Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
Santa Catalina Labouré
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Papa Francisco: Cuidar el ambiente no es una actitud “verde” sino «social»

Pope Francis – Garbage © Marcin Mazur – Scallop Holden – es

© Marcin Mazur / Scallop Holden

https://www.flickr.com/photos/catholicism/8657315511/in/photolist-ec21hx-norHvj-a3R98m-e4v1W3-e3wHuF-rydXoz-fekvPC-r93qee-qbH4ia-j8YdwS-JMFug-fgJADa-e4x43u-kJe5EK-ehU2SJ-ec7GL5-e3CrzS-e3wJ9V-e3wmxT-nLh2n9-e5FHCw-pZVKXB-mXSfVB-e34F8d-pZVCYr-e3Vbpb-iMiTFF-pUqikK-nop4i2-e3b6FQ-fg4GXN-nqaKbH-e2YmLR-pUpg8v-e34G1h-q9AYhY-nmnGD1-e3aMgu-e3aFRU-gyimZc-fekv5d-qc1v98-nopRd8-nor4wd-gycFxt-qbMek7-fiXs8B-fe6kL4-fhewqA-ec69sG<br /> <br /> https://www.flickr.com/photos/scallop_holden/3097776692

Ary Waldir Ramos Díaz - Aleteia Team - publicado el 22/07/15

El Papa se encuentra con los alcaldes del mundo en el congreso "Cambio climático y nuevas formas de esclavitud moderna" en el Vaticano

Cuidar el medio ambiente significa tener una actitud de ecología humana”, dijo el Papa Francisco este martes 21 de julio en el aula nueva del Sínodo a los 70 alcaldes congregados en el Vaticano que participan en dos congresos sobre la esclavitud moderna y el cambio climático, organizados por la Academia Pontificia de las Ciencias y las Naciones Unidas.

En primer lugar, el Papa agradeció de “corazón” el trabajo que han hecho los alcaldes reunidos hasta hoy miércoles en el Vaticano, entre los que se encontraban los de Buenos Aires, Ciudad de México, Bogotá y Madrid, entre otros.

Además, el Papa se dirigió también a los "primeros ciudadanos" de otras pequeñas ciudades del mundo, porque en la conciencia del cuidado de lo creado, “si bien sale del centro hacia las periferias, el trabajo más serio y más profundo se hace desde la periferia hacia el centro, es decir, desde ustedes hacia la conciencia de la humanidad”, señaló a los administradores locales.

En un discurso sin hojas en la mano –mayormente presentado en la encíclica-, el Pontífice ha aclarado que el mensaje de la Iglesia  sobre el “cuidado del ambiente” no es “una actitud verde”, sino -en el buen sentido- “mucho más”.

Cuidar el ambiente significauna actitud de ecología humana -aclaró-. O sea, no podemos decir: la persona está aquí y lo creado, el ambiente, está allí. La ecología es total, es humana. Eso es lo que quise expresar en la encíclica Laudato Si”, explicó Francisco ante la platea de alcaldes.

Así, indicó que la ecología humana es total porque “no se puede separar al hombre del resto, hay una relación de incidencia mutua, sea del ambiente sobre la persona, sea de la persona en el modo como trata el ambiente; y también, el efecto de rebote contra el hombre cuando el ambiente es maltratado”.

No, no es una encíclica ‘verde’, es una encíclica social”, dijo en referencia a la última encíclica que lleva su firma sobre el cuidado de la casa común (el Planeta).

La vida social de los hombres no va separada del cuidado del medio ambiente, reiteró, “Más aún: el cuidado del ambiente es una actitud social, que nos socializa en un sentido o en otro -cada cual le puede poner el valor que quiere- y por otro lado, nos hace recibir –me gusta la expresión italiana cuando hablan del ambiente- del “Creato”, de aquello que nos fue dado como don”.

¿Por qué el Vaticano llama a los alcaldes del mundo a reflexionar sobre el clima y la trata de personas? El Papa respondió: “Porque una de las cosas que más se nota cuando el ambiente, la Creación, no es cuidada es el crecimiento desmesurado de las ciudades. Es un fenómeno mundial, es como que las cabezas, las grandes ciudades, se hacen grandes, pero cada vez con cordones de pobreza y de miseria más grandes, donde la gente sufre los efectos de un descuido del ambiente”.

También se manifestó sobre el “fenómeno migratorio”. ”¿Por qué la gente viene a las grandes ciudades, a los cordones de las grandes ciudades, las villas miseria, las chabolas, las favelas? ¿Por qué arma eso? Simplemente porque ya el mundo rural a ellos no les da oportunidades”.

La tecnocracia que crea desempleo

Después denunció –“con mucho respeto”- la idolatría de la tecnocracia: “la tecnocracia lleva a despojar de trabajo, crea desocupación, los fenómenos de desempleo son muy grandes y necesitan ir migrando, buscando nuevos horizontes. El gran número de desocupados alerta”.

En su alocución espontánea, admitió –sin datos estadísticos en la mano- que en “algunos países de Europa, sobre todo en los jóvenes, la desocupación juvenil, de los 25 años hacia abajo, pasa
del 40 por ciento y en algunos llega al 50 por ciento. Entre 40, 47 –estoy pensando en otro país, 50–, estoy pensando en otras estadísticas serias dadas por los jefes de gobierno, los jefes de Estado directamente”.

El sin sentido de "ni ni" puede degenerar en guerrilla y violencia  

Un futuro fantasma es el que describe sin catastrofismo el Papa: "una juventud desocupada que hoy ¿qué horizonte y qué futuro puede ofrecer?, ¿qué le queda a esa juventud? O las adicciones, o el aburrimiento, o el no saber qué hacer de su vida –una vida sin sentido, muy dura-, o el suicidio juvenil – las estadísticas de suicidio juvenil no son publicadas en su totalidad-, o buscar en otros horizontes, aun en proyectos guerrilleros, un ideal de vida”.

La salud y las enfermedades "raras"

Por otro lado, “la salud está en juego", dijo, y se refirió a "la cantidad de enfermedades “raras” -así se llaman muchas que vienen de elementos de fertilización de los campo, o vaya a saber, todavía no saben bien las causas, pero de un exceso de tecnificación-". 

En juego el agua y el oxigeno , alerta sobre la deforestación

 Francisco destacó que entre los problemas más grandes que están en juego se encuentran "el oxígeno y el agua” y habló de "la desertificación de grandes zonas por la deforestación".

"Acá al lado mío está el cardenal arzobispo encargado de la Amazonia brasilera, él puede decir lo que significa una deforestación hoy día, en la Amazonia, que es el pulmón del mundo, Congo, Amazonia, grandes pulmones del mundo", dijo.

Excesiva tecnificación contra el trabajo, migración forzada

“¿Qué sucede cuando todos estos fenómenos de tecnificación excesiva, de no cuidado del ambiente, además de los fenómenos naturales, inciden sobre la migración?", planteó el Papa, y respondió: "Que no hay trabajo, y después la trata de las personas".

"Cada vez es más común el trabajo en negro, un trabajo sin contrato, un trabajo arreglado debajo de la mesa -constató-. ¡Cómo ha crecido! El trabajo en negro es muy grande", lamentando que muchas personas no ganen lo necesario para vivir.

La violencia de las grandes ciudades y la minería

Al respecto, indicó que esto puede “provocar actitudes delictivas y todo lo que sucede en una gran ciudad por esas migraciones provocadas por la tecnificación, sobre todo me refiero al agro o la trata de las personas en el trabajo minero; la esclavitud minera todavía es muy grande y es muy fuerte”.

También denunció "el uso de ciertos elementos de lavado de minerales – arsénico, cianuro- que inciden en enfermedades de la población". "En eso hay una responsabilidad muy grande -afirmó-. O sea que todo rebota, todo vuelve. Es el efecto rebote contra la misma persona. Puede ser la trata de personas por el trabajo esclavo o la prostitución, que son fuentes de trabajo para poder sobrevivir hoy día”.

El Papa sostuvo que le alegraba que los alcaldes reunidos en Roma hayan reflexionado sobre estos “fenómenos”. “Yo mencioné algunos, no más, que afectan a las grandes ciudades”, añadió.

El futuro de la humanidad en la acción de la ONU y la Cumbre de París

De esta manera, señaló la importancia de “interesar a las Naciones Unidas”. Además, manifestó su “esperanza en la Cumbre de París, de noviembre”,  para que “se logre algún acuerdo fundamental y básico”.

“Tengo mucha esperanza, pero sin embargo, las Naciones Unidas tienen que interesarse muy fuertemente en este fenómeno, sobre todo en la trata de personas provocada por este fenómeno ambiental, la explotación de la gente”.

Las guerras, elemento de desequilibrio ambiental

El Papa recordó su encuentro con una delegación de mujeres de las Naciones Unidas encargadas de la explotación sexual de los niños en los países en guerra. “Los niños como objeto de explotación… es otro fenómeno. Y las guerras son también elemento de desequilibrio del ambiente”.


Por último, citó al teólogo y filósofo Romano Guardini. “Él habla de dos formas de incultura: la incultura que Dios nos entregó para que nosotros la transformáramos en cultura y nos dio el mandato de cuidar, y hacer crecer, y dominar la tierra; y la segunda incultura, cuando el hombre no respeta esa relación con la tierra, no la cuida (es muy claro en el relato bíblico que es una literatura de tipo místico allí)", dijo Francisco.

La destrucción de la incultura en el recuerdo de Hiroshima y Nagasaki

Después el Papa advirtió que el hombre cuando no cuida de la creación “se apodera de esa cultura y la empieza a sacar de cauce. O sea, la incultura la saca de cauce y se le va de las manos y forma una segunda forma de incultura".

"La energía atómica es buena, puede ayudar, pero hasta aquí -explicó-; si no, pensemos en Hiroshima y en Nagasaki, o sea, ya se crea el desastre y la destrucción, por poner un ejemplo antiguo”.

“De todas las formas de incultura, como las que ustedes han tratado, esa segunda forma de incultura es la que destruye al hombre”, añadió.

El Papa explicó esta incultura con un ejemplo citando a un un rabino del medioevo que “explicaba en un midrash el problema de la torre de Babel a sus feligreses en la sinagoga”; “este es el drama de la segunda forma de incultura: el hombre como creador de incultura y no de cultura. El hombre creador de incultura porque no cuida el ambiente”.

Las periferias transforman el centro

“La Santa Sede o tal país, o tal otro, podrán hacer un buen discurso en las Naciones Unidas, pero si el trabajo no viene de las periferias hacia el centro, no tiene efecto -declaró-. De ahí la responsabilidad de los síndicos, de los intendentes, de los alcaldes de las ciudades”.

Y concluyó nuevamente agradeciendo e invitando a una “conciencia ecológica como las que nos fue dada al principio para transformar la primera incultura en cultura, y frenar ahí, y no transformar esta cultura en incultura”.

​Ver también: La contaminación del medio ambiente preocupa a la Iglesia. “Hay un cambio climático y los grandes afectados son los pobres” 

Los estudios de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales sobre el impacto del cambio climático se pueden consultar en el sitio www.pas.va

Entra aquí para apoyar el llamamiento del Papa por una ecología humana 

Tags:
cambio climaticopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.