Aleteia

Ayahuasca: ¿Los alucinógenos pueden llevar a Dios?

Comparte
Comenta

No es el camino adecuado y además conlleva riesgos para la salud

La Iglesia no considera ni apoya la utilización de drogas alucinógenas para acercarse a Dios. En primer lugar, porque no es el camino adecuado y en segundo lugar por los riesgos para la salud que estas traen.

La ayahuasca

Ayahuasca o purga es un brebaje utilizado para usos rituales y curativos, hoy más extendido, originario de la zona norte y central de Sudamérica.

Su componente es a base de plantas como la banisteriopsis caapi   (llamada comúnmente y dependiendo de la zona: ayahuasca, yagé, caapi, yagugue, mariri o pildé) y otras como la psychotria viridis (chacruna) o también diplopterys cabrerana (chacopranga), y agua, pero se estima que podrían existir combinaciones con otras hierbas.

Su elaboración es sencilla, solo se deja hervir la mezcla por diez horas y luego de enfriarse, es administrada por el chamán para ser bebida.

Los efectos del brebaje son enteógenos es decir, los que ocasiona una sustancia vegetal o un preparado de sustancias vegetales con propiedades psicotrópicas, que una vez ingerido provoca un estado modificado de conciencia.

Esta propiedad es causada químicamente por la presencia de un alcaloide triptamínico (familiar de la triptamina, que es una monoamina alcaloide) llamado dimetiltriptamina (DMT). Además de los efectos psicodélicos puede producir mareos, vómitos, diarreas, sudoraciones u otros.

Su uso es milenario; se estima que los grupos étnicos de los Sionas fueron los que la difundieron en la Amazonia, alcanzando a otros pueblos originarios de Colombia como los Ingas, Kofanes, Yanaconas, Yaguas entre otros, y expandiéndose a otros territorios como los de las actuales repúblicas de Ecuador, Venezuela, Brasil y Perú.

En las ceremonias los participantes se sientan en semicírculo, mientras el chamán exhala el humo de un cigarro llamado “mapacho” para ahuyentar las energías negativas. Luego administra el brebaje a los participantes y comienzan los cánticos.

Entre los primeros 20 a 45 minutos comienzan a manifestarse los efectos, pudiendo producirse mareos, vómitos y diarreas. Las ceremonias duran aproximadamente siete horas.

El sentido de su uso, en cuanto a lo curativo, sería la limpieza del alma, y respecto a lo ritualístico, el de interpretar el significado real de las alucinaciones para el posterior aprendizaje.

La ayahuasca fue conocida mundialmente por el libro The Yage Letters (Las cartas de la ayahuasca, 1963) de los autores William S. Burroughs y Allen Ginsberg en el que de manera epistolar Burroughs, cuenta sobre su experiencia con ayahuasca en 1953 en el Amazonas peruano y Ginsberg su idéntica aventura en 1960.

Desde 1996 quien quizás sea el mayor difundidor e investigador sobre las propiedades de la DMT es el Dr. Rick Strassman, que actualmente es profesor de psiquiatría de la Universidad de Medicina de Nuevo México y también presidente y co-fundador de la Fundación de Investigación de Cottonwood (Cottonwood Research Foundation), instituto que se dedica a la investigación de la conciencia.

Grupos que la utilizan 

Santo Daime

Santo Daime o Iglesia del Santo Daime es un culto que sincretiza elementos cristianos del catolicismo popular con espiritismo europeo, religiosidad africanista e indígena americana.

Fue fundado por Raimundo Irineu Serra (conocido por Padrihno Irineu y Mestre Irineu, 1892-1971) en los años 30´s, en el estado de Acre, Brasil. Serra, hijo de esclavos, fue un trabajador en la extracción del caucho desde los 19 años.

Por su trabajo en la selva, descubrió la ayahuasca, proporcionada por los nativos y en 1930 tuvo una visión, producto de los efectos del alucinógeno, en la cual afirmó ver a la “Reina de la Selva”.

Luego del suceso, formó junto a otros, un centro comunitario que inició el culto al Santo Daime. En 1945, con otros miembros adquirieron algunas tierras y erigieron la comunidad de Alto Santo. En 1971 luego de la muerte de Serra, Sebastião Mota de Melo y Francisco Fernando Filho, dos de sus principales miembros, formaron sus propias iglesias. En enero de 2010 el gobierno brasileño formalizó el uso religioso de la ayahuasca.

Centro Eclético da Fluente Luz Universal Raimundo Irineu Serra (CEFLURIS)

Es un culto sincrético fundado por Sebastião Mota de Melo en 1974 en Vila Cielo Mapiá en el municipio de Pauini, Amazonas, Brasil.

Además de utilizar la ayahuasca para sus ceremonias utilizarían otros psicoactivos como la cannabis sativa (marihuana) aunque la consideran prohibida en sus cultos. Es un grupo expansionista y llevó el culto fuera de Brasil. Hoy día, se estima en 10.000 el número de seguidores de esa doctrina en todo el mundo.

União do Vegetal

Este centro espírita que reúne animismo, y chamanismo mezclado con imágenes cristianas, fue fundado el 22 de julio de 1961 en Porto Velho, Rondônia, Brasil por el trabajador del caucho José Gabriel da Costa, ahora conocido como Mestre Gabriel.

Mestre Gabriel nació en 1922 en Coração de Maria, un pueblo cerca de Feira de Santana y falleció en 1971. Sus miembros participan en el consumo ritual de la ayahuasca.

Centro Espírita Obras de Caridade Príncipe Espadarte, igreja da linha da Barquinha

Fundado en 1945 por Daniel Pereira de Mattos (1888 – 1958), conterráneo y amigo de Raimundo Irineu Serra, fundador de Santo Daime. Consumen ayahuasca en sus rituales y existen otros grupos denominados “barquinhas”, autónomos entre sí.

Ceremonias

Las ceremonias de estos grupos se caracterizan por la limpieza, la higiene, los golpes rítmicos con el canto de los himnos, la concentración mental y el silencio. Utilizan uniformes con colores específicos como el blanco, azul y verde y medallas con simbología (águila, estrella, etc.).

Ponen mucho énfasis en los himnos, La Cadena (danza ritual), El Miração (interpretación de las visiones), El Feitio (recolección y fabricación del Daime o brebaje) el cuidado de los uniformes, y las normas rituales (caminar suavemente, evitar tomar agua en grandes cantidades, no bloquear la mente, etc.).

Riesgos para la salud

De acuerdo al sitio http://www.antidrogas.com.br/ los riesgos para la salud del consumo de ayahuasca, pueden ser sensación de miedo y pérdida de control, dando lugar a reacciones de pánico.

Además puede desencadenar síntomas psicóticos permanentes en las personas con predisposición a este tipo de enfermedades o provocar nuevas crisis en las personas con trastornos psiquiátricos (trastorno bipolar, esquizofrenia).

En el año 2012, fue conocido el caso de José Manuel Pineda, de 58 años, (“Maestro Mancoluto”) que administraba un lugar para el retiro espiritual en Puerto Maldonado, Madre de Dios, Perú, quien afirmó haberse excedido en la cantidad de ayahuasca administrada a Kyle Nolan, un ciudadano norteamericano, encontrado muerto poco después.

Qué dice la Iglesia al respecto

En Jesucristo portador del agua de la vida se hace referencia a las los rituales con drogas psicodélicas:

“Según algunos sanadores de la Nueva Era, en realidad no tendríamos por qué morir. El desarrollo de nuestro potencial humano nos pondrá en contacto con nuestra divinidad interior y con aquellas partes de nuestro yo alienadas o suprimidas.

Esto se revela sobre todo en los Estados de Conciencia Alterados (Alterated States of Consciuousness, ASCs), inducidos por las drogas o por diversas técnicas de expansión de la mente, particularmente en el contexto de la “psicología transpersonal”.

Se suele considerar al chamán como el especialista de los estados de conciencia alterados, como aquel que es capaz de mediar entre los reinos transpersonales de los dioses y los espíritus y el mundo de los humanos.

Para realizar el propio potencial había que ir más allá del ego individual a fin de convertirse en el dios que uno es en lo más hondo de sí mismo.

Esto se podía llevar a cabo escogiendo la terapia adecuada: la meditación, las experiencias parapsicológicas, el uso de drogas alucinógenas. Todos estos eran los caminos para lograr “experiencias cumbre”, experiencias “místicas” de fusión con Dios y con el cosmos.

Algunos espíritus de la naturaleza son descritos como energías potentes que existen en el mundo natural y también en los “niveles interiores”: es decir, aquellos a los que se accede mediante el uso de rituales, drogas y otras técnicas para alcanzar estados de conciencia alterados. Está claro que, al menos en teoría, la Nueva Era a menudo no reconoce ninguna autoridad espiritual más allá de la experiencia personal interior”.

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
drogas
Newsletter
Recibe Aleteia cada día