Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Si volviera a ser niño… planearía mis vacaciones de otra forma

Amanda Tipton Photography
Comparte

Ponte en el lugar de tus hijos: ¿qué vacaciones te hubieran gustado a ti?

En un noticiero vi un reportaje sobre el fin de cursos 2013-2014 de una secundaria, en donde los alumnos se mostraron profundamente emocionados: por una parte, se abrazaban y lloraban manifestando la alegría que les daba haber alcanzado su objetivo: concluir satisfactoriamente su ciclo escolar; y, por otra parte, melancólicos por la separación que vendría en la nueva etapa de su vida, pues no sabían qué les depararía el futuro en relación a su convivencia, razón por la cual era difícil pensar en un plan para las vacaciones.

Me encuentro en una pastelería, reflexionando sobre cómo me gustarían las vacaciones si yo estuviera otra vez en secundaria. Pensé primero, cómo no me gustaría que fueran mis días de descanso como niño o adolescente. 

• No me gustaría experimentar la violencia en mi persona como en ocasiones se suele manifestar en escuela, deberíamos “descansar de la violencia”.

• No me gustaría tener momentos de vacío, abandono, aburrimiento y tristeza en mi corazón, por el hecho de vivir para mí mismo, es decir, vivir egoístamente.

• No me gustaría comparar mi tiempo y actividades de vacaciones con las de otros, pensando en cómo los demás se divierten y aprovechan el tiempo, mientras yo experimento un dolor difícil de asimilar. Quiero estar lejos de la envidia.

• No me gustaría que mis actos aplasten mi dignidad y mi calidad de ser humano o la de otros: por ejemplo, hacer sufrir a un hermano, sólo por diversión; o robar algo por buscar llenar el tiempo. Aquí aplica la regla de oro “no hagas a nadie, lo que no quieras que te hagan”.

• No me gustaría disponer del tiempo de vacaciones sólo para cumplir mandatos y obligaciones de mis mayores, más bien, deseo aprovechar el tiempo también para jugar.

• No me gustaría ser esclavo de los cursos de verano a los que me podrían someter sólo por deshacerse de mi persona.

• No me gustaría mudarme a casa de mis abuelos, tíos, primos, vecinos y demás, ya que durante el tiempo de escuela muchas veces no puedo ver a mis papás por cuestiones de su trabajo. Sería para mí otro tropiezo para acercarme a ellos. Deseo compartir las vacaciones a su lado.

• No me gustaría revivir la tristeza de las peleas de mis padres por las salidas en la época de vacaciones; si a mí me preguntarán, yo estoy contento con salir o quedarme, pero que estemos juntos y en paz.

Todo esto echaría a perder unas deseadas vacaciones. Me ilusiona pensar cómo podrían ser mis vacaciones si yo volviera a ser niño. He aquí diez sugerencias para planear, aprovechar y vivir las vacaciones.

1. Lo primero sería hacer un plan detallado que me pudiera revisar alguna persona mayor a la que le tenga confianza.

2. Le preguntaría muchas veces a mis padres cómo puedo ayudarles.

3. Realizaría lo mejor que sé aquello que me encomendaran.

4. Todos los días reflexionaría un rato y le pediría a Dios por mi familia.

5. Dedicaría un tiempo (una hora diaria a lo mejor) para leer algo que me haga mejor.

6. Sería siempre puntual a las comidas.

7. Dormiría las horas que necesite pero no me levantaría tarde, para poder aprovechar mejor cada día.

8. Cultivaría algún deporte. Es preferible más deporte que demasiada televisión.

9. Días de campo, excursiones, campamentos, haría todo aquello que ayude a forjar mi carácter.

10. Procuraría hacer una buena obra, por lo menos, por los demás, por los de mi casa o por quien me necesite.

Hoy, a una distancia ya considerable de mi niñez y de mi adolescencia, veo que así quisiera yo vivir unas vacaciones. Hoy se habla mucho de la crueldad con que se trata a los animales (se dice ¡no a los animales en el circo!); creo que es más cruel para los niños y adolescentes, dejar que sus vacaciones se reduzcan a un mes, el cual es utilizado para comprar los útiles del próximo curso, visitar museos, cursos de verano de tres semanas, etc. Cuando era niño las vacaciones duraban dos meses. ¡Planea tus vacaciones para aprovechar mejor el poco tiempo que duran!
 
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.