Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Convertirse en compañeros para siempre

© Unplash
Comparte

El Matrimonio requiere de un compromiso que ha de ser renovado constantemente y nutrido por el amor

 
La reconciliación por su cuenta es tratar de rehacer la relación después de haber perdonado.
Pero para esto se requiere que la persona que ofendió desee el perdón, lo pida y ofrezca modificar la conducta que le llevó a ofender. (más sobre el tema en “el poder del perdón)
 
En el matrimonio va haber muchas oportunidades para perdonar, pedir perdón y reconciliarse. Cuando hay amor el ejercicio del  perdón y la reconciliación van a ayudar a fortalecer la relación matrimonial. Cuando el perdón no se da la reconciliación es imposible y el matrimonio queda lastimado con huellas que van destruyendo la relación.
El amor es fiel
 
La fidelidad siempre ha sido un reto para las parejas.
No me refiero solo al hecho de entregarse corporalmente sólo a la persona a quien hemos prometido un amor exclusivo de pareja. Hay quienes destruyen su relación de pareja al caer esclavos de la pornografía. Otras personas le dedican más tiempo al juego o a la botella, o a las amistades que a su pareja.
 
La fidelidad requiere la vida de pareja sea una prioridad para cada uno. No hay que dejar que el trabajo, o las amistades ocupen la mayor parte de su tiempo. En ocasiones las mujeres se refugian en las obligaciones del hogar y en el cuidado de sus hijos y ponen a su esposo en un lugar dentro de su corazón que no es el que le corresponde.
 
La fidelidad requiere el poner en perspectiva la vida, los sentimientos y acciones. Es aconsejable que las parejas procuren tener proyectos en común, donde ambos tengan la oportunidad de desarrollar sus habilidades, divertirse, gozar de la compañía del otro o simplemente pasar tiempo junto. No hay que olvidar que el proyecto más grande que quizá tengan en común sea el cuidado y educación de sus hijos. Esta labor sin duda va a requerir de una entrega amorosa de sí mismos.

El amor es total
 
Se ama enteramente o no se ama. Pero, antes de mirar cuánto amor recibe, es conveniente que evalúe la calidad del amor que usted da. Comúnmente se dice que nadie puede dar lo que no ha recibido. Sin embargo cuando hablamos de amor, todos podemos aprender a entregarnos más con forme aprendemos a amar como Dios nos ama.
 
¿Cuándo fue la última vez que le expresó su amor a su pareja? No deje para después lo que puede hacer ahora. Escríbale una carta de amor a su pareja, dígale lo que significa para usted el tenerle en su vida. Haga una cita con su pareja. A pesar de las dificultades, el amor es siempre posible, y así como algunas cosas pueden haber cambiado para mal, también pueden cambiar de nuevo para bien. ¡Mucho está en sus manos! Aproveche cada oportunidad que tenga para AMAR y vivir su amor hasta que la muerte les separe.
 
Artículo originalmente publicado por Por tu matrimonio

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.