Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

​Papa Francisco en Paraguay: No a los secuestros por el ejército

Patricia Navas - publicado el 11/07/15

Lecciones de política y economía en su encuentro con representantes de la sociedad civil en Asunción

Cuando el Papa Francisco entraba en el estadio León Condou del colegio San José de Asunción donde iba a encontrarse con representantes de la sociedad civil paraguaya, este sábado 11 de julio, alguien le dijo que una persona estaba secuestrada por el ejército y le pidió que hiciera algo, reveló él mismo en su discurso.

Francisco no entendió bien el apellido que le dijeron, pero quiso responder a esta petición, como a muchas otras que le están haciendo en este viaje por Latinoamérica que mañana llega a su fin.

Así que ya en la parte final de su alocución, se lanzó, suscitando aplausos: “Yo no digo si es verdad, si no es verdad, si es justo o no es justo, pero uno de los métodos que tenían las ideologías dictatoriales del siglo pasado era apartar a la gente, o con el exilio o con la prisión, o en el caso de los campos de exterminio nazis o estalinistas, la apartaban con la muerte”.

El Papa continuó afirmando que para que haya una verdadera cultura política y del bien común es necesario que haya “juicios claros, juicios nítidos”.

“No sé si acá existe o no, lo digo con todo respeto”, dijo, y algunas personas gritaban espontáneamente desde el público el nombre "¡Edelio!", en posible referencia al policía Edelio Morínigo secuestrado hace un año por el grupo criminal "Ejército del Pueblo Paraguayo".

“Hay un método que no da libertad a las personas para elegir el modo de construir en la sociedad”, advirtió el Papa: “La corrupción es la polilla, la gangrena de un pueblo”.

"Ningún político puede cumplir su rol si está chantajeado, eso que se da en todos los pueblos del mundo -añadió-. Si un pueblo quiere mantener su dignidad tiene que desterrarlo, estoy hablando de algo universal".

Sus palabras fueron muy celebradas, a pesar de que en la confusión del momento, el Papa Francisco confundió la naturaleza del secuestro de Edelio Morínigo, quien lleva más de un año cautivo del grupo criminal autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), y no de las fuerzas armadas del Paraguay. 

Fue un paréntesis en un discurso con el que Francisco respondió a las preguntas formuladas en diversas lenguas por cinco representantes de la sociedad, e invitó a dialogar sin ignorar el conflicto, a una economía con rostro humano, a acercarse al pobre como a un igual, a poner la cultura popular al mismo nivel que la ilustrada. 

Un tsunami de alegría

El Papa fue recibido con una variada música interpretada con instrumentos realizados con material reciclado (uno de ellos, un violín, fue el obsequio de una niña al Papa al final del encuentro).

“Gracias por traernos este tsunami de alegría, le dijo el secretario de la conferencia episcopal del Paraguay, monseñor Adalberto Martínez Flores en su discurso de bienvenida.

A continuación, los presentes elevaron una oración seguida de una melodía de guitarra, y después un grupo de jóvenes bailarines representaron una danza de alabanza a Dios cuyo protagonista era san Francisco de Asís.

En su discurso, el Papa Francisco volvió a alabar al pueblo paraguayo y su lucha por el bien de la patria.

Palabras solas no sirven

Respondiendo a un joven preocupado por hacer que la sociedad sea un ámbito de fraternidad, de justicia, de paz y dignidad para todos, el Papa constató que “la verdadera felicidad pasa por la lucha de un mundo más fraterno”

“Qué bueno que ustedes jóvenes, vean que felicidad y placer no son sinónimos”, exclamó, animándoles a “jugársela por algo, a jugársela por alguien, esa es la vocación de la juventud”.

También invitó a los jóvenes a escuchar a los ancianos: “Busquen charlar, aprovechen a escuchar la vida, las historias, los cuentos de sus mayores, de sus abuelos
, que hay sabiduría ahí”.

“Pierdan mucho tiempo en escuchar todo lo bueno que tienen para enseñarles –insistió-. Ellos son los custodios de ese patrimonio espiritual de fe y valores que definen a un pueblo y alumbran su camino”.

También habló de la necesidad de concretar los ideales, confesando que a veces a mí me da un poquito de alergia, o para no decirlo así en términos tan finos, un poquito de moquillo, el escuchar discursos grandilocuentes con todas estas palabras y cuando uno conoce la persona que habla dice: qué mentiroso que sos”.

“Palabras solas no sirven –añadió-: si vos decís una palabra, comprometete con esa palabra, amasala día a día, sacrificate por eso, comprometete”.

Diálogo
En respuesta a una pregunta sobre el diálogo como medio para forjar un proyecto de nación que incluya a todos, Francisco reconoció que el diálogo no es fácil y que puede convertirse en un teatro cuando no se dice realmente lo que se piensa y no hay compromiso de escuchar y conversar.

Para que haya diálogo es necesaria una base fundamental: una identidad”, señaló, y la identidad en un país, dijo en referencia al diálogo social, es el amor a la patria: “La patria primero, después mi negocio”, pidió.

También dijo que el diálogo presupone y exige la cultura del encuentro, que sabe reconocer que la diversidad no sólo es buena: es necesaria. “La uniformidad nos anula, nos hace autómatas –advirtió-. La riqueza de la vida está en la diversidad”.

Y añadió que “dialogar no es negociar”, procurar sacar “la propia tajada”, sino buscar el bien común para todos, discutir juntos, pensar una mejor solución para todos”, sin “temer ni ignorar el conflicto”, sino asumiéndolo.

Incluir a los pobres

Otra de las preguntas se refirió a acoger el clamor de los pobres para construir una sociedad más inclusiva. En su respuesta, Francisco pidió “no excluir a nadie, pero no autoexcluirse porque todos necesitamos de todos”.

Un aspecto fundamental para promover a los pobres está en el modo en que los vemos” -enseñó-. No sirve una mirada ideológica, que los termina utilizándolos al servicio de otros intereses políticos o personales”.

Y añadió que una valoración real de los pobres “exige estar dispuestos a aprender de ellos: los pobres tienen mucho que enseñarnos en humanidad, en bondad, en sacrificio, en solidaridad”.

También pidió: “No cedan a un modelo económico idolátrico que necesita sacrificar vidas humanas en el altar del dinero y de la rentabilidad”. “En la economía, en la empresa, en la política lo primero es la persona y el habitat en donde vive”, añadió.

Cultura ilustrada y popular

El Papa Francisco también destacó, en repuesta a otra pregunta, que la cultura popular tiene el mismo valor que la ilustrada. “No es cultura sólo haber estudiado gozar de un concierto o leer un libro interesante sino también mil cosas: el tejido de ñandutí, es cultura nacida del pueblo”.

Para finalizar, un coro de jóvenes le dirigió una canción y una mujer indígena le entregó un libro de su cultura, y Francisco pidió que cada uno se aplique a sí mismo las palabras del Papa y rechace el pensamiento de pensar que sus palabras las dijo por otro.

Tags:
papa franciscoparaguay
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.