Aleteia

El problema griego para un cristiano como yo…

Comparte
Estos días, con todo este jaleo alrededor de Grecia, el referéndum y los socios europeos, he escuchado simplificaciones tan absurdas del problema que he tenido que hacer un esfuerzo por no empezar a romper platos contra el suelo, al más puro estilo heleno. Las cosas no son fáciles, nunca lo son, y menos con la escasa información de la que dispone un ciudadano de a pie. No es sencillo…

Ahora bien… tengo que dejar una cosa muy clara después de varios días de interiorizar la situación e intentar pasarla por el tamiz del discernimiento: no es fácil desde el punto de vista económico, no es fácil desde el punto de vista político, no es fácil desde el punto de vista social… pero desde el punto de vista evangélico… ¡desde el punto de vista evangélico el asunto está muy claro!

Jesús tal vez nos recordaría eso de que al César lo que es del César y a Dios lo que es Dios y se escabulliría entre las preguntas agobiantes de los que buscan su posicionamiento político o legislativo. Eso a Él le daría igual. Porque él sabría que su lugar está entre la gente y que la anciana sin pensión le necesita, y la familia sin ahorros también, y el parado que no sabe ya con qué cara plantarse ante sus hijos, también…

No es admisible que, como cristianos, no nos compadezcamos de las personas que sufren, sean cuales sean sus errores. No es cristiano mirar la realidad desde lejos y emitir juicios a golpe de titular de periódico. No es cristiano no permitir a las personas redimirse, rectificar, cambiar. No es cristiano golpear sin misericordia y tratar a las personas y a los pueblos como si fueran entelequias, ideas, ficción… No es cristiano argumentar en lugar de pararse en el camino a atender al hermano herido… No es cristiano no ser luz sino tiniebla; no ser esperanza sino condena; no ser puente sino muro, no ser mano tendida sino entrecejo fruncido…

Yo no tengo la solución al problema griego pero sí tengo la certeza de que Jesús de Nazaret, el Resucitado, se hace presente en medio del sufrimiento de la gente y les dice, una vez más, "no tengáis miedo".

@scasanovam


 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.