Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 04 marzo |
San Casimiro
home iconActualidad
line break icon

¿Quién es don Aldo Trento, fundador del Hogar san Rafael?

© Tempi

Aldo Trento - publicado el 11/07/15

Aquí la historia de su vida

La Fundación San Rafael nace de la pasión por Cristo, presente y vivo en la Eucaristía y en los más pobres, de Padre Aldo Trento, Sacerdote de la Fraternidad San Carlos Borromeo perteneciente al Movimiento Comunión y Liberación. Este es su testimonio en primera persona:


El 28 de julio de 1958 dejé a mis padres para ir al seminario de la congregación religiosa de los padres Canosianos. Tenía 11 años. Ya a los 7, después de ver el film Molokai sobre la vida del padre Damián, hoy santo, sentí en mi corazón un gran deseo de entregarme completamente a Jesús. Imitando al apóstol de los leprosos, quería entrar en el seminario, pero no me aceptaron por mi edad.

Durante los 4 años siguientes olvidé este poderoso deseo que el Señor había encendido en mi corazón. Pero Dios es fiel y cuando elige a una persona, aun la más pequeña, la elige para siempre.

Mi madre se sorprendía cada día viendo con cuánta pasión vivía la realidad. Me preguntaba por qué este cambio después de 4 años de silencio. Un día le respondí: “Mamá, en la vigilia de san José fui a confesarme y el sacerdote me preguntó si quería ser un sacerdote misionero. Le dije que sí”. Salí de aquella confesión con un enorme deseo de que se realizara lo que había pedido a los 7 años.

Mi madre estaba muy asombrada pero en silencio aceptó mi respuesta. Mi padre trabajaba en Suiza y, para compartir con él lo que me estaba pasando, le escribí una carta.

Su respuesta fue para mi una grandísima sorpresa: “Hijo mío, me habría gustado que fueras un poco más mayor, también porque tu madre tiene tres niños muy pequeños y te necesitan. Pero si has decidido, haz lo que tu corazón desea”.

En seguida lo dije a mi madre: “Me voy”. Tomé una mochila con lo estrictamente necesario, bajé por la calle y cuando pasó un tractor le pedí que parara y que me llevara a la montaña donde estaban de vacaciones los seminaristas de los padres Canosianos.

Miré a mi madre que me observaba desde la ventana de la cocina llorando y le pregunté: “Mamá, ¿vendrás a verme?”. Y desde esa tarde del 28 de julio de 1958, no volví más a casa, salvo una vez al año, por un breve descanso de verano.

Una obra grande y bella

Ciertamente en ese momento no podía imaginar el bien y el mal que habría vivido en los muchos años que siguieron. Eran los Setenta y la borrachera de ideología había arruinado muchos cerebros, incluyendo el mío. Hasta que encontré a dos Giussani.

Lo que me asombra pensando en esos años es la manera en que Dios, tomando mi mano, me mostró su preferencia. Muchas veces se me reveló esta preferencia inexorable, también cuando, como cualquier hombre, pecaba. Cada vez que intentaba huir de Su presencia me volvía a chocar contra Él.

Fuera donde fuera, el misterio se manifestaba, también a través del sufrimiento físico, mental y moral. Nunca me detuve en este camino, incluso cuando la rebelión era fuerte y no soportaba hacer sido elegido por Él. Después de muchos años me rendí, reconociendo plenamente su infinita misericordia.

Una figura bíblica que aprendí que aprendí a amar en esos años es la de Job. Mi vida se parece a la suya. Es verdad que, cuando Dios elige, tu libertad la educa de mil maneras. Hoy está claro que la preferencia que Dios tenía por mi era una gran tarea: ser signo concreto en el mundo de su misericordia.

Viendo las obras buenas que Jesús, a través del abrazo de don Giussani, ha hecho en este lugar del fin del mundo, no puedo no conmoverme. Dios elige de verdad a los más ignorantes para realizar sus proyectos.

Si esto no fuera verdad, ¿cómo sería posible que un pobrecillo pudiera hacer una obra tan grande y bella? Todos los días al visitarla  percibo mi pequeñez y la grandeza de la misericordia divina, y estoy convencido de que sin todo lo que he sufrido, estas obras podrían no existir.

He querido retomar este dialogo con vosotros sobre todo para dar a los deprimidos y a los que sufren como Jesús en la cruz una ayuda para mirar continuamente su rostro tierno y sufriente.

Ayudémonos a no olvidar nunca que Dios nos ha elegido para la eternidad. Sin esta postura todo es un infierno y la vida es desesperación. Que bonito recordar cada día lo que dice la Escritura: “Todo lo puedo en aquel que me da fuerzas” y que me ha elegido para la eternidad.

paldo.trento@gmail.com

Fuente: Il ritorno di padre Aldo. Guardiamo il volto di Cristo | Tempi.it

Tags:
discapacidadparaguay
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
7
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.