Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 09 marzo |
San Juan de Dios
home iconEspiritualidad
line break icon

La hipocresía de etiquetarnos unos a otros

Nestor Mora - publicado el 25/08/15

Sin la Gracia de Dios, poco podemos hacer. Nos encanta etiquetarnos porque de esta forma señalamos quienes no están en su misma línea de entendimiento, sentimiento o actuación. Somos limitados y quien no se ajusta a nuestras propias limitaciones, le solemos etiquetar de formas muy poco bonitas. Es la forma que tenemos de sentirnos aparentemente especiales o diferentes.

Cristo ya señaló ese problema utilizando a los fariseos. Los fariseos eran un grupo de personas que daba mucha importancia al cumplimiento de todos los preceptos y por lo tanto, caían fácilmente en la soberbia y la hipocresía. Ya sabemos que los señaló como “sepulcros blanqueados”, es decir, personas que por dentro estaban muertas pero por fuera parecían maravillosas.

El problema de los fariseos no era intentar cumplir los preceptos, sino la hipocresía que muchos llevaban dentro. Hipocresía que les impedía juzgar rectamente y comprender, limitándose a condenar en base a pre-juicios. Cristo se relacionó con fariseos como José de Arimatea o Nicodemo. A estas personas no les llamó sepulcros blanqueados y les consideraba sus amigos. En el Evangelio encontramos pasajes en los que Jesús y los fariseos aparecen en actitudes pacíficas y amigables. Veamos lo que nos dice San Agustín sobre esto:

Quien se  hace  demasiado  justo,  por  esa  demasía  se  hace  injusto.  Y  demasiado  justo  se  hace  quien  dice  no  tener  pecado  o  quien  cree que  le  es  suficiente  su  voluntad  y  no  necesita  de  la  Gracia  de Dios  para  ser  justo;  ni  es  justo  por  su  vida  recta,  sino  más  bien un  soberbio  creyéndose  lo  que  no  es. San Agustin (Tratado sobre el  Evangelio de San Juan 95,2)

Quien dice y hasta se cree, que no tiene pecado, es quien es capaz de condenar a su hermano por cualquier apariencia que le parezca incómoda. Por ejemplo, solemos etiquetar a quien no hace un acto ritual o  a quien lo hace. Todo depende de nuestra comprensión del acto que nuestro hermano realiza o no realiza. No es la primera vez que alguno de nosotros critica a una persona por arrodillarse para recibir la comunión. Ese es el problema que todos llevamos dentro: nuestra tendencia a despreciar y a sentirnos superiores, basándonos en las apariencias. En el fondo todos somos un poco o un mucho fariseos. Fariseos de un lado o de otro.

El fariseismo tiene un síntoma muy evidente: etiquetar al hermano. Decir que otra persona es un ultra, hereje, fundamentalista de un signo u otro, no hace más que evidenciar que no somos capaces de ver en nuestro hermano nuestras propias limitaciones y errores. Etiquetando nos sentimos perfectos frente a la imperfección de quien tenemos delante. Ojo, prejuzgar y condenar todos lo hacemos. Lo difícil es juzgar rectamente y con caridad, como nos pide Cristo. Condenar es algo que está dentro de nuestra naturaleza humana, pero que sea humano no quiere decir que no contemos con la Gracia de Dios para cambiar.

Una de las características de la postmodernidad son las etiquetas. La necesidad de sentirse parte de algo más grande, pero que a la vez nos diferencie de los demás. Las tribus urbanas son el evidencia de esta tendencia a auto-etiquetarnos y etiquetar a los demás. Dentro de la Iglesia esta cultura del etiquetado hace mucho daño y nos enfrenta constantemente. Hay que ser espacialmente humilde para saber ver en el hermano todo lo bueno que tiene. En la medida que lo hagamos, nos daremos cuenta de cuantas bendiciones nos regala el Señor por medio de quienes nos rodean.

Fijaos en los buenos para imitarlos; sedlo, y los encontraréis. Si, por el contrario, comenzáis a ser malos, creeréis que todos lo son ‪San Agustin‬ (Sermón 260D,2).

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
3
Redacción de Aleteia
«Gracias a ti, mujer»: La extraordinaria carta de Juan Pablo II a...
4
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
5
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
6
Aleteia Team
¿Sabías que la Iglesia católica está constituida por 24 Iglesias ...
7
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos con esta oración de la...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.