Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Bendición de un anciano

Comparte

Déjate amar por los mayores

Bendito eres, si comprendes que mis manos tiemblan y que mis pies se han vuelto lentos.

Bendito eres, si te acuerdas que mis oídos ya no oyen tan bien y que ya no entiendo todo.

Bendito eres, si sabes que mis ojos ya no te ven bien, si no te enojas porque dejé caer la taza más bonita o porque, si por décima vez te repito el mismo cuento.

Bendito eres, si me sonríes y me preguntas por los días de mi juventud.

Bendito eres, si me tratas con ternura, entiendes mis lágrimas silenciosas y me haces sentir que soy amado.

Bendito eres si te quedas un poco más de tiempo conmigo, y si me agarras la mano un ratito cuando debo entrar solo en la noche, en la noche de mi muerte.

Bendito eres, y yo, cuando esté en el cielo alumbraré las estrellas para ti.

 

Anónimo

Artículo originalmente publicado por radio Maria

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.