Aleteia

¿Los Movimientos del Potencial Humano son compatibles con la fe cristiana? (2)

© New 1lluminati
Comparte

Los MPH deben someterse al adecuado discernimiento a fin de precisar si se trata de simples “métodos”, o se transforman en «fines»

1. La vertiente psicotécnica y la ideológica de los MPH

Los Métodos del Potencial Humano (MPH) son como una cima elevada sobre dos vertientes. La psicotécnica consta de los ejercicios físicos, gimnásticos, respiratorios… perceptibles por los sentidos. Si se practican con regularidad pueden producir cierto bienestar fisiológico.

Evidentemente las respiraciones diafragmáticas o profundas ensanchan los pulmones y aumentan la capacidad de absorber más cantidad de oxígeno que, en un ambiente saneado, llevado por la sangre, contribuirá a vivificar y rejuvenecer los millones de células del organismo humano.

Además de la dimensión fisiológica, los MPH suelen promover la concentración de la mente, la atención, su vaciamiento de ideas perturbadoras e inútiles. Esta dimensión psicológica puede provocar el biensentirse, la serenidad interior, la confianza en uno mismo.

Los MPH deben someterse al adecuado discernimiento a fin de precisar si se trata de simples “métodos”, o sea, “caminos” (hodós en griego) en orden a llegar “más allá” (met/á, gr.) que sin ellos en el plano de la salud física y psíquica del individuo, así como en el desarrollo del potencial humano latente en cada uno. Dejan de ser “métodos”, “medios” si se convierten en “fines” o “Absolutos” capaces de absorber la vida y el destino del hombre. Entonces prevalece la vertiente ideológica y el MPH se transforma en secta de manera declarada o encubierta, o al menos se insertan en alguna de las religiones ya existentes, especialmente de las orientales (hinduismo, budismo, etc.,).

Lo mismo acaece si son técnicas de sanación con o sin base más o menos científica y si, además, se dejan manipular por “sanadores”, “curanderos”, que a veces se proclaman enviados por la divinidad con un grupo más o menos numeroso no de simples “clientes”, sino de “adeptos” y seguidores integrados o a punto de estarlo en una nueva secta o en una ya existente.

2. Los MPH y los perros de Paulov, manipulados por algunas sectas

El investigador ruso Ivan P. Paulov (1849-1936) ha dado su apellido a los perros de su experimento, que consistía en dar un trozo de carne a unos perros siempre que sonaba una campana. El estómago de los perros segregaba el jugo gástrico necesario para disolver y asimilar la carne. Repetido este experimento el número adecuado de veces, los perros segregaban jugo gástrico al oír el sonido de la campana, aunque no recibieran carne ningún otro alimento.

En los centros y comunas de algunas sectas se oyen por altavoces frases de sus libros sagrados o de los de su fundador con o sin música mientras hacen los ejercicios diarios de respiraciones profundas, movimientos rítmicos, etc. Esos –no las frases leídas o repetidas– son capaces de generar serenidad, paz y gozo interiores.

Transcurrido el tiempo adecuado, la lectura o recitación de los textos sagrados producirán las mismas vivencias, aunque no vaya acompañada de música, respiraciones diafragmáticas y movimientos rítmicos de brazos, etc. Luego atribuirán el biensentirse interior a la eficacia “mágica de los textos del fundador de la secta. No caen en la cuenta de que han sido sometidos al experimento de los reflejos de los perros de Paulov. A veces se consigue lo mismo o parecido mediante la reiteración de los mantras gracias a la autosugesión.

3. Los MPH, ¿anzuelos para captar adeptos?

MIVILUDES (1), órgano oficial del Estado francés, emitió un informe el 19 de mayo del 2009. En él se afirma que las sectas se aprovechan de ciertas terapias psicológicas y psicotecnias para captar adeptos en Francia, donde al menos “un tercio de los psicoterapeutas proceden de medios sectarios”. El incremento de la demanda de servicios psicoterapéuticos ha triplicado los movimientos del potencial humano, a veces verdaderas sectas. Hace quince años había censados menos de 200, ahora (año 2009) casi 600. Unos doce millones de franceses acuden a terapias psicológicas impartidas generalmente por MPH. En 2015 serán sin duda bastante más.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.