Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Fotos íntimas? ¡No las mandes!

Comparte

Este tipo de actividad termina siendo algo denigrante y humillante ¡No es un juego!

¡Hola! Tengo 17 años. Vi algunos testimonios en La Opción V acerca del “sexting” y me parecieron muy interesantes. Me animaron a contar mi historia, pues yo estuve en una situación muy parecida, así que aquí va.
 
A mí me gustaba mucho un chico y yo le atraía. Salimos varias veces para besarnos y él me tocaba, algo que era nuevo para mí. Seguimos hablando hasta que él me llenó la cabeza de ideas, diciéndome que para qué esperar hasta el matrimonio y muchos cuentos más. Yo le hice caso y empezamos a hablar cosas sexuales y planeamos el día para tener relaciones.
 
Error #1: permitir besos cuando no son nada, sólo porque te gusta; Error #2: dejar que te toque y “seguir el juego” de las caricias íntimas; Error #3: no tener una posición clara, firme, y dejarte convencer; Error #4: hablar de cosas sexuales con un chico, todo lo anterior solo va llevando a despertar la imaginación, la fantasía, la curiosidad y a inflamar los deseos sexuales; Error #5: (planear) tener sexo sin ningún compromiso, sin matrimonio.
 
NUNCA FUIMOS NOVIOS, sino “amigos con derechos”. Él me mandaba fotos y yo le mandaba mías, aunque nunca enseñando la cara y nunca desnuda, sino en ropa interior muy sexy, y así seguimos como por dos meses hasta que me di cuenta que él habían hecho una apuesta con unos amigos de llevarme a la cama antes de cierta fecha. Habían apostado $40, que en mi país no es nada. Ese era el precio que le habían puesto a mi virginidad.
 
Error #6: aceptar una relación de “amigos con derechos”; Error #7: aceptar fotos íntimas de otras personas y mandar propias (sexting);
 
También me di cuenta que le había enseñado mis fotos y chats a todos sus amigos, que son amistades mías también. ¡Cuando me enteré me quería morir! Yo le reclamé y corté toda relación que teníamos. Eso fue hace casi un año, pero aun conservo la foto de él para defenderme.
 
Fue un grave error por el que me voy a arrepentir toda mi vida, y no quisiera que ustedes, especialmente las más jóvenes e ingenuas, cometan el error que yo cometí a mis 16 años.
 
Hay chicos que se las van a pedir, por favor, NO manden fotos de sus partes íntimas aunque no se les vea la cara, aunque sea aunque sea en ropa interior o en bikini, aunque sean sus parejas de hace mucho tiempo… Sencillamente, ¡NO LO HAGAN! Además de exponerse a la vergüenza de que las fotos empiecen a circular entre tus amistades, en el colegio e incluso lleguen a verlas tus familiares, puedo decirles desde mi experiencia que este tipo de actividad termina siendo algo denigrante y humillante para una.
 
Por favor, chicas, piensen en las consecuencias antes de que se les ocurra mandar una foto así. ¡No es juego!
 
Artículo originalmente publicado por La Opción V
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.