Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 25 julio |
Santiago Apóstol
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué agradeces hoy?

andrea via Flickr (CC)

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/07/15

No nos merecemos el amor, ni la salud, ni que nos salgan bien ciertas cosas, ni la vida: es un don

Creo que hay momentos en la vida en los que tenemos que detenernos a tomar aire, mirar nuestra historia, lo que hemos vivido y volver a las fuentes que nos dan vida.

Jesús nos dice: "Venid también vosotros aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco". Es un padre que vela y cuida a los suyos.

Las vacaciones son unos días para irnos con los que queremos lejos de la orilla, a un sitio apartado. Para mirar de lejos la orilla, con perspectiva. Para dejar de ir de un lado a otro y vivir el momento. Un tiempo para estar con los míos, con Jesús.

Jesús también me mira cuando estoy cansado, y se conmueve. Quiere llevarme a un sitio tranquilo, para que recobre fuerzas, para que descanse con Él. Para estar conmigo.

Las vacaciones son una oportunidad para detenernos y mirar cómo estamos viviendo. Hacer vacaciones no es sinónimo de perder el tiempo o de no hacer nada. Hacer vacaciones es una oportunidad para detener nuestro ritmo frenético y agradecer a Dios por lo vivido este curso.

Un tiempo para cambiar de actividad. Para hacer aquellas cosas que me cuesta más hacer durante el año. Un tiempo para ir con Dios, no para dejarlo anclado en la rutina del curso. Un tiempo para dar gracias a la vida y a Dios por ella. ¡Cuánto nos cuesta agradecer!

Decía el Papa Francisco hace poco en Ecuador a los sacerdotes y religiosos: “Tiene que ir por el camino de la gratuidad, volver todos los días Señor, hoy hice esto, me salió bien esto, tuve esta dificultad, todo esto pero todo viene de vos. Todo es gratis. Esa gratuidad, somos objeto de gratuidad de Dios. Si olvidamos esto lentamente nos vamos haciendo importantes”.

Nos detenemos para pensar en los regalos que hemos recibido a lo largo de este año. Miramos la riqueza de nuestra vida y nos damos cuenta del regalo que vivimos continuamente.

No nos merecemos el amor, ni la salud, ni que nos salgan bien ciertas cosas. No nos merecemos la vida. Es un don.

También queremos acoger los momentos difíciles con paz. Dios me habla en momentos de cruz. No nos gusta el dolor, ni sufrir. Seguro que al recordar salen a la luz momentos difíciles, cruces, caídas.

Decía el Padre José Kentenich: “Cuando Dios quiere que alguien sea enteramente suyo, lo conduce por el camino de la cruz, por el camino del Calvario. Esto no es posible sin desprecios, deshonras, sin sequedades interiores”[1].

La cruz y el dolor nos transforman. Nos hacen más de Dios. Por eso agradecemos también por el dolor.

La cruz no sólo se tiñe de enfermedad, de muerte. Muchas veces puede ser cruz en nuestra vida el trabajo que realizamos, o la educación de alguno de nuestros hijos, o la vida matrimonial en este momento concreto, o el estudio que nos cuesta, o no tener un trabajo estable.

O también puedo cargar la cruz de mi carácter que me hace sufrir, o mi pecado reincidente que me recuerda que estoy hecho de barro. La cruz me duele, me pesa, me cansa. Queremos agradecer por esa cruz que Dios permite en mi vida.

Él no me quita la cruz, aunque se lo pido. Pero me da la fuerza para sonreír en medio de la tormenta, para callar cuando me faltan las fuerzas. Decía el Padre Kentenich: “El dolor y el mal sólo pueden ser fuente de alegría si logramos descubrir también en el mal un bien[2].

El dolor puede ser también fuente de alegría. Para ello tenemos que ver la ventana cuando se cierra una puerta. El jardín verde en medio del desierto. Ver la luz en la oscuridad de la noche.

Sacar bien del mal es todo un arte. Jesús lo practicó cada día. Y me enseña a mí a vivir agradecido. Por eso queremos entregar nuestra gratitud a Dios al final del curso. Gratitud al comenzar las vacaciones.

  • 1
  • 2
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
3
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
4
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
5
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
6
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
7
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.