Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 02 diciembre |
Santa Viviana
Aleteia logo
Otros Cultos
separateurCreated with Sketch.

¿Qué es la Cábala?

Cesar Ojeda-cc

Jose Luis Vázquez Borau - publicado el 20/07/15

Por lo tanto para designar a un ser humano físico vivo se utilizará el número 9, por estar constituido por la suma de nueve elementos. Para designar un  ser desencarnado, provisto todavía de los elementos psíquicos, se utilizará el número 6. Finalmente el ser desencarnado que asciende al plano espiritual, librándose de los tres elementos físicos y de los tres elementos psíquicos, será designado por el número 3. Aquí se puede apreciar la gran importancia que se da a los números.

La Cábala cree también que cada judío está destinado  a la realización de una mitzvah, de un mandamiento previsto para él. Lucha por descubrirlo en el cuerpo de seiscientos trece mandamientos. Pero si  bien se aplica  cumplirlos todos, se siente atraído al cumplimiento de uno de ellos de un modo particular. Cuando reconoce su mitzva personal, la persona llega así a las raíces de su alma: comprende lo propio de su personalidad, la naturaleza de sus relaciones con Dios, la esencia de la revelación divina, la justeza de su representación de Dios.

Escuela de Ascensos Místicos de la Mercabá (Carro del Trono) del libro de Ezequiel.

El judaísmo esotérico de la Cabala de la Mercabá, el carro que lleva hasta Dios, surgió, de forma lógica, en unos tiempos en los que el judaísmo normativo tendía a centrarse en la religiosidad de la pura Ley. Muchos de sus protagonistas podían ser los rabinos que quizá por la mañana se dedicaban a codificar, letra a letra, tilde a tilde, los principios de la Ley que regula la vida externa de los fieles, pero que después, por la noche, o en grupos secretos, se iban reuniendo con el ansia de contemplar el misterio, de subir hasta la altura, inscribiéndose en la escuela de los ascensos místicos que les permitiría realizar el Gran Viaje. Así, la Cábala se desarrolló en España englobando otras tradiciones anteriores.

Una de estas es la Escuela de Ascensos Místicos de la Merkabá que son textos breves y oscuros, que describen las salas y palacios por los que atraviesa el visionario antes de alcanzar la séptima y última morada donde se halla el trono de la gloria. Para ser admitido en esta escuela, el aspirante debía cumplir ciertas condiciones.

Para comenzar, un novicio tenía que satisfacer ciertos requisitos morales. Ante todo, tenía la obligación estricta de cumplir todos los mandamientos de la Halaká o las reglas de la vida diaria judía. Además de eso, debía someterse a un examen quiromántico (lectura de la palma de la mano) y metoposcópico (lectura del rostro). Conforme a ello, cualquiera que deseara ascender a través de los reinos celestiales debía poseer el carácter exigido que le hiciera capaz de completar con éxito un viaje de ese tipo.

Después que ha superado todas las pruebas, tras un largo y difícil viaje, a través de las regiones celestiales, el viajero místico que “desciende” a la Merkabá alcanza finalmente la meta de su viaje: la visión del Santo sobre el Trono de gloria. Aquí, en el séptimo palacio del séptimo cielo, Dios, el Santo Rey, que ha “descendido” de un lugar que resulta desconocido para la humanidad, ha ocupado su puesto sobre su Trono de gloria. El viajero queda totalmente deslumbrado por la visión de los misterios del Trono divino.

El Santo, revestido con una deslumbrante indumentaria celestial, irradiaba una luz blanca y llevando una corona que destellaba con rayos de luz. Desde el mismo Trono, hecho de cristales centelleantes y de lapislázulis color azul celeste, brotaban ríos de fuego, cruzados aquí y allí por puentes. Sentado sobre su trono, rodeado por ángeles que cantaban sin cesar himnos a Dios y a su reinado, Dios revelaba su gloria escondida ante el alma del místico.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
Tags:
judaismo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.