Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 30 noviembre |
San Andrés
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Conoces tu lado oscuro?

Public domain

Carlos Padilla Esteban - publicado el 11/07/15

Cuando se deja entrar a Dios en el subconsciente se iluminan las sombras y salen a relucir las oscuridades

Es difícil nadar contracorriente, ser fiel a lo original sin perder la identidad en la masa. Dice el Padre José Kentenich: “Cuántas iniciativas se malogran porque la presión de la masa es demasiado fuerte y uno tiene muy poca audacia. Porque hace falta coraje para nadar contra la corriente. Luchar por la verdadera libertad”[1].

Jesús me quiere como soy. Con lo que siento y sufro. Quiere que sea yo mismo, sin renunciar a lo más propio de mi alma.

Quiere educar mi corazón para que llegue a aceptar con paz mis tentaciones y esos sentimientos que me sorprenden. Sentimientos a veces injustos o que me hacen mal. Pero tengo que reconocerlos y entregarlos.

Ojalá el Señor los cambie por los suyos. Ojalá me haga de nuevo, limpie mi alma y me devuelva la mirada pura de aquellos ojos de ayer.

Dios tiene que entrar allí, en lo más hondo de mi alma. En lo que amo y en lo que sufro. En lo que odio con vergüenza. En lo que me hiere y me cuesta perdonar. En mis rencores enquistados. En mis complejos que me ponen a la defensiva. En aquello de lo que me arrepiento y en aquello que pese a todo volvería a hacer de nuevo. En esa caja negra que va grabando la parte de mi vida que percibo y no controlo.

Va metiendo en mi alma tantas cosas que no veo al pasar, cosas que a veces no comprendo o no veo con objetividad. Cosas que luego me pesan y marcan mis reacciones y sentimientos más constantes.

Allí quiero que entre Jesús, en lo más hondo, en lo más verdadero. Quiero que lo llene todo con su luz. Quiero dejarle entrar. Hacerlo es una prueba importante. Porque se iluminan las sombras y salen a relucir mis oscuridades.

Decía el Padre José Kentenich: “Si los sentimientos no se purifican, si no los doblego hasta el extremo, nunca poseeré el equilibrio necesario para ser objetivo[2].

Un poco objetivo sí, pero totalmente objetivos, nunca lo seremos. Siempre miraremos la vida con el color de nuestra alma. Y percibiremos la vida desde nuestras heridas. Porque en ellas me encuentro con mi pobreza y mi riqueza.

Y desde allí miro la vida, la juzgo y la interpreto. Con lo que detesto y lo que amo. Con lo que sufro y deseo. Con mi yo más verdadero. Pero sí es bueno pensar que no puedo dejar llevarme continuamente por lo que siento. Tengo que aprender a tomar algo de distancia para observar la vida y juzgarla desde Dios. Aceptar lo que siento.

Decidir con mi corazón herido. Y con ello, dejarme la vida por los caminos. Entregándolo todo. Sin escatimar nada.


[1] J. Kentenich, 1946

[2] J. Kentenich,
Hacia la cima
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.