Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
Santa Paula Montal
home iconEspiritualidad
line break icon

La oración no es una obligación

<a href="http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=164222402&amp;src=id" target="_blank" />Man praying in the cave</a> © iurii / Shutterstock

&lt;a href=&quot;http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=164222402&amp;src=id&quot; target=&quot;_blank&quot; /&gt;Man praying in the cave&lt;/a&gt; &copy; iurii / Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 05/08/15

Es una necesidad


Es necesario cuidar algunas de mis necesidades básicas. Algunas son fundamentales, es cierto. Y cuando dejamos de lado aquello que nos da paz, que nos centra y orienta, nos desorientamos y perdemos el rumbo.

Hay necesidades que tengo que cuidar. ¿Sé cuáles son mis necesidades fundamentales? Si las cuido, funciono. Si las descuido, me enfermo. ¿Cuál es mi lista?

A veces no lo percibimos y necesitamos que alguien cerca de nosotros nos recuerde lo que tenemos que cuidar. Por eso necesitamos a nuestro lado personas que nos hagan bien, que nos iluminen el camino y nos recuerden lo que necesitamos para ser mejores. Personas con mirada positiva y optimista. Personas buenas que nos hagan bien.

El otro día leía: “El optimismo que necesitamos es el de las personas sinceras consigo mismas, el que genera prontitud, disposición a meterse en harina, flexibilidad, agilidad, sagacidad[1].

Necesitamos cerca personas que tengan mirada ancha y sonrisa pronta. Capacidad para abrazar y acompañar. Buenos consejos que compartir. Personas que sepan estar y confiar en nuestra debilidad.

Necesitamos aprender a amar con madurez, porque si no es así nos secamos. Viviremos volcados egoístamente sobre nosotros mismos. Necesitamos ser amados y experimentar en el corazón cuánto nos quieren los que están cerca y cuánto nos quiere Dios en el alma. Porque muchas veces no está. Y el corazón necesita tocar a Dios.

Decía el Padre José Kentenich: “Lo que podemos constatar, es que, ciertamente, puede ser que la cabeza sepa muchas cosas, pero el corazón no se encuentra enraizado, no está arraigado en la Divinidad, en lo Eterno»[2].

Es necesario tocar el amor de Dios. Echar raíces en la herida de Jesús. Palpar su presencia en nuestra vida. Necesitamos rezar más para querer más a Dios y a los hombres.

La oración no puede ser nunca una obligación. En realidad debería ser siempre una necesidad. Necesito rezar. Si no rezo, me seco.

Dos personas que se aman no tienen la obligación de hablar cada día o simplemente estar juntos. Pero se buscan, porque se necesitan. El amor nos hace mendigos de amor.

Cuanto más crecemos en nuestra vida interior, cuando más tiempo invertimos en Dios, más necesitados somos de su amor, de su caricia. Más lejos y más cerca nos sentimos. El cuidado de ese amor hace crecer el apego y la necesidad de retener a Dios en mis brazos.

La falta de oración genera por su parte indiferencia ante Dios. Me sorprende que en tiempo de vacaciones, cuando más tiempo libre tenemos, sea cuando menos rezamos. Nos fallan las rutinas y perdemos a Dios de nuestra vida.

Somos muy infantiles en nuestra relación con Él. Nos falta tiempo para Dios. Es como si no necesitáramos perder el tiempo a su lado. Y el tiempo siempre se pierde de una u otra forma. Necesito darme cuenta de que muchas de mis necesidades me quitan la paz, y echan a perder mi tiempo. Lo perdemos de diferentes formas pero no con Dios.


[1] Carlos Chiclana,
Atrapados por el sexo
[2] J. Kentenich,
Hacia la cima
Tags:
oracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.