Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 25 junio |
Santo Domingo Henares
home iconActualidad
line break icon

Cristianos en Irak: “Estamos vivos, pero es como vivir en una jaula”

© UK aid for displaced people

Ayuda a la Iglesia Necesitada - publicado el 07/08/15 - actualizado el 07/04/17

Para el Gobierno y las Naciones Unidas, solo somos cifras. No nos consideran como seres humanos

Se cumple el primer aniversario del día más trágico en la vida de las religiosas dominicas que desempeñan su labor de servicio en Irak: en un solo día sufrieron y aceptaron un desafío con el que la mayoría de las personas no se tienen que enfrentar en toda su vida

A pesar del derramamiento de sangre, del sufrimiento y de la tragedia de los que fueron testigos en ese día aciago y en los meses siguientes, esas religiosas se mantuvieron fieles a su fe y a su misión.

Oír bombas a una cierta distancia no era nada desacostumbrado para las religiosas y su comunidad, en un conflicto que se desarrollaba muy cerca entre las tropas iraquíes-kurdas y el Estado Islámico. «Por la mañana oímos bombas expone sor Lyca; pensábamos que era normal porque había enfrentamientos entre las dos partes». Sin embargo, lo que no era normal es lo que sucedió después. «A las diez de la mañana cayeron bombas sobre el pueblo dice sor Lyca. Tres personas murieron: dos niños y una joven. Eran noticias terribles». 

Después del bombardeo, muchos comenzaron a huir del pueblo; pero las religiosas se quedaron allí porque se dieron cuenta de que la gente necesitaba apoyo y porque confiaban en que ese incidente sería como los anteriores, que solo habían durado unos pocos días. Se sentían también seguras por los peshmerga, las tropas kurdas, que habían prometido protegerlas. «Pusimos toda nuestra confianza en los peshmerga, que nos había prometido protección. 

Hasta el último minuto estábamos seguras de que nos defenderían», dice sor Diana. «Pero cuando vimos que se quitaban los uniformes, supimos que había llegado definitivamente el momento del peligro». Abandonadas de sus protectores y completamente indefensas, las religiosas decidieron abandonar su convento en Qaraqosh y ponerse en camino junto con otros miles de refugiados. No tuvieron más que media hora para empaquetar sus pertenencias. «Sufrimos pánico cuando nos dijeron que ISIS estaba ya en las carreteras, de modo que muchas personas huyeron incluso en pijama». «La distancia entre Erbil y Qaraqosh asciende a una hora. Nosotras necesitamos diez horas, porque había un inmenso embotellamiento», explica sor Lyca. 

Las religiosas huyeron al lado de muchos miles de refugiados, que huían del inminente ataque de IS. «Desde las 23.30 h hasta la mañana siguiente marchamos a pie, sin alimentos ni agua», dice sor Diana. «Y estamos hablando del mes de agosto, con temperaturas de unos 38 grados, con un calor sofocante, y eso sin agua». Además del agotamiento debido al calor y la deshidratación, las religiosas y las demás personas se vieron enfrentadas a imágenes horribles, que produjeron una viva impresión a las religiosas: «Cuando llegamos a la carretera vimos a miles de personas andando, y muchos automóviles», explica sor Diana. «En automóviles previstos para cinco personas, iban entre ocho y diez. Oímos llorar y gritar a niños, que tenían mucho miedo».

Una imagen se les quedó especialmente grabada: «cuando pasamos un puesto de control, estaba detrás de nosotras una ambulancia dice sor Lyca. Oímos decir que allí iban cinco islamistas, y el ejército abrió el fuego contra ese automóvil y otros. Vimos cómo la gente corría y tomaba a los niños; las madres echaban a los niños en nuestro automóvil para salvar sus vidas. Este es un momento que no olvidaré. Fue terrible».

Los campos de refugiados en Erbil también ofrecieron a las religiosas imágenes trágicas: «cuando llegamos era todavía más horrible ver a la gente dispersada por todos lados, como ovejas que no tienen pastor». Sor Diana dice: «muchas de esas personas habían abandonado mansiones. Tenían tanto, tanto… y en cuestión de unas pocas horas se quedaron sin techo. Comenzamos a darnos cuenta de que nuestro desplazamiento podría durar no días, sino años y años».

  • 1
  • 2
Tags:
cristianos perseguidosirakislamismo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
4
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
5
Meg Hunter-Kilmer
El sacerdote que dejaba a los pecadores más endurecidos llorando ...
6
SPIRITISM
Luis Santamaría
Venezuela: preocupación ante un encuentro de santería que cuenta ...
7
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.