¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Los presos estarán mejor en Bolivia tras la visita del Papa Francisco

Marko Vombergar - ALETEIA
Comparte

El gobierno boliviano aumenta el gasto a favor de las personas en las cárceles: Testimonio del Coordinador Nacional de la Pastoral Penitenciaria en Bolivia

Más "milagro" post viaje apostólico del Papa a Bolivia: el Gobierno aumentará “el pre-diario” que pasa de 6.60 bolivianos a 8 bolivianos, a partir de agosto, es decir, la cantidad de dinero disponible- según el cálculo estatal- para mantener en la cárcel a un preso al día. 
 
El anuncio llegó tras la denuncia-testimonio, transmitida en mundo visión, que hicieron los presos ante el Papa durante la misa oficiada en la cárcel del Palmasola, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, el pasado 10 de julio, y la sucesiva mediación del Pontífice ante el Gobierno, según informó la agencia Fides este lunes 17 de agosto. 
 
El Papa, durante su visita pastoral a la cárcel de Palmasola (10.07.2015), se reunió con los delegados de las cárceles de Bolivia. Allí “se habló de la petición al Papa para que intercediera por ellos, entonces, hemos trabajado con los funcionarios del Gobierno para responder a estas necesidades”, ha dicho López en una rueda de prensa.
 
Sucesivamente a la atención prestada al drama humano de los presos, ha llegado la noticia del aumento del gasto estatal al final de agosto que afecta a 13.573 reclusos en las cárceles de todo el país, según el director general de prisiones, Jorge López.
 
La cultura del encuentro en las cárceles bolivianas y la visita del Papa 
 
Entre tanto, el padre Leonardo da Silva Costa, Coordinador Nacional de la Pastoral Penitenciaria en Bolivia en diálogo con Aleteia, semanas después de la visitita pastoral del Papa Francisco al país andino recordó que esta cultura del encuentro “luego va más allá porque el Papa Francisco” también confirmó que “la reclusión no es lo mismo que la exclusión”.
 
A la sazón, esta “cultura del encuentro mueve un proceso de reinserción y rehabilitación” en la cárcel, a pacto de que quien tiene la “potestad” de hacer las programas de rehabilitación los realice.
 
Al mismo tiempo, “es una cultura del encuentro que lleva a una alianza” entre las instituciones y la comunidad carcelaria para “establecer e implementar los programas, las terapias y las políticas de rehabilitación”, indicó Da Silva.
 
El perdón de las victimas
 
Otra de las consecuencias de la visita del Papa Francisco es la apertura de una proceso de consolidación de la cultura del encuentro entre las víctimas y las personas privadas de libertad.
 
“De ahí, todo eso lleva a una toma de conciencia personal si es que se ha cometido un delito y a conocer las consecuencias de asumir la responsabilidad de todo lo sucedido”, dijo el padre da Silva Costa al comentar las repercusiones de la visita del Papa Francisco a la cárcel de Palmasola.
 
La rehabilitación de las personas sin libertad
 
Un resplandor al final de la tiniebla para quien está en la cárcel llega a través del “proceso de rehabilitación y el rencuentro con la familia, con la sociedad y consigo mismo, claro, un reencuentro con Dios, con los hermanos”, remarcó el capellán, evocando la cultura del encuentro y “el gran valor que da a la persona humana, con su dignidad y capacidad de superación”.
 
Porque –advirtió  el sacerdote– hay que considerar los dos lados del muro que separa al preso y a sus víctimas, pero la misericordia “hace que poco a poco ese muro se haga cada vez más angosto”. “Esta es la perspectiva desde la justicia restaurativa, que supera la punitiva, que es la vigente”, añadió.
 
Victimarios hechos víctimas por el sistema
 
Sin un juicio, 4 de cada 5 presos en Palmasola, y en otras cárceles del país se encuentran en un limbo judicial. Tras la visita del Papa, “yo veo tanta esperanza…. -dice el sacerdote-. Las distancias se han achicado. Es una puerta que se abre".

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.