Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

Oración para pedir hacerse como los niños

Denis Kuvaev/Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/07/15

"Enséñame a mirar con ojos inocentes, a creer en la vida, en los demás, a no hacer cálculos, a fiarme de ti..."

Me gustan las personas que son como niños. Me gustan esos niños con mirada sencilla. Tal vez me gusta el niño que siempre llevo dentro. El niño que se esconde y sale sólo a veces, cuando se siente en casa.

¿Podría yo ser así también, pequeño, rezando esta oración?

Señor, enséñame a ser niño, a disfrutar de la vida, a jugar y reírme con las cosas pequeñas. Enséñame a confiar y a entregarme del todo sin protegerme para no ser dañada. Enséñame a mirar con ojos inocentes, a creer en la vida, en los demás, a no hacer cálculos. A fiarme de ti. A ir de tu mano por el camino. A dejarme abrazar como los niños, a recibir amor y caricias porque los necesito. Enséñame siempre a perder el tiempo con cosas no fundamentales, no serias ni importantes. Enséñame a disfrutar el momento como los niños. Sin temer el futuro. Sin quedarme pensando en lo pasado”.

Es importante aprender a vivir como niños. Sacar a pasear por la vida el niño que llevamos dentro, sin miedo a que me hagan daño. Necesitamos personas y lugares donde poder ser niños. Sin miedo a los gritos y al rechazo. Reír como niños. Jugar como niños.

Decía el Padre José Kentenich:

“¿Qué debe hacer el niño? Sólo entregarse desvalido al Padre, sentirse pequeño. ¿Y qué hace el Padre? Cuanto más pequeño me siento tanto más me lleva hacia lo alto.Esto no es falta de actividad propia, esto es entrega plena a Dios. El ascensor de la santidad. Entro en él y va vertiginosamente hacia arriba. Me considero pequeño ante Dios, como vaso vacío: no soy nada, Él es el todo. ¡Qué práctico es esto! ¡Qué pequeño y desvalido soy ante Dios infinito!”[1].

El niño confía en su padre. Se abandona. Lo entrega todo. Comprende que no puede hacer nada si su padre no lo sostiene. ¡Qué difícil ser como niños cuando queremos controlarlo todo, tenerlo todo en nuestras manos!

El niño aprende a confiar y se suelta de manos. Pone todo en manos de Dios. Así de sencillo. Abandono total. El niño que ríe y también confía. El niño que cree en lo imposible. Ser como niños es la gracia para la vida que queremos seguir pidiendo.

Todos tenemos momentos de infancia que guardamos dentro de forma especial, y no tienen que ver a veces con cosas fundamentales ni decisiones trascendentales.

Nos acordamos del olor de un momento, o de cuando aprendimos a montar en bici, o de ese día en el que comimos fuera con nuestros padres. Son momentos sagrados que recordamos con cariño. Un beso, un abrazo, unas pocas palabras. Un encuentro inesperado. Un día cualquiera.

Jesús da mucho valor a los momentos. Las palabras. Las miradas. Los gestos. Le importa todo lo que nos ocurre. Le preocupa nuestra hambre y nuestro descanso. Se preocupa hasta de los detalles más pequeños.

A veces pensamos que con Dios solo podemos hablar de cosas importantes, trascendentales. Temas graves. Pero a Él le importa todo lo mío. El pan de cada día. Mi hambre, mis necesidades. También mis tonterías, mis pequeñeces, mis alegrías secretas.


[1]J. Kentenich,
Las fuentes de la alegría
Tags:
almainfancianiñosoracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.