Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 11 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconActualidad
line break icon

De las villas argentinas al paraguay para ver al Papa Francisco

© ALFREDO CUMAR

Alver Metalli - Tierras de América - publicado el 09/07/15 - actualizado el 22/10/18

Los curas de las villas de Buenos Aires acompañan a sus parroquianos hasta el país vecino

A los millones de paraguayos dispuestos a concentrarse en los lugares que visitará el Papa argentino, se sumarán miles de argentinos que cruzarán la frontera en los próximos días. Un millón y medio, según las previsiones un tanto alarmistas de las autoridades migratorias del Paraguay.

Éstas se preparan para hacer frente a la avalancha de sus vecinos con cierto temor de que los instrumentos dispuestos para ordenar el histórico flujo no estén en condiciones de soportar la presión y terminen colapsando.

Entre los argentinos que viajan hay varios cientos de habitantes de las villas de Buenos Aires y sus alrededores, una denominación que puede provocar confusiones, porque tienen muy poco de villa y mucho de bidonville.

Gente humilde, pobre en muchos casos, acostumbrada a vivir “en el fondo de los barrios donde corto es el salario pero grande es el amor”, como canta Mario Cabrera, un genuino representante de esta gente, en “Me voy con los curas de la villa”.

Los curas de las villas, Totó, Charly, Eduardo, Pepe y otros muchos, encabezarán la migración de sus fieles hacia el Paraguay para esperar la llegada de Francisco. La relación con el padre Bergoglio no se interrumpió en estos dos últimos años: mails, cartas, llamadas telefónicas, mensajes a través de intermediarios y algunas visitas furtivas a Roma. Pero sus parroquianos no han visto a “su” Bergoglio desde el lejano marzo de 2013, cuando se fue de Buenos Aires con destino a Roma con su valijita en la mano, y no volvió más.

Qué significa el viaje para la gente pobre de la villa se puede observar aunque no es tan fácil de contar. Desde La Cárcova, en la periferia de Buenos Aires, partirán 120 personas el mediodía del miércoles 8 de julio para unirse a la caravana de tres colectivos de la Villa 21 y encaminarse todos juntos hacia el norte.

Recorrerán 1.200 kilómetros cruzando las provincias de Entre Ríos, Corriente y Misiones y después 300 kilómetros más hasta llegar a Asunción. Algunos dejan a cargo de un familiar a los hijos o nietos que no pueden llevar, por razones económicas o porque están separados del cónyuge y no cuentan con su consentimiento. Otros tienen lágrimas en los ojos porque no pueden perder ni siquiera un día de trabajo y hacen falta dos para llegar a Asunción y volver a Buenos Aires. Otros no tienen documentos y el tiempo no alcanzan para regularizar su situación.

Hace muchas semanas que están vendiendo billetes para sorteos por diez pesos -un dólar u 80 centavos de euro. La rifa, como se la llama en Argentina, sirve para juntar un poco de dinero para el viaje. Después dependerán de la generosidad de algún benefactor y de la solidaridad de las parroquias paraguayas, que abrieron las puertas de las familias para recibirlos.

El padre Pepe di Paola quiere que sea una verdadera peregrinación y ha hecho todo lo posible para que lo comprendan durante las reuniones para preparar el viaje. “Volveremos del Paraguay con la estatua de la Virgen de Caacupé, la patrona del Paraguay, para entronizarla en las dos parroquias de la villa donde hay más paraguayos”. Y mientras él está hablando al pueblo de la villa, el sol frío del invierno ilumina las casas y las construcciones precarias. Gonzalo murió anoche y hay que organizar el velorio.

En el barrio Independencia hubo una balacera pero todavía no dijeron nada en los informativos y nadie sabe quién estuvo involucrado. En la capilla de Luján ordenan los bancos para la misa porque hay siete bautismos. Los templos evangélicos diseminadas en la villa también abren sus puertas.

Los vendedores de droga al menudeo están ocupando su lugar fijo en la calle donde ofrecen la “merca”.

  • 1
  • 2
Tags:
argentinapapa franciscopobreza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
5
FATIMA
Philip Kosloski
Fotos rara vez vistas de los videntes de Fátima, Lucía, Jacinta y...
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
Obvious
Mamá, me tengo que ir
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.