Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEstilo de vida
line break icon

La familia ayer y hoy

familia y atardecer al aire libre

DR

familia y atardecer

Editora Cléofas - publicado el 10/09/15

La familia es tan importante que Jesús quiso entrar en nuestra historia por ella

El Papa Juan Pablo II llamaba a la familia “Santuario de la vida” (Carta a las familias, 11), “lugar sagrado de la vida”. Al desear que la humanidad existiera, Dios estableció su base: la familia, la unión de un hombre con una mujer, creciendo mutuamente en su amor y generando hijos para esta vida y la eterna.

Es en la familia que la vida humana surge como una fuente sagrada, y es cultivada y formada. La misión sagrada de la familia es cuidar, revelar y comunicar al mundo el amor y la vida. El Concilio Vaticano II ya la había llamado “la Iglesia doméstica” (Lumen Gentium, 11) donde Dios reside, es reconocido, amado, adorado y servido; y enseñó que: “El bienestar de la persona y de la sociedad humana y cristiana está estrechamente ligado a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar (Gaudium et Spes, 47). La Iglesia enseña que “La familia es la comunidad en la que, desde la infancia, se pueden aprender los valores morales, se comienza a honrar a Dios y a usar bien la libertad. La vida de familia es iniciación a la vida en sociedad” (CIC, 2207).

Juan Pablo II dijo que la familia hoy está amenazada por la plaga del divorcio; por las uniones libres, por el sexo libre, por el aborto y la eutanasia, por las uniones de personas del mismo sexo, por las “familias alternativas” que no están de acuerdo con el modelo único de Dios, etc…

La familia es tan importante que Jesús quiso entrar en nuestra historia por ella; Él no necesitaba hacerlo, pero quiso tener un padre (adoptivo), una madre, y un hogar en Nazaret. Ahí él vivió hasta los 30 años, cultivando el amor a sus padres, trabajando en la carpintería de José, aprendiendo a amar y a servir a Dios, sabiéndose Hijo de Dios.

La familia de Nazaret se volvió así el modelo de las familias: la pareja se ama con todo amor y fidelidad y vive para hacer la voluntad de Dios; y el Hijo, incluso siendo el creador de ellos, obedece y honra a sus padres. Ahí no hay lugar para la soberbia, el orgullo, la vanidad, la arrogancia, la prepotencia, la lujuria, la gula, la ira, la envidia, los celos, las murmuraciones, los atracones, las borracheras y cosas semejantes.

Cada familia hoy necesita centrarse en la Sagrada Familia y aprender con ella los valores fundamentales de la vida. En este mundo actual donde el consumismo nos seduce, donde todo es desechable, hasta la dignidad de un bebé aún en el vientre de su madre, donde la rivalidad y la competencia prevalecen generando cansancio, miedo, stress, depresión y muchos otros males, es necesario aprender de Nazaret una vida de sencillez, de silencio, de trabajo tranquilo, de oración profunda, de amor y fidelidad al cónyuge y a los hijos.

La familia moderna necesita aprender con la familia de Nazaret que la verdadera felicidad esta dentro de la misma y no en la calle; que ser rico no es tener mucho, sino necesitar poco, que ser feliz no es llenarse de cosas, sino hacer al otro feliz, que la humildad es la fortaleza del hombre, que la pureza es la condición para ver a Dios, que el desprendimiento es lo que nos hace ricos, que la templanza es el camino a la felicidad, que el perdón genera paz, que la verdad es la salvación, que el trabajo dignifica a la persona, que la bondad nos hace semejantes a Dios y que la santidad es nuestra alegría.

Como dijo el padre Zezinho en una de sus viejas canciones: que bueno sería si las madres fueran como María, los padres como José y la gente se pareciera a Jesús de Nazaret. Ciertamente el mundo sería otro. Las miserias del mundo, en el fondo, son las miserias de las familias, si no se reconstruye la familia conforme al corazón y el designio de Dios, no habrá felicidad en la tierra.

Tags:
familiavalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.