Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cómo es la Cuba y los cubanos que se preparan para recibir al Papa?

Gerry Balding-cc
Comparte

Radiografía social realizada por los obispos cubanos

La Coferencia de Obispos Católicos de Cuba ha elaborado un amplio y detallado plan pastoral titulado “Por el Camino de Emaús” que abarca desde septiembre del año 2014 hasta el 2020.

Deseamos que este Plan Pastoral sea para todos, un caminar de Iglesia peregrina, en la fe y la esperanza que no defrauda; para ello, proponemos un sencillo itinerario espiritual y de actitudes que motivan una ruta que nos haga avanzar; son pasos y no saltos; es un proceso sereno y alegre en el que sentiremos un nuevo ardor del Señor resucitado que va junto a nosotros.”, escribió en la presentación Mons. Juan de Dios Hernández Ruiz, SJ, Obispo Auxiliar de la Habana y Secretario General de la Conferencia.

Cuando el próximo mes de Septiembre el Papa Francisco visite Cuba, esta isla del Caribe se convertirá junto a Brasil, en el segundo país del mundo que tendrá el privilegio de haber recibido a tres Papas. En 1998 llegó como “Mensajero de la Verdad y la Esperanza” quien ahora es San Juan Pablo II. En el 2012 el actual Papa Emérito Benedicto XVI fue como “Peregrino de la Caridad”, y ahora lo hará Francisco como el “Misionero de la Misericordia”.

¿Cuál es la realidad sociopolitica y económica presente en la Cuba que recibirá a Francisco?

La respuesta la encontramos en una síntesis de la situación del país que recoge este plan pastoral. Los obispos señalan en el punto 17: (…) presentamos nuestra realidad, a través de dos miradas. La primera es hacia afuera de nuestras comunidades, hacia nuestra sociedad; la segunda es hacia adentro de las mismas, hacia nuestra Iglesia. Intentamos hacerlo de manera esencial, a través de unas pocas pinceladas.

En esta nota veamos la primera mirada: hacia la sociedad cubana:

_ En los últimos años ha aparecido el fenómeno del decrecimiento y el envejecimiento de la población. El decrecimiento poblacional aunque apenas perceptible, es resultado de una tasa de natalidad baja y de una migración creciente hacia el exterior. “Al no haber correspondencia entre el proyecto social de país y el proyecto personal se genera la frustración; este es uno de los factores que potencian el deseo de emigrar, sobre todo, entre los jóvenes” (No. 18)

_ Sectores amplios de población padecen “pobreza material, producto de salarios que no alcanzan para sostener dignamente a la familia”, esto se da tanto en los trabajadores de nivel técnico medio como en los profesionales. El Estado ha impulsado, entre otras reformas, el “cuentapropismo” (posibilidad de crear una empresa personal y familiar) y las cooperativas (agrícolas y no agrícolas), que han abierto oportunidades de superación para algunos. Las reformas económicas no han logrado reactivar la economía de manera tal que lo perciba toda la población. (No. 20)

_ La gente desea también que cesen las reglamentaciones y procedimientos burocráticos que no permiten la iniciativa y la creatividad en materia de producción, distribución y consumo de bienes y servicios. (No. 21)

_ La salud, la educación y el deporte que hace décadas experimentaron logros importantes, se encuentran en proceso de estancamiento y en algunos casos de involución. (No. 23)

_ No obstante estos cambios, percibimos la urgencia en muchos ciudadanos para que se realicen reformas más profundas y oportunas que permitan solucionar problemas acuciantes (…) como es el resolver los problemas cotidianos de transporte, vestido y alimentación; junto a otros de mediano plazo como la vivienda, y las pensiones de seguridad social. (No. 24)

_ Como ciudadano, el cubano valora la justicia y la igualdad de todas las personas, sin embargo se multiplican las situaciones en que acepta convivir con la mentira y la corrupción; ha dado pruebas de solidaridad, pero en ocasiones se vuelve intolerante e individualista. (No. 26)

_ Muchos aspiran a un modelo de Estado menos burocrático y más participativo, menos paternalista y más promotor, menos autoritario y más democrático. Algunos ciudadanos hablan de construir un proyecto de nación, dentro de una visión de la sociedad inclusiva, abierta al pluralismo, con instituciones que permitan procesar desacuerdos, en el que los ciudadanos y sus representantes cultiven la cultura del diálogo, del respeto a quien disiente o piensa diferente (No. 27)

_ Otros no aceptan esta manera de pensar y confunden la patria con una ideología o con un partido, olvidando que todo ciudadano es sujeto de derechos y deberes, y que la mejor manera de solucionar los conflictos y armonizar las diferencias es el diálogo. (No.28)

_ Nuestro pueblo anhela vivir en un país que armonice justicia y libertad, prosperidad y solidaridad, bienestar y valores morales y espirituales. (No. 30)

_ Los cubanos somos un pueblo que atesora grandes reservas de alegría, de creatividad y de talento. Somos espontáneos y extrovertidos, luchadores y pacientes, amistosos y animosos. A veces incurrimos en comportamientos de doble moral y de informalidad, de resentimiento y descalificación, a veces nos mostramos autosuficientes, agresivos y superficiales. No pocos tienden a rechazar lo cubano y a sobrevalorar lo foráneo. (No. 34)

_ Tímidamente va entrando la globalización, cada día resulta más difícil sustraerse al flujo de la información que derriba barreras. La telefonía celular y el uso de la “memoria” ha crecido exponencialmente en los últimos años, sin embargo el acceso a Internet continúa siendo muy limitado. (No. 36)

_ Son múltiples y variadas las expresiones de religiosidad en nuestro pueblo. Muchas son exteriorización de la religiosidad popular de matriz católica, algunas tienen su origen en creencias y cultos de raíz africana, otras provienen de otros cultos religiosos. Esta diversidad manifiesta que en nuestra gente está viva la sed de Dios y la búsqueda de un sentido para la vida. (No. 37)

_ Un cierto número de misioneros y agentes de pastoral se sienten interpelados por estas personas y buscan acercarse a ellas con una actitud de acogida, que les haga sentir parte de la familia de la Iglesia, y experimentan el llamado a iniciar con estos grupos un camino de iniciación cristiana que termine en el encuentro con Jesucristo. (No. 40)

Con estos puntos los Obispos Cubanos han presentado una “radiografía” de lo que se vive en la Cuba de hoy que se prepara para recibir al Papa Francisco y escuchar su mensaje, guiados por la voz y el trabajo incesante de los Obispos que con “olor a oveja” van guiando el rebaño cubano. En otra nota veremos la mirada que hacen a la realidad eclesial cubana.

(Preparado con información del Plan Pastoral de la Iglesia Cubana).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.