Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo anunciar la vida verdadera cuando a veces vivo cosas falsas?

© David LATOUR /CIRIC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 12/07/15

La llamada nos capacita, lo importante es ser enviados

Hoy Jesús envía a los suyos a la misión.

Marcos habla del envío de los doce: “En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos”.

En Lucas vemos que envía a setenta. En lo que parece una alusión a los setenta pueblos de que se compone la humanidad según la tabla etnográfica de la Biblia (Gén 10):

“Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de Él a toda ciudad y lugar adonde Él había de ir. Y les decía: -La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. Yo os envío como corderos en medio de lobos”.

Envía un número mayor y quiere abarcar todos los lugares de la tierra. Destaca que la mies es abundante. Y que los manda como corderos en medio de lobos.

Me gusta esta misión antes de Pentecostés. Pero me desconcierta. No sé por qué los envía en medio de su vida, si no era tan necesario. Ya vivirían sin Él más adelante, cuando Él no estuviese. Entonces la misión ya sería en serio. Ahora parece un ensayo, una prueba. No sé.

Quizás pensaba Jesús que el corazón de los suyos se ensancharía al perder sus seguros y ver tanta necesidad. Les ayudaría a ver de lo que eran capaces. Tal vez descubrirían el tesoro que llevaban dentro. Un pequeño riesgo en medio del camino en el que Jesús cuida y vela por todos. Una aventura.

La verdad es que no siempre tengo presente el alcance de esa misión. ¿Cuáles fueron sus frutos? ¿Qué lograron? ¿Estaban preparados? No habían vivido lo central del evangelio. ¿Cómo lo harían?

Anunciarían la llegada del Reino de Dios. Algo estaba cambiando. Pero no sabían tantas cosas… Me siento como ellos yo mismo. Tan pobre, tan incapaz. Tan roto, tan frágil.

Anuncio a Cristo resucitado y tropiezo de nuevo con la muerte en mi propia vida. ¿Cómo anunciar la vida verdadera cuando muchas veces vivo cosas falsas?

Me gusta la coherencia. Es lo que esperamos del que predica. Queremos que las personas sean de una pieza. Lo que dicen y lo que hacen. Nos abruma la mentira y la falsedad. No entendemos un discurso sin obras.

Predicar con palabras puede ser sencillo. Predicar con silencios, con gestos, con obras, es definitivo. Los grandes santos tuvieron pocas palabras y muchas obras, pocos discursos y mucho amor.

Me siento hoy como esos discípulos tan incapaces de dar la vida. Seguían a Jesús por los caminos. Hablaban del reino y pensaban en su corazón en otro reino. Se sentirían impotentes. No eran capaces de hacer los milagros que hacía el maestro.

¿Sus palabras? No lo sé, ¿tendrían fuerza? Tal vez sí, a veces el discurso humano puede ser persuasivo.

Ellos eran amigos de Jesús. Tal vez con eso les bastaba por el momento. Vivían con Él, comían de su mismo plato, escuchaban en privado la explicación más honda de sus palabras. El amor asemeja, y ellos amaban mucho a Jesús.

Es verdad que no serían capaces de dar la vida todavía. Eran débiles, frágiles. Soñaban con ese reino que iba a cambiar su vida en la tierra. Estaban dispuestos a luchar. Eran apasionados. Pero, ¿capaces?

Es verdad lo que ya sabemos: la llamada nos capacita. Cuando Jesús pronuncia nuestro nombre nos da la fuerza para ponernos en camino. Eso me alegra y calma.

Lo importante es ser enviados, llamados por otro que le da un sentido a nuestra existencia. Ser enviado es algo pasivo que sólo requiere mi sí previo, mi disponibilidad alegre. Sí, quiero. Adsum. Estoy dispuesto. Importa ese sí antes de la acción. Ese sí sincero y pobre.

¡Cuánto miedo en su corazón antes de ponerse en camino! ¿Qué iban a decir? Sin Jesús, ¿sería posible hacer algo?

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
almamisionero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
2
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
6
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.