

Vacuna: faltan más pruebas

He escuchado que se ha probado la vacuna VSV-ZEBOV en 5.000 personas en Guinea y se está comenzando a probar en Liberia. He leído que en España piensan experimentar en septiembre con 50 voluntarios sanos. Aquí dicen que la vacuna es efectiva y puede romper la cadena de transmisión. Lamentablemente para África, llega un poco tarde: 12.000 muertos y 28.000 infectados.

He leído que la OMS adelantó los procesos de aprobación después de que científicos canadienses presentaran la vacuna. Se ensayó en marzo en Guinea, se probó en voluntarios para estudiar la reacción inmune enfrentando directamente al virus. Y parece que funciona.

Pienso que se necesita mucho más tiempo y muchas más pruebas antes de darle la bendición final. Hay gente que me ha recomendado que me vacune. Otros me preguntan si estoy listo para aplicarme la vacuna. Pienso que sí, que me la aplicaría como prevención, aunque lo haría con una buena cuota de incertidumbre y, por qué no, temor. ¡Es un descubrimiento muy nuevo y hacen falta más estudios para ver contraindicaciones a largo plazo! Otra pregunta podría ser: una vez vacunado, ¿por cuánto tiempo estoy protegido? ¿Y si la inmunización es solo temporal y pienso que estoy inmunizado y me expongo al virus? De todas maneras, pienso que es bueno que se vacunen todos los que trabajan en el sector sanitario, aunque la comercialización y la vacunación masiva tendrán que esperar a que se hagan estudios más profundos.

Otra pregunta es sobre el precio de la vacuna. La farmacéutica que descubrió la vacuna, estoy seguro, tratará de obtener ganancia. Los gobiernos de los países ricos y la gente pudiente no tendrán problemas en comprar la vacuna. ¿Qué pasará con estos pueblos donde la mayoría de la gente vive con uno o dos dólares al día? ¿Habrá precios razonables para los pobres? Yo tengo mis dudas.

Por último, no hay que confiarse: pienso que en este momento, aunque una persona se vacune tiene que seguir paso a paso todos los protocolos de seguridad como antes. Prevenir es mejor que curar. Y habrá que tener más paciencia y esperar un poco para ver en los próximos dos años cuáles son los efectos reales de la vacuna en personas que se vacunaron en el 2015.

Jorge Crisafulli

Artículo originalmente publicado por Alfa y Omega

Tags:
áfricaebolaepidemiasalud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
7
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.