¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Bergoglio tardó cuatro años en tramitar la nulidad de su sobrina

DAMIAN DOPACIO / NA / AFP
Undated file photo of Argentina's cardinal Jorge Mario Bergoglio as he speaks during a ceremony in Buenos Aires. Bergoglio has been elected Pope on March 13, 2013, to replace the frail Benedict XVI as leader of the world's 1.2 billon Catholics. AFP PHOTO / NA - DAMIAN DOPACIO
Comparte

Despidió a un miembro del Tribunal diocesano por "mercadear" y sufría con las dificultades de sus diocesanos

El Papa Francisco, a traves del Motu Proprio ha introducido importante cambios en el proceso canónico para la declaración de la nulidad. Se trata de la supresión de la “doble conforme”, la introducción de un proceso breve y la gratuidad universal.

Papa Francisco quiere agilizar los casos de nulidad matrimonial y que no ocurran casos en los que no es posible volver a casarse por segunda vez porque se demoran muchos los trámites o no se pueda acceder a la comunión por cuestiones burocráticas.

Una buena anécdota para entender el interés del Papa Francisco en que resuelvan con rapidez las causas de nulidad matrimonial lo podemos encontrar en la causa de su sobrina María Inés Narvaja.

En una entrevista ya publicada en Aleteia, muestra cómo el Papa Francisco, cuando era Jorge Mario Bergoglio se interesó por su situación matrimonial. “Yo me casé con mi marido primero por civil y recién después de 4 años, por Iglesia”, explica y confiesa cómo su tío “estaba tramitando una nulidad y la sentencia no llegaba, así que tuve que esperar esos cuatro años” “Todo ese tiempo él fue como un gran padre para mí y yo se lo agradezco mucho”.

En la entrevista María Inés Navaja muestra dos rasgos de la personalidad del Papa Francisco que nos ayuda a entender esta medida: “Dos cosas tiene el tío: primero una memoria impresionante y otra que escucha mucho, pero no juzga, y nunca te dice qué tenés que hacer. Me acuerdo cuando le dije que no podía esperar el casamiento por Iglesia, que ya era grande y me casaba por civil; me contestó “es la mejor noticia que me has dado”.

Despidió a una persona que “vendía sentencias”

Papa Francisco siempre ha tenido una especial sensibilidad por  el tema de los procesos y nulidades matrimoniales. En Mayo de 2014 y antes de una audiencia general en San Pedro, el Papa saludó a las personas que participaban en un promovido por el Tribunal de la Rota romana.

Allí el Papa Francisco volvió a sorprender a todos con dos nuevas anécdotas. La primera hablando de la labor del Tribunal interdiocesano de Buenos Aires: “No recuerdo, pero creo que en primera instancia tiene 15 diócesis, creo que la más alejada está a 240 km… No se puede, es imposible imaginar que las personas simples y comunes vayan al Tribunal: tienen que hacer un viaje, tienen que perder días de trabajo, muchas cosas… Dicen: “Dios me entiende, y sigo adelante así, con este peso en el alma”.

Papa Francisco concluyó: “Y la madre Iglesia debe hacer justicia y decir: “Sí, es cierto, tu matrimonio es nulo (No, tu matrimonio es válido)”. Pero es justo decirlo. Así, las personas pueden seguir adelante sin esta duda, sin esta oscuridad en el alma”.

De igual manera y ante la posible gratuidad de las causas de nulidad, el Papa Francisco explicó cómo tuvo que despedir a uno de los trabajadores del Tribunal: hay que estar muy atentos para que los procedimientos no entren en el marco de los negocios: y no hablo de cosas raras. Ha habido muchos escándalos públicos. Yo tuve que despedir del Tribunal a una persona, hace tiempo, que decía: “10.000 dólares y te hago dos procedimientos, el civil y el eclesiástico”. ¡Por favor, nada de esto!».

Papa Francisco, antes que Papa ha sido sacerdote y obispo. Ha podido sufrir en su propia familia (en este caso por la situación de su sobrina María Ines) el drama de la espera de la nulidad matrimonial. Pero también ha sufrido como obispo la dificultad que tienen los fieles para acudir a los tribunales y cómo algunos intentan “mercadear” con el sufrimiento de un matrimonio que no fue válido.

Por todo ello él sabe cuánto bien puede hacer para estas personas la rapidez en los trámites burocráticos y la posibilidad de que sea gratuito. Tres anécdotas que explican la posición del Papa Francisco ante estos temas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.