Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 05 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Papa Francisco: ¡Basta de descartes!: Tomar, bendecir y entregar

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 09/07/15

Misa de apertura del V Congreso Eucarístico Nacional Boliviano en Santa Cruz de la Sierra

“La riqueza más plena de una sociedad se mide en la vida de su gente, se mide en los ancianos que logran transmitir su sabiduría y la memoria de su pueblo a los más pequeños. Jesús nunca se saltea la dignidad de nadie, por más apariencia de no tener nada para aportar o compartir”, dijo el papa Francisco en su primera predicación en Bolivia, este jueves 9 de julio, en la plaza del Cristo Redentor en Santa Cruz de la Sierra.

«Pan partido para la vida del mundo»,  ha sido el tema de la homilía pronunciada por el Papa, que hunde su raíz en el pueblo que tiene delante y la promesa de Jesús de no abandonar a nadie: «No es necesario que nadie se vaya, basta de descartes, denles ustedes de comer», dijo.

Al pronunciar sus palabras tiene en mente los rostros de las mujeres bolivianas, que indicó llevan “sus motivos de alegría, sus esperanzas. Llevando la bendición de la tierra en los frutos. Llevando el trabajo realizado por sus manos. Manos que han labrado el presente y tejerán las ilusiones del mañana”.

El Pontífice ha propuesto tres gestos concretos para no descartar a nadie: Tomar, bendecir, y entregar.  “Jesús, por medio de estas tres acciones logra transformar una lógica del descarte, en una lógica de comunión, en una lógica de comunidad".

Una vida plena “necesita de los demás, del intercambio, del encuentro, de una solidaridad real que sea capaz de entrar en la lógica del tomar, bendecir y entregar; en la lógica del amor”.

En primer lugar, el Papa tuvo su primer pensamiento para el pueblo. “Hemos venido desde distintos lugares, regiones, poblados, para celebrar la presencia viva de Dios entre nosotros”, expresó ante cerca un millón y medio de asistentes en la plaza que ha sido escenario hace 54 años del primer Congreso Eucarístico.  

De hecho, se ha tratado de la misa de apertura del V Congreso Eucarístico Nacional Boliviano en Santa Cruz de la Sierra. Congreso que proseguirá en la ciudad de Tarija.

La Eucaristía, es el sacramento de la iglesia, objeto de reflexión del Congreso abierto por el papa, invitación de Jesús a sus discípulos de “compartir el vino y el pan” en su memoria como signo de comunión y hermandad.

El escenario de la predicación de papa Francisco ha sido el altar construido en recuerdo de la Misión jesuita de Concepción. Una evocación histórica de las misiones de la Compañía de Jesús en Bolivia.

Anestesiamos la memoria y nos olvidamos de la alegría

De esta manera, resaltó que en el camino hacía el amor incondicional (expresado en el sacrificio de Jesús en la cruz), se experimenta “el cansancio de este camino. No son pocas las veces que faltan las fuerzas para mantener viva la esperanza. Cuántas veces vivimos situaciones que pretenden anestesiarnos la memoria y así se debilita la esperanza y se van perdiendo los motivos de alegría”.

En este sentido, señaló que las personas sin memoria espiritual, se dejan ganar de “una tristeza que se vuelve individualista, que nos hace perder la memoria de pueblo amado, de pueblo elegido. Y esa pérdida nos disgrega, hace que nos cerremos a los demás, especialmente a los más pobres”.

Así el Papa insistió que “frente a tantas situaciones de hambre en el mundo podemos decir: «No nos dan los números, no nos cierran las cuentas». Es imposible enfrentar estas situaciones, entonces la desesperación termina ganándonos el corazón”.

Lógica del descarte

En cambio, instó a que no gane la “lógica que pretende dejar espacio a muy pocos, descartando a todos aquellos que no «producen», que no se los considera aptos o dignos porque aparentemente «no nos dan los números». Jesús una vez más vuelve a hablarnos y nos dice: No, no es necesario excluirnos, no es necesario que se vayan, denles ustedes de comer”.




Jesús nos sigue diciendo en esta plaza. Sí, basta de descartes, denles ustedes de comer. La mirada de Jesús no acepta una lógica, una mirada que siempre «corta el hilo» por el más débil, por el más necesitado. Tomando «la posta» Él mismo nos da el ejemplo, nos muestra el camino”, agregó.

Tres acciones para llegar al milagro de no descartar a nadie

Por ello, presentó tres actitudes que un cristiano está llamado a tener en mente para tomar el “camino del milagro”.

Toma.
“El punto de partida, es tomar muy en serio la vida de los suyos. Los mira a los ojos y en ellos conoce su vivir, su sentir. Ve en esas miradas lo que late y lo que ha dejado de latir en la memoria y en el corazón de su pueblo. Lo considera y lo valora. Valoriza todo lo bueno que pueden aportar, todo lo bueno desde donde se puede construir. Pero no habla de los objetos, o de los bienes culturales, o de las ideas; sino habla de las personas”.

Bendice.
“Jesús toma sobre sí, y bendice al Padre que está en los cielos. Sabe que estos dones son un regalo de Dios. Por eso, no los trata como «cualquier cosa» ya que toda esa vida, es fruto del amor misericordioso. Él lo reconoce. Va más allá de la simple apariencia, y en este gesto de bendecir, de alabar, pide a su Padre el don del Espíritu Santo. El bendecir tiene esa doble mirada, por un lado agradecer y por otro el poder transformar. Es reconocer que la vida, siempre es un don, un regalo que puesto en las manos de Dios, adquiere una fuerza de multiplicación. Nuestro Padre no nos quita nada, todo lo multiplica”.

Entrega.
“En Jesús, no existe un tomar que no sea una bendición, y no existe una bendición que no sea una entrega. La bendición siempre es misión, tiene un destino, compartir, el condividir de lo que se ha recibido, ya que sólo en la entrega, en el com-partir es cuando las personas encontramos la fuente de la alegría y la experiencia de la salvación. Una entrega que quiere reconstruir la memoria de pueblo Santo, de pueblo invitado, a ser y llevar la alegría de la salvación”.

Entretanto, explicó que en la Eucaristía, “las manos que Jesús levanta para bendecir al Dios del cielo son las mismas que distribuyen el pan a la multitud que tiene hambre”.

Por ende, explicó que el “Sacramento de comunión”,  es lo que nos hace salir del individualismo para vivir juntos el seguimiento y nos da la certeza de que lo que tenemos, lo que somos, si es tomado, bendecido y entregado, con el poder de Dios, con el poder de su amor, se convierte en pan de vida para los demás”.

¿Por qué la Iglesia celebra la eucaristía?

“La Iglesia celebra la eucaristía, es comunidad memoriosa. Por eso fiel al mandato del Señor, dice una y otra vez: «Hagan esto en memoria mía» (Lc 22,19) Actualiza generación tras generación, en los distintos rincones de nuestra tierra, el misterio del Pan de Vida”, explicó Francisco.

En este sacramento, el Papa señaló que “Jesús quiere que participemos de su vida y a través nuestro se vaya multiplicando en nuestra sociedad. No somos personas aisladas, separadas, sino el Pueblo de la memoria actualizada y siempre entregada”.

Tags:
boliviapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.