Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 06 marzo |
Santa Rosa de Viterbo
home iconEspiritualidad
line break icon

Dios ama al que da con alegría

© Post

Nestor Mora - publicado el 12/08/15

Todos nosotros pasamos por momentos mejores y peores. Como humanos es fácil que nos encontremos de repente, sin fuerzas, faltos de motivación e incluso tristes. La melancolía nos atrapa con facilidad. ¿Para qué luchar cuando nada parece tener sentido?

Somos como pequeñas velas cuya llama es inestable y cualquier soplo puede apagar. Nuestra fragilidad no sólo es física. La psicología es un elemento importante en nuestro comportamiento. Esto lo sabe el enemigo perfectamente, por lo que procura hacernos sufrir a partir de nuestras propias limitaciones y deficiencias.

Si la simiente es buena, si las obras son buenas, ¿cuál es el motivo de las lágrimas, si Dios ama al que da con alegría?  ‪#‎SanAgustin (Sermón 31,1). 

¿Cuál es el motivo de nuestras lágrimas? Muchas veces la tristeza nos arrolla y deja sin fuerzas. En esos momentos perdemos la noción del amor de Dios. Nos alejamos de Él sin darnos cuenta, perdiendo todo el sentido de lo que somos hacia donde vamos. Lo que hacemos parece que es intrascendente y que a nadie importa.

Es curioso, pero toda buena obra es una semilla de bien plantamos para el futuro. Es un trocito de la Gracia de Dios que regalamos para el momento oportuno. Todo lo que hacemos tiene influencia en nuestro entorno. Recibir a una persona con una sonrisa es diferente a ignorar su presencia. Dar la mano a alguien que la necesita, es sumamente trascendente para quienes nos rodean. Cada cosa que hacemos puede ser un reflejo de la luz de Dios o oscuridad, penumbra, sombra que no llega concretarse en nada. Ese es el peligro, quedarnos en la penumbra, en la sombra que busca ocultase a los demás.

“Dios ama al que da con alegría” y el amor de Dios es nuestro sentido. No cabe la tristeza y la melancolía, sino la donación de nosotros mismos a los demás. Vaciándonos de nosotros, nos llenamos de Dios y comunicamos a Dios a los demás.

¿Por qué el mundo es cada vez más indiferente a las personas? Porque olvidamos poner a Dios en nuestra vida y comunicarlo a los demás. Olvidamos la alegría de quien da sin esperar nada a cambio.
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
6
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
7
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.