Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 05 agosto |
La Virgen de las Nieves
home iconEspiritualidad
line break icon

Aquila y Priscila, el matrimonio santo que ayudó a san Pablo

PRISCILA

Public domain

Dolors Massot - publicado el 08/07/15

Hicieron de su casa una iglesia doméstica y aprovecharon sus cambios de domicilio para evangelizar en varias ciudades

Aquila y Priscila eran un matrimonio joven. Aquila era tejedor de tiendas de campaña. Procedía de la diáspora judía que había llegado a Roma por la Anatolia del Norte (actual Turquía). Su mujer era Priscila —abreviado, Prisca —, romana de nacimiento. Según una antigua tradición, era familiar del senador Caio Mario Pudente Corneliano, quien hospedaba a San Pedro en su casa en el Viminale. No hay testimonio escrito de ello, pero existen pinturas en las que vemos a san Pedro administrando el Bautismo a una joven llamada Prisca.

Exilio a Corinto

Por un decreto del emperador Tiberio Claudio César, que temía una revuelta de los judíos en Roma, el matrimonio de Aquila y Priscila se vio obligado a marcharse a Corinto, en Grecia. Esta ciudad era centro comercial, potente en púrpura y tejidos.

San Pablo había acudido a la ciudad para evangelizar, pero su discurso había pasado desapercibido entre personas acostumbradas a muchas novedades pero una vida superficial. Aquila y Priscila le dieron alojamiento en su casa. Pablo era también tejedor de tiendas, de modo que Aquila le ofreció la posibilidad de trabajar con él en su taller.

En el año 52, San Pablo dejó Corinto y viajó junto con Aquila y Priscila a Éfeso, capital del Asia proconsular. También viajaron con ellos Silas y Timoteo. La travesía duró unos diez días.

Evangelizaron a Apolo

En Éfeso, el matrimonio escucha un día la predicación de Apolo, un hombre culto y que buscaba la verdad, en la sinagoga. Los Hechos de los Apóstoles narran que cuando el joven acabó de hablar, “le tomaron consigo y le expusieron con más exactitud el camino de Dios.”

Como resultado de aquel encuentro, Apolo pidió ser bautizado.

En el año 57 Aquila y Priscila regresaron a Roma. San Pablo, cuando escribe su epístola a los Romanos manda saludos para ellos, “mis colaboradores en Cristo Jesús, a quienes damos gracias no solo yo sino también todas las iglesias de los gentiles”. Y aporta un dato relevante: “Saludad -dice- a la iglesia que se reúne en su casa”, esto es, era una iglesia doméstica. Es posible que aquella casa estuviera situada donde hoy se encuentra la iglesia de santa Prisca y que cuenta con restos de dos edificios de los siglos I y II d.C.

En el año 67 Aquila y Priscila se encontraban en Éfeso. San Pablo les envía saludos en su Carta a Timoteo.

Reflexión

“Así conocemos el papel importantísimo que desempeñó esta pareja de esposos en el ámbito de la Iglesia primitiva:  acogían en su propia casa al grupo de los cristianos del lugar, cuando se reunían para escuchar la palabra de Dios y para celebrar la Eucaristía. Ese tipo de reunión es precisamente la que en griego se llama ekklesìa —en latín ecclesia, en italiano chiesa, en español iglesia—, que quiere decir convocación, asamblea, reunión.

Así pues, en la casa de Áquila y Priscila se reúne la Iglesia, la convocación de Cristo, que celebra allí los sagrados misterios. De este modo, podemos ver cómo nace la realidad de la Iglesia en las casas de los creyentes. (…)

Esta pareja demuestra, en particular, la importancia de la acción de los esposos cristianos. Cuando están sostenidos por la fe y por una intensa espiritualidad, su compromiso valiente por la Iglesia y en la Iglesia resulta natural. La comunión diaria de su vida se prolonga y en cierto sentido se sublima al asumir una responsabilidad común en favor del Cuerpo místico de Cristo, aunque sólo sea de una pequeña parte de este. Así sucedió en la primera generación y así seguirá sucediendo.

De su ejemplo podemos sacar otra lección importante:  toda casa puede transformarse en una pequeña iglesia. No sólo en el sentido de que en ella tiene que reinar el típico amor cristiano, hecho de altruismo y atención recíproca, sino más aún en el sentido de que toda la vida familiar, en virtud de la fe, está llamada a girar en torno al único señorío de Jesucristo.”

(Fragmento de la Audiencia general del papa Benedicto XVI el 7 de febrero de 2007)

Tags:
santoralsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Redacción de Aleteia
Explosión en Líbano: Encuentran el cuerpo de un joven agarrado a ...
3
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
4
Gaudium Press
10 enseñanzas del cura de Ars tras sus combates con el demonio
5
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
6
ST IGNATIUS,LOYOLA
Philip Kosloski
Aquí están las 8 reglas de san Ignacio para el discernimiento
7
Chiara Santomiero
¿Qué es el «Perdón de Asís»?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.