¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Bendición de un anciano

Comparte

Déjate amar por los mayores

Bendito eres, si comprendes que mis manos tiemblan y que mis pies se han vuelto lentos.

Bendito eres, si te acuerdas que mis oídos ya no oyen tan bien y que ya no entiendo todo.

Bendito eres, si sabes que mis ojos ya no te ven bien, si no te enojas porque dejé caer la taza más bonita o porque, si por décima vez te repito el mismo cuento.

Bendito eres, si me sonríes y me preguntas por los días de mi juventud.

Bendito eres, si me tratas con ternura, entiendes mis lágrimas silenciosas y me haces sentir que soy amado.

Bendito eres si te quedas un poco más de tiempo conmigo, y si me agarras la mano un ratito cuando debo entrar solo en la noche, en la noche de mi muerte.

Bendito eres, y yo, cuando esté en el cielo alumbraré las estrellas para ti.

 

Anónimo

Artículo originalmente publicado por radio Maria

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.