Aleteia

Papa Francisco: Matrimonios cristianos, ayudad a separados y divorciados

© ANDREAS SOLARO / AFP
Pope Francis (C) blesses families during his audience with followers of the Neocatechumenal Way missionary movement, at the Aula Paolo VI at the Vatican on March 6, 2015. AFP PHOTO / ANDREAS SOLARO
Comparte

El Pontífice quiere familias que como misioneros lleven la misericordia de Dios a las familias que sufren divorcios, enfermedad, desempleo…

“Las parejas y las familias cristianas están a menudo en las condiciones mejores para anunciar a Jesucristo a otras familias, para sostenerlas, para fortalecerlas y animarlas”, dijo el Papa Francisco este jueves 10 de septiembre al recibir en audiencia al movimiento internacional laico de espiritualidad de pareja, Equipos de Nuestra Señora (ENS). 

Para respaldar a estos misioneros especiales que llevan un hogar “entre satisfacciones y tristezas”, tienen hijos y acuden a sus ancianos en casa, señaló que en la vida diaria existe una “alegría profunda e insustituible que el Señor les hace experimentar en la intimidad domestica”. Al mismo tiempo, que , recordó la proximidad de la cita del Sínodo de la familia en octubre.

El Papa les exhortó “a proseguir con su cercanía a las familias heridas, que hoy son tan numerosas, debido a la falta de trabajo, a la pobreza, a un problema de salud, a un luto, a la preocupación causada por un niño, al desequilibrio probado por una lejanía o una ausencia, a un clima de violencia”.

Francisco ha sorprendido al mundo, recientemente, con dos decisiones importantes para la Iglesia católica: el perdón del aborto, en el contexto de la celebración del Año Santo, y la reforma al proceso de nulidad del matrimonio.

En relación a este último ámbito, dijo: “Y no puedo dejar de alentar a las parejas de los Equipos de Nuestra Señora para que sean instrumentos de la misericordia de Cristo y de la Iglesia hacia las personas cuyo matrimonio ha fracasado”.

De ahí que insistió en que la imagen de la familia no debe ser deformada por la colonización ideológica. En general, la preocupación del Sucesor de Pedro está en mantener “la misión confiada a la familia – como Dios la quiere, compuesta por un hombre y una mujer en vista del bien de la pareja y también de la generación y de la educación de los hijos”.

Asimismo, pidió a los matrimonios cristianos y los sacerdotes que les acompañan a “tener la valentía de entrar en contacto” con las familias heridas, “de manera discreta pero generosa, material, humana y espiritualmente, en aquellas circunstancias en las que son vulnerables”.

El testimonio de las tristezas y las alegrías de las familias cristianas

En suma, un cotidiano “en copia y en familia” que debe ser testimonio para los demás, hecho “en la felicidad de la presencia de vuestro cónyuge, en el crecimiento de los niños, en la fecundidad humana y espiritual que Él les concede, todo esto va testimoniado, anunciado, comunicado hacía fuera para que otros se pongan, a su vez, en este camino”.

De esta manera, el Papa animó a todas las parejas cristianas a “poner en práctica y en profunda constancia y perseverancia, la espiritualidad” del Evangelio, para “progresar con confianza en la vida conyugal”.

La oración en familia

Así, invitó a orar en familia y en pareja como “bella y necesaria tradición que ha sostenido siempre la fe y la esperanza de los cristianos, lastimosamente olvidada en tantas regiones del mundo”.

Entretanto, consideró positivos el diálogo entre los esposos, con especial atención, una vez al mes, según los objetivos concretos de END entre otros, como un bonito “deber de sentarse”, que – explicó- “va contra la corriente respecto a las costumbres del mundo frenético y agitado e impregnado de individualismo”.

Las familias que conversan y oran encuentran un “tiempo precioso de agradecimiento, de perdón, de respeto reciproco y de atención del otro”.

Asimismo, señaló que “la participación fiel a una vida de equipo, que conduce a cada uno a la riqueza de la enseñanza y el intercambio, como también la ayuda y el consuelo de la amistad”.

Sacerdotes acompañen las familias y matrimonios a parejas jóvenes

El Papa ha hecho hincapié, en este sentido, en el apoyo de las parejas, en el caso de la END, al ministerio de sus sacerdotes, “que están siempre en contacto con sus equipos y sus familias” y encuentran, “alegría sacerdotal, presencia fraterna, el equilibrio emocional y la paternidad espiritual”.

De hecho, “una familia feliz, equilibrada, lleno de la presencia de Dios habla por sí misma del amor de Dios para todos los hombres”.

El Obispo de Roma invitó también a los matrimonios cristianos, “si es posible, de una manera más concreta y con la creatividad siempre renovada” de trabajar “en las actividades que se pueden organizar para dar cabida, formar y acompañar en la fe a “parejas especialmente jóvenes antes y después del matrimonio”.

En fin, la tarea encomendada, en ocasión del encuentro mundial del ENS, es llevar la misericordia por doquier, contrapuesta a la colonización ideológica y la falta de fe de nuestros días. Los ENS fueron fundados por iniciativa de algunos matrimonios y del sacerdote, Henri Caffarel, cuya causa de beatificación están en curso.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.