Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Se va a separar Cataluña de España? ¿Debe tomar partido la Iglesia?

web-catalunya-Fotomovimiento-cc
Comparte
Comenta

Hay cristianos contrarios a la independencia y cristianos partidarios de la independencia, y eso hace difícil para los obispos mantener una posición de equilibrio

El próximo 27 de setiembre se van a celebrar unas elecciones en Cataluña, para lo que se han unido los partidos independentistas que quieren separarse de España en pocos meses. La candidatura independentista se llama Junts pel Sí (Juntos por el Sí) que según las encuestas está rozando la mayoría absoluta.

Una vez convocadas las elecciones, los demás partidos –contrarios a la independencia, pero que defienden modelos distintos de encaje de Cataluña en España—se han volcado en la campaña catalana para hacer frente a la marea independentista puesta en imagen en la gran manifestación del pasado 11 de setiembre, fiesta nacional de Cataluña, en Barcelona con asistencia, según se cree, de un millón de personas.

En los últimos cuatro años se ha creado en Cataluña un clima que, a excepción de los independentistas, muchos creen que el pueblo está dividido, y con el pueblo muchas familias e instituciones, y se ha echado en falta la existencia de alternativas críticas al independentismo, impulsado este por el gobierno catalán, presidido por Artur Mas –que antes no era independentista—y buen número de organizaciones civiles y para políticas, con el control de buena parte de los medios de comunicación.

Los once obispos catalanes han emitido una nota pública ante las elecciones en las que reconocen que son de “una notable importancia histórica”, donde “están en juego cuestiones decisivas a nivel institucional, político y social”.
Hay cristianos contrarios a la independencia y cristianos partidarios de la independencia, y eso hace difícil para los obispos mantener una posición de equilibrio. Al no condenar el independentismo, son acusados de “tibios” por parte de los partidos y formaciones no independentistas, del mismo modo que son acusados de temerosos y poco valientes por parte de los independentistas, los cuales se consideran los representantes “genuinos” del pueblo catalán y creen que los obispos deberían apoyar sus “derechos a la secesión, como pueblo”.

Los obispos señalan, en su nota, el “respeto por la legítima diversidad de opciones” que se van a votar. No se pronuncian por ninguna de ellas. Sin embargo llaman a la reflexión a la hora de votar, pues el voto “puede tener consecuencias de larga duración”, abogando por que se “priorice” a los más débiles y los que sufren la crisis económica.

También piden “potenciar la convivencia de la sociedad catalana dentro de la pluralidad de ideas, convicciones, opiniones y sentimientos, lo que quiere decir animar la construcción de una sociedad democrática, solidaria, acogedora con los emigrantes, respetuosa con todas las sensibilidades y defensora de las libertades”.

En otras palabras los obispos catalanes abogan por que haya en Catalunya un clima de convivencia, de tolerancia y de respeto de los unos para con los otros, clima que hoy parece bastante maltrecho, dado el fuerte impulso secesionista de los últimos tres años, según señalan muchas personalidades que han hecho manifestaciones públicas. Entre estas personalidades se cuentan el ex presidente del Gobierno, Felipe González, y el ex ministro de Asuntos Exteriores, el catalán Josep Piqué, en sendos artículos publicados en el diario madrileño El País, en los últimos días.

Todos ellos piden “diálogo” franco entre las instituciones a fin de resolver las diferencias y evitar la separación de Cataluña tras más de 500 años con España. Los secesionistas acusan al gobierno de Madrid de cerrarse al diálogo, y el gobierno a los independentistas de querer negociar desde posiciones premeditadas y cerradas.

¿Cuál es la posición del Papa y la Santa Sede? Hace unos días estuvo en Gerona el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, donde beatificó a tres religiosas mártires por odio a la fe durante la Guerra Civil española (1936-39). Al ser preguntado por la situación en Cataluña, este dijo que desconocía lo que pasa. Señaló que en Roma “tenemos otros problemas”, y “los sacerdotes han de salir para evangelizar, para acoger a los de derechas, de izquierdas, de arriba y de abajo, no deben ser clasistas y han de ayudar a todo el mundo como hicieron las tres religiosas beatificadas”.

Es la misma posición del papa Francisco y del cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin: el caso de Cataluña, han dicho en el pasado, es una cuestión política, y la Iglesia nada tiene que decir sobre el particular porque su misión es salvar todas las almas, sin inmiscuirse en banderías políticas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.