Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 03 marzo |
Santa Catalina Drexel
home iconActualidad
line break icon

¡Somos personas, no animales!

Jey OH photographie-cc

Entre Paréntesis - publicado el 05/08/15

Al hilo de la tragedia de estos días en el paso del Canal de la Mancha

Al anochecer en el Paso de Calais un grupo de emigrantes se quema las yemas de los dedos con hierro al rojo vivo, para eliminar el rastro de sus huellas dactilares. Así no serán identificados y por lo tanto excluidos por las autoridades europeas. Recuerdo la escena como si fuera hoy mismo, cuando la vi en la película documental (¡impresionannnte!) “Qu’ils reposent en révolte” de Sylvian George sobre el  desalojo de Calais del año 2009 y leí la excelente critica de Sergio Fernandez.  La he vuelto a leer al hilo de la tragedia de estos días en el paso del Canal de la Mancha.

Tras la lectura que contextualiza, veo de cerca las imágenesde los recientes sucesos de expulsión de migrantes en el Paso de Calais en la autopista, que enlaza Francia e Inglaterra a través del Canal de la Mancha. En ellas se observaban unas sombras sigilosas agarradas de manera inverosímil a no sé dónde del techo de un gran camión que entraba en el túnel. En esta lucha por la libertad, el techo del camión es la herramienta para encontrar otro techo (que proteja), un trabajo, una tierra y un pan con dignidad. Ya han muerto nueve inmigrantes desde junio de este año. Y cerca de 600 niños –por los mil medios que la creatividad humana encuentra para atravesar el Canal- han solicitado refugio desde enero de este año. Tres veces más que el año pasado.

Para tapar ese “enjambre” (sic) tal y como Cameron les llamó (recibiendo una severa reprimenda por su retórica "inútil" por parte de la Iglesia inglesa), se les está ocurriendo incluso enviar al ejército. Se les ha olvidado que estas “avispas” vienen huyendo de las guerras y el hambre donde quizás (este adverbio es pura retórica) el Reino Unido, antigua potencia colonial  tuvo algo que ver. A algún soldado, es un suponer, se le puede escapar algún tiro que le dé a un inmigrante. Y como dice Lorenzo Silva “entonces que nadie cuente con que le pidan cuentas, ni sus jueces, ni los funcionarios bruselenses que tan probos y férreos se muestran con las deficiencias del control de fronteras más al sur”.

Tapar enjambres o tapar “goteras“ en frase, también nada afortunada, de nuestro ministro del Interior. La única advertencia, en la que no sé si habrán caído en la cuenta tan perspicaces políticos que inventan tan ingeniosas soluciones para este reto global (en frase de varios Papas) es que ni son avispas, ni son gotas de tormenta o granizo: son personas.

Los emigrantes recorren toda Europa como  un reto trasversal al que no se puede responder solo desde medidas de seguridad. Escenas repetidas a las de Calais se suceden por toda Europa . Por ejemplo en Rosenheim, a medio camino entre Múnich y Salzburgo, centro de comunicaciones en el triángulo Múnich, Viena e Italia. 

El año pasado, en sus alrededores se recogieron 12.500 refugiados llegados en tren o por carretera. Africanos, sirios, afganos, eritreos a punto de llegar a su meta: Alemania. Después de atravesar desiertos y cárceles, o que el mar haya jugado con ellos en sus débiles barcas hinchables. Solo les faltan apenas 200 kilómetros si consiguen evitar a la policía italiana y austriaca.

Y no muy lejos –Europa es un patio de vecinos en comparación con las distancias de otros continentes- en Hungría, el Gobierno de Victor Orbán prepara una barrera de 175 kilómetros con Serbia contra la inmigración. ¡Hungría! que tan solo tiene un 1,5% de población extranjera (Kosovo, Siria, Afganistán e Irak etc) en camino hacia Alemania y Austria

En los mismos días, en el Sur siguen y siguen las ansias de libertad: Que se lo digan a los italianos que en estos días llevan recogiendo, ejemplarmente, a miles de emigrantes empapados por la vergüenza europea del Mediterráneo (Papa Francisco dixit).Y España niega el auxilio por el llamado efecto llamada: Solo reubicará a 1.322 de los 4.800 que les pedían.

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
europainmigrantes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
4
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
5
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
6
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
7
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.