Aleteia

Padre Damián: Tengo miedo a ser «el cura friki»

screen capture
Comparte

Un sacerdote español se presenta a un concurso musical y «arma lío»

Aleteia ha podido entrevistar a uno de los sacerdotes más mediáticos del momento, el Padre Damián. Siguiendo la estela de Sor Cristina, Damián, como le gusta que le llamen, decidió junto con su comunidad, presentarse a La Voz España, no con intención de transmitir la Palabra de Dios de forma explícita sino más bien como respuesta a la "revolución del amor" que el Papa Francisco propone a la Iglesia.
 
La Voz es un concurso musical del género talent show, producido por Boomerang TV, que consiste en elegir entre un grupo de concursantes, a aquellos que destaquen por su voz, sin que su imagen afecte a la decisión del jurado. De hecho, la primera fase del programa se llama audiciones a ciegas en donde los primeros candidatos cantan de espaldas al jurado, también llamado coaches vocales, que en esta tercera edición han sido Alejandro Sanz, Laura Pausini, Malú y Antonio Orozco.
 
Presentado por Jesús Vázquez y Tania Llasera, el objetivo del programa es solo uno: encontrar la mejor voz del panorama nacional. Tras la audiciones a ciegas, los coaches conforman sus equipos y los hacen batirse en duelo en la segunda fase, que son las batallas y de ahí se van eliminando hasta llegar a la final, en donde quedará un solo concursante.
           
Sor Cristina se presentó en Italia y ha sido un fenómeno mundial comentado incluso por famosos como Alicia Keys o Whoopie Goldberg (Sister Act). El Padre Damián lo ha hecho en España, y aunque no haya ganado, ha tenido suficiente presencia en televisión como para generar un debate en torno a él, en donde hay voces de aprobación y de duda.
 
Tanto el fenómeno Sor Cristina como el del Padre Damián han despertado opiniones encontradas que cuestionan desde lo inapropiado de exhibirse así públicamente, siendo ambos religiosos, hasta la utilización de una imagen tan poderosa como la que representan con objetivos comerciales o mercantilistas.
 
A lo largo de más de una hora tuvimos la ocasión de preguntarle por todo eso y por lo que significa para él, siendo sacerdote y misionero redentorista, esta nueva etapa.
 
Permíteme comenzar haciendo alusión a una cosa que dices haber aprendido de tu familia: el ir a la raíz de las cosas. Esta entrevista pretende llegar a la raíz de lo que podríamos llamar el “fenómeno del Padre Damián” y no quedarnos solo en la superficie. Por un lado hablaremos del personaje/cantante “Padre Damián” pero queremos hablar también con el sacerdote y, por supuesto, con la persona que hay detrás. Pero antes de empezar, ¿cómo prefieres que te llamen: Damián o Padre Damián?
 
Pues mira, yo siempre he pensado que a Jesús lo llamaban “Jesús” y que de hecho, en algún momento en el Evangelio dice a sus discípulos que no lo llamen maestro y que a nadie llamen Padre en la tierra. No me importa que me llamen padre, porque sé que la gente lo hace con cariño pero, si es posible, prefiero que me llamen Damián. Es el nombre con el que Dios me llama también y con el que cuando rezo sé que Dios me está hablando.
 
Y si hablamos del mercado musical, en tu primer disco, ¿no te presentarías como Padre Damián sino como Damián?
 
Bueno, habría que pensarlo. A lo mejor como título de disco es más interesante poner Padre Damián porque la gente de cara al público me ha conocido así. Y también quizás por resaltar mi perfil que soy sacerdote y para la gente sigue siendo entrañable la palabra “padre”.
 
Entendido. Vamos a empezar la entrevista con una entrada de tu cuenta de twitter con intención de que tanto nosotros como los que luego nos puedan leer tengan ocasión de disfrutarla con la profundidad que indicas ahí… Te la leo y justo después te hago la pregunta:
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.