¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Niños y celulares: ¿los nuevos “yonquis” del siglo XXI?

tinkerbrad-cc
Comparte

Cómo resolver los graves problemas de los iPhone y redes sociales en los hijos (1)

Esto que diré es un poco fuerte, pero no es más que uno de los muchos casos de Ciberbulling. El padre de un adolescente me comentó un día sobre su hijo: “Mi hijo se conecta en el Facebook en el ordenador y lo deja abierto sin cerrar la sesión, y a veces lo hace desde el móvil de su madre. La cuestión es que todo lo que recibe en el ordenador lo veía su madre. Una vez mi mujer empieza a leer un diálogo de su hijo con otro tipo del colegio, un año mayor. Le presionó para que confesara su condición de que era de la otra acera, es decir homosexual, cosa totalmente falsa”. El niño tuvo que cambiar de ciudad. Se dio de baja de Facebook.

Las redes sociales tienen el peligro de que las personas no sepamos hablar cara a cara,de tú a tú. Mejor el chat (pensamos). Hay adolescentes que tienen 800 “amigos” en Facebook. ¿Los conoce? Ni hablar. No sabe quiénes son. Se comunica con extraños y los extraños se comunican con él.

Para hablar de problemas, también está el de los Phonbies. Todos podemos convertirnos en Phonbi, a causa del Phubbing, término aparecido el año 2007 junto con los teléfonos inteligentes. Se definen así aquellas personas que ignoran su entorno, y rompen una conversación porque “deben” atender al chat. La otra persona tiene que esperar que termine el chat para seguir hablando. “¿De qué estábamos hablando?”, pregunta. Se reinicia la conversación y a los tres minutos, otra vez “debe” atender al chat, y así otra vez, y la conversación se pierde.

¿Y cuando les suena el móvil en misa?:no pueden esperar y salen de la iglesia, y vuelven en el Padrenuestro. ¡No han asistido a Misa! ¿Podía esperar la llamada? En la gran mayoría de los casos, podía esperar.

Una chica de 15 años, muy correcta, con la cabeza en su sitio, le pregunté si tenía iPhone y si lo utilizaba mucho. “Poco –me dijo- porque mi madre no me lo deja en horas de trabajo y de estudio: por las mañanas hasta la hora de comer, y por las tardes no lo uso de las cinco a las ocho”. Pero esto es prohibir. “Mis padres dicen que ellos también tienen muchas prohibiciones, cosas que no pueden hacer y obtener en sus vidas”. Válida respuesta.

Otra madre, que veía que su hija perdía demasiado tiempo chateando, le quitó el aparato, y vio –horrorizada- que en dos horas y media había tenido 500 mensajes de wapp. ¿Cómo se puede concentrar así una persona?

Muchos padres dicen que no pueden hacer nada, y se rinden ante la exigencia de sus hijos. A veces será duro usar de la autoridad de los padres, pero educar a los hijos con responsabilidad es su obligación más importante.

Los hijos tienen un escaparate mundial en que hay de todo, como es Internet, en edades que no tienen defensas en su voluntad ni en sus conocimientos frente los inputs que vienen de fuera, hay que poner cortafuegos, no se puede mirar a otra parte.

Es como su tu hija o hijo, niño o adolescente, fuera a una farmacia y comprara sin aconsejarle pastillas para el dolor de cabeza, el ardor de estómago, la menstruación, la colitis, los granos en la cara, adelgazar, etc., sin pedir consejo ni siquiera al farmacéutico. ¿Cuál sería el resultado? ¡No tiene conocimiento ni experiencia!, diríamos. Por eso hay que enseñarles también el uso de las Tic.

Consejos

Para terminar unos cuantos consejos. Hay que ser prudentes y educar a la prudencia, enseñándoles lo que les puede pasar. Hay que tener en cuenta que para los adultos también van los beneficios y lo que no conviene de Internet. Por otro lado, no es aconsejable que las niñas y los niños tengan para su uso personal y “en abierto” un iPhone y ordenador hasta los 15-16 años, según la madurez.

Páginas: 1 2 3

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.