Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 enero |
San Vicente Mártir
home iconEstilo de vida
line break icon

Adicción al celular en los niños: ¿la culpa es del aparato?

Jim Bauer-cc

Salvador Aragonés - publicado el 28/07/15

Cómo resolver los graves problemas de los telófonos móviles y redes sociales en los hijos (2)

Uno de los graves problemas que tienen los padres hoy con los niños, adolescentes y jóvenes es sobre el uso de los smartphone, las tabletas, y las redes sociales como Tik tok e Instagram, entre otras.

Comentarios muy comunes: “Los padres vamos desorientados y no sabemos qué hacer. Los hijos a los 10 y 11 años nos dicen que “todos” sus amigos/as tiene un teléfono móvil, el cual es “indispensable” para comunicarse con ellos y con sus padres”. ¿Qué hacer?

Vamos por partes. En primer lugar reconocer que los instrumentos digitales han traído muchos beneficios, a nivel personal, familiar y profesional, pero también hay que usarlos con moderación y casa cosa tiene su edad. Conviene no olvidar que hoy existen trastornos psicológicos, de estrés, de dependencia… Podría citar a unos cuantos psicólogos que tienen a pacientes de este tipo, especialmente entre adolescentes. En Corea hay unas 100 de clínicas para desintoxicar la adicción del uso excesivo-obsesivo de las Tic.

Los adolescentes se sienten desprotegidos con el uso de los iPhone. Muchos piden ayuda a sus padres para poder usar estos instrumentos, y hay padres que tienen poca piel fina y no hacen caso o “no tienen tiempo”. Esto pasa porque hay mucho papá ingenuo que no ayuda a su hijo en momentos claves de su vida, y que cree que  manejará bien las redes sociales sin ayudas.

El caso más grave de adicción en Europa se encuentra en España, donde está la tasa más alta de adicción de adolescentes a las Tic y cerca de cuatro millones de niños internautas se encuentran en riesgo de desarrollar una adicción a Internet. La consecuencia es clara para quienes usan descontroladamente Internet: son niños y niñas que muy dispersos, pierden mucho tiempo navegando y chateando, lo que afecta a su rendimiento escolar y a sus relaciones normales personales con otros amigos o amigas o incluso con su familia.

Según la tesis de Jon E. Illescas, en la mayoría de videoclips de Youtube encuentran los adolescentes con agresividad, violencia, vocabulario soez y ofensivo, permanente competitividad, individualismo posesivo, hipersexualización de las relaciones personales, el culto a la riqueza y a la fama. El estudio está hecho sobre 400 videoclips entre los que destacan incluso varios premios Grammy.

Hay muchas chicas y chicos adictos a la pornografía. Es un problema complicado, pegajoso, difícil de solucionar, pues incluso cuando parece resuelto el peligro de volver a engancharse sigue siendo alto.

El papa Francisco ha dicho: “la problemática no es principalmente tecnológica. Nos tenemos que preguntar ¿somos capaces, también en este campo, de llevar a Cristo, o mejor, de llevar al encuentro de Cristo?» (Francisco, Discurso al Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, 2013).

¿Cómo convivir en cristiano con las nuevas tecnologías? Este es un gran reto hoy en la educación de los hijos, en las familias y en las escuelas católicas. Hay que eliminar la ignorancia, tanto en los padres como en los profesores. En el púlpito, en las predicaciones, se habla muy poco de este tema.

Hay que enseñar a vivir a los niños, jóvenes y adultos, con autenticidad, es decir que la base de las relaciones debe ser la confianza, no el engaño. Muchos adolescentes se parapetan detrás de Facebook o de otras redes sociales demostrando lo que no son: quieren crear una imagen distinta de lo que realmente son, y esto se opone a la necesaria confianza que debe de existir en las relaciones personales. Santo Tomás decía: «Los hombres no podrían vivir juntos si no tuvieran confianza recíproca, es decir, si no se manifestasen la verdad».

Benedicto XVI, al hablar de las redes sociales, dijo: «Las personas que participan en ellas deben esforzarse por ser auténticas, porque en estos espacios no se comparten tan solo ideas e informaciones, sino que, en última instancia, son ellas mismas el objeto de la comunicación».

En otras palabras, la vida on linedebe corresponder a lo que somos en la vida off line. No podemos llevar una doble vida. “Que tu sí sea sí, y tu no sea no”, dijo Jesús (Mt, 5, 37). Hay personas hoy que tienen pánico en manifestarse como son, porque no se  gustan a sí mismas, porque tienen una visión de la persona chata, sin elevación espiritual, todo lo fían a su yo y a su yo en relación con los demás.

Por otro lado, el valor de un cristiano no está en su yo, sino en su mayor amor a Dios y a los demás hombres. El valor de la persona, pues, no está en el número de “amigos” o de “me gusta” que tiene en el Facebook o en Youtube.

Conviene, además, no obsesionarse por la apariencia, que a veces esconde una baja autoestima, la cual nos lleva a la ansiedad de “ser aceptados”, valorados, felicitados por los demás. Es un síntoma de inseguridad y de poco equilibro sentimental. Hace poco un chico decía en su muro: “hoy es mi cumpleaños y no me ha felicitado nadie!!! Holaaaa??? Holaaaa!!!”

Otro chico decía: “(Fulanito) desde que tiene wapp está que no…; en el chat es supercolega y superamigo, pero luego le saludas y apenas te hace caso. ¡Es un falso!”.

Podríamos citar numerosos casos como estos, u otros en los que uno “quiere ser” friki, original: “Soy exclusivo/a” se dice a sí mismo, “selecciono superbuenas fotos, quedo siempre superbién…”. Busca que los comentarios siempre sean positivos hacia su persona, con lo que fomenta un narcisismo con el que quiere mejorar su autoestima. Pero ¿cómo es él/ella en realidad? Ahí está la necesidad de ser auténticos, de ser el mismo on line que off line.Un refrán en español, más viejo que los dinosaurios, dice: “aunque la mona se viste de seda, mona se queda”. ¡Y es verdad!

Tags:
infanciaredes sociales
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
2
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
3
MARTIN LUTHER KING
Jorge Graña
¿Sabías que Martin Luther King apreciaba mucho el Rosario?
4
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
5
LIBBY OSGOOD
Sandra Ferrer
Libby Osgood, la científica de la NASA que se hizo monja católica
6
AGUILAR
Alvaro Real
España: ¿Por qué retiran una cruz de la puerta de este convento?
7
COUPLE
Orfa Astorga
¿Qué hacen los matrimonios que quieren seguir queriéndose?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.