Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEstilo de vida
line break icon

Me he casado... ¿he renunciado a mi libertad?

supersonicstickman-cc

Orfa Astorga - publicado el 01/09/15

Nuestra naturaleza al servicio de la mejor expresión de la libertad: el amor

Cuando niña, mi ideal de libertad estaba graficado por las grandes hazañas de aventureros que partían hacia lo desconocido, descubriendo, conquistando nuevos mundos. Seres extraordinarios que habían dejado atrás un mundo de ataduras convencionales para asumir el riesgo de la fascinante exploración. Lo mismo en el lejano Oeste americano, los congelados polos, África salvaje, como tantos apartados puntos del globo terráqueo.

Así las cosas, recuerdo haber aspirado a ser la versión femenina de Marco Polo, mientras me esforzaba en mis primeros años en la escuela; aunque no tardé mucho en darme cuenta, entre otras cosas, de que en realidad no había ya continentes que descubrir, ni barcos que me emplearan como grumete para iniciar mi escape hacia esa maravillosa libertad. Empezaba así un largo camino hacia la realidad, con todos los relieves de las limitaciones y posibilidades humanas, pero el único que por suerte lleva a la auténtica libertad.

El caso es que me llego el momento en que emprendí, ahora sí, la más importante aventura de mi vida, y no fue por supuesto, dándome de alta en la fuerza aeronaval para lanzarme en paracaídas donde y cuando lo señalaran las órdenes del alto mando militar, poniendo toda mi adrenalina al servicio de la patria…No, lo que hice fue casarme.

Así que me puse a hacer un inventario de mis posibilidades humanas para ponerme a punto y salir avante en la empresa; es decir, lograr ser una buena esposa.

El plan: seguir el curso de mi naturaleza del Ser persona, como mujer.

Este curso natural, tiene las instrucciones precisas de un proyecto que se nos ofrece a mí y a mi esposo contando con las diferencias de las estructuras psíquicas y corpóreas de nuestra sexualidad, para complementarnos y construir nuestra propia historia en las circunstancias que nos toque vivir. Un proyecto cuyo dinamismo depende de nuestra voluntad por adquirir las virtudes necesarias para hacer crecer la relación.

Dicho de otra manera, lo que se nos da en nuestra naturaleza es para que seamos señores de nuestra libertad construyendo nuestra historia de amor.

¡Nuestra naturaleza al servicio del amor por nuestra libertad!

Una manifestación de la libertad que no descubre o conquista dimensiones de espacio exterior, sino que ilumina y hace posible la conquista nuestra interioridad. Una libertad que puede darse y comprometerse; capaz de darle un mayor sentido a mi vida, más que ser la primera mujer en pisar otro planeta. Una respuesta a un llamado, una vocación al amor.

Una libertad más comprometida que la de cualquier arriesgado explorador, que en cualquier momento podía desistir de su aventura sin fragmentarse interiormente como persona. Nada que ver con el matrimonio, donde la implicación personal cuenta con la voluntad de comprometer la libertad asumiendo el futuro posible en su plenitud y totalidad, para entregarlo a otro por amor con deber de justicia, sin desistir jamás. En eso consiste el deber ser del matrimonio y no hay excusa.

Pero… el deber-ser, supone dos cosas: que algo está llamado a ser y que ese algo puede no llegar a ser, aun cuando la naturaleza proporciona la capacidad para llegar a la correcta formación de la voluntad de compromiso. Cuando se puede, pero no se quiere en la vocación al matrimonio, estamos en el plano de la libertad sin norma del hombre, una vida contra natura.

Con todo, el matrimonio es una maravillosa aventura, ya no hecha por sueños, sino de magnificas realidades como lo son los hijos, el amor conyugal y la ayuda mutua entre los esposos.

“En la historia interviene la naturaleza, las circunstancias y la libertad. Cosas dadas a la persona, cosas que la persona pone. Pero en todo caso, todo está trascendido de libertad. Es el hombre el que asume lo natural, como asume también las circunstancias, o el que se revela contra todo ello en una tan lacerante como inútil actitud de no aceptación”. Javier Hervada, Libertad, Naturaleza y compromiso en el matrimonio.

La intervención de la libertad es muy fuerte, tanto que tambien puede el hombre abstenerse del matrimonio mediante el celibato por amor al reino de los cielos.

Por Orfa Astorga de Lira.

Orientadora Familiar.

Máster en matrimonio y familia.

Tags:
familiamatrimoniomujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.