Aleteia

San Lorenzo: Asado por defender los tesoros de la Iglesia

San Lorenzo
Comparte

«Ya estoy asado por un lado. Ahora que me vuelvan hacia el otro lado para quedar asado por completo»

Lorenzo nació en Huesca, España, en la primera mitad del siglo III. Estudió teología en Zaragoza y allí conoció al futuro papa Sixto II. Juntos fueron a Roma.

Allí Lorenzo se distinguió por su piedad y caridad hacia los pobres. Gracias a sus dones, el papa Sixto II lo nombró diácono, fue uno de los siete primeros diáconos de la Iglesia.

Tenía que supervisar la administración de los bienes, aceptar ofertas y custodiarlos, para poder proveer a los necesitados, huérfanos y viudas.

Lorenzo fue capturado por los soldados del emperador Valeriano el 6 de agosto de 258 en las catacumbas de San Calixto junto con el papa Sixto II y otros diáconos.

Mientras que el Papa y los otros diáconos sufrieron el martirio de inmediato, Lorenzo se salvó porque el emperador quería que le entregara los tesoros de la iglesia.

El santo en seguida repartió lo que tenía con los pobres y luego llegó delante del emperador Valeriano, acompañado  de numerosos pobres y enfermos y dijo: “Aquí están los tesoros de la Iglesia”.

La tradición dice que el emperador enojado lo mandó a torturar quemado vivo en una parrilla ardiente y después de un rato de estarse quemando en la parrilla el mártir dijo: “Ya estoy asado por un lado. Ahora que me vuelvan hacia el otro lado para quedar asado por completo”.

San Agustín dice que el gran deseo que el mártir tenía de ir junto a Cristo le hacía no darle importancia a los dolores de esa tortura.

Los cristianos vieron el rostro del mártir rodeado de un esplendor hermosísimo, y sintieron un aroma muy agradable mientras lo quemaban. Los paganos ni veían ni sentían nada de eso.

Patronazgo

San Lorenzo es patrono de los diáconos, cocineros y bomberos.

Lugares de culto

A partir del siglo IV, Lorenzo fue uno de los mártires más venerados de la Iglesia de Roma. Constantino I fue el primero en construir un pequeño oratorio, que luego será la basílica, en el lugar de su martirio, el ager Veranus un terreno para cultivos, llamado así quizás por el nombre del propietario Lucio Vero. De allí toma el nombre el monumental cementerio de Roma que se encuentra atrás de la basílica, el “cementerio del Verano”.

Curiosidad

La noche del 10 de agosto día que se celebra el santo se produce un fenómeno meteorológico muy popular en el hemisferio Norte, conocido como “lluvia de estrellas” o “Perseidas”, y que la tradición popular ha bautizado como “lágrimas de san Lorenzo”.

Oración

Señor Dios: Tú le concediste a este mártir un valor impresionante

para soportar sufrimientos por tu amor, y una generosidad

total en favor de los necesitados. Haz que esas dos cualidades

las sigamos teniendo todos en tu Santa Iglesia:

generosidad inmensa para repartir nuestros bienes entre los pobres,

y constancia heroica para soportar los males y

dolores que tú permites que nos lleguen.

 

Amén

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.