Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 27 febrero |
San Gabriel de la Dolorosa
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo se comparte una pena, una debilidad? Com-pa-sión

Carlos Padilla Esteban - publicado el 22/07/15

Dejarse invadir, tocar, buscar y no juzgar, para padecer con el otro

Jesús siente compasión: “Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas” Marcos 6, 30-34. 

Muchos lo buscan. Quieren estar con Él. Tal vez experimentar los milagros en su vida. Palpar la salvación. Y Jesús se compadece. Se preocupa por los suyos. Rompe en seguida su descanso, su oración, por cualquiera. Detiene su camino. Tiene compasión.

Y a veces nosotros nos reservamos tanto. Nos cuidamos tanto. Nos protegemos tanto. Decimos: “Hasta aquí. Ahí está el límite. Más no voy a dar”. 

Jesús se dejó invadir, tocar, buscar. Es ese don que tiene de ponerse en el lugar del otro. De salir de sí mismo. De conmoverse interiormente por el dolor de los hombres. Esa compasión me parece imposible pero es mi ideal.

Es algo muy propio de Jesús, y debería ser nuestra norma de vida. Mirar a los otros más allá de mí mismo.

Jesús es capaz de mirar a los demás a pesar de que son inoportunos. Le sacan de su descanso y de la intimidad con los apóstoles después de tiempo sin verse. Pero Él sólo se preocupa porque los ve desvalidos, necesitados, pequeños. Y se conmueve hasta lo hondo.

Jesús siempre da más. Le duele el dolor del otro. No puede pasar de largo. Lo que le duele al otro le mueve a Él en lo más hondo. Jesús no explica el sentido del dolor, ni da recetas para saber llevarlo. Simplemente se conmueve y se turba. No se acostumbra al sufrimiento.

La compasión nos hace más humanos y más de Dios. Jesús es misericordia. Nosotros somos misericordia cuando nos compadecemos ante el dolor del hombre.

El Papa Francisco nos invita a perdonar siempre. Nos pide que no nos cansemos de perdonar. Jesús mira el corazón del hombre y se compadece. No mira el grupo al que pertenece. No se queda en la apariencia. Mira con ojos puros. No se fija en el pecado. 

Decía Santa Catalina de Siena: 

Para adquirir la pureza de espíritu es absolutamente indispensable abstenerse de todo juicio acerca del prójimo, así como de comentarios inútiles de sus actos.

No debemos juzgar las acciones de las criaturas y sus motivos, aunque viéramos actos que sabemos son pecado en realidad, debemos abstenernos de juzgarlos; antes bien, debemos experimentar una sincera y santa compasión, que ofreceremos a Dios mediante una oración piadosa y humilde”. 

Jesús no juzga, siente compasión. No se fija en el lugar social al que pertenece. No piensa en su pasado. No le interesa si es o no religioso. Mira a cada hombre en lo que es, en su verdad, y se compadece.

Mira su belleza y su dolor. Su virtud y su pecado. Mira su agua y su sed. Mira a cada uno, y lo ama como es. Esa mirada sana a la persona. La compasión de Jesús nos sana. Nos hace mejores.

La compasión tiene que ver con padecer con el que sufre. Estar al lado del herido. Junto al que lo ha perdido todo. Hay momentos en la vida de los hombres en los que sobran las palabras.

El dolor puede crear barreras infranqueables. Jesús se compadece y rompe las barreras que separan. Su amor es más fuerte que el odio y que el miedo.

Jesús se compadece de mí. Eso me conmueve. Porque a veces me siento sin pecado. Y me olvido de mi debilidad. En esos momentos Jesús se compadece de mi cerrazón, de la dureza de mi alma.

Sabe cómo soy y le apena que no sea capaz de romper las ataduras y comprender que no soy yo el que me salvo, sino Él con su amor el que me saca de mi pobreza, el que me levanta y sostiene.

A veces me abruma mi pecado y pobreza. Y Jesús se acerca y tiene compasión de mí. Se compadece de mi pecado, de mi fragilidad. Sabe que no sé bien cómo crecer y caminar.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.