Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

El vuelo papal transcurrió entre bromas, rosarios y buen vino

ALBERTO PIZZOLI / AFP
 ALBERTO PIZZOLI / AFP
Comparte
Comenta

Francisco saludó, bromeó y hasta se tomó algunas selfies con los periodistas, cámaras y fotógrafos

La mayor expectativa de los periodistas seleccionados para integrar la comitiva que acompaña el vuelo de un Papa en cualquiera de sus giras es tener la oportunidad de un encuentro más cercano con el Sumo Pontífice. Y fiel a su fama de extrovertido y poco proclive a respetar protocolos, el Papa Francisco no defraudó. Jorge Bergoglio no se limitó a dar unas palabras de bienvenida a los 75 periodistas que le acompañan en su periplo por Ecuador, Bolivia y Paraguay; el hombre se tomó el tiempo necesario como para saludar a todos, uno por uno, personalmente.
 
No pasó media hora desde que el vuelo de Alitalia partiera del aeropuerto internacional Fiumicino, de Roma, cuando Bergoglio se hizo presente en el sector del Airbus A330 donde se apiñaban los reporteros. El Papa recorrió ambos corredores entre los asientos saludando e intercambiando palabras con los trabajadores de prensa.

Francisco saludó, bromeó y hasta se tomó algunas selfies con los periodistas, camarógrafos y fotógrafos, demostrando una vez más su excelente sentido del humor. Varios de los colegas les entregaron obsequios y cartas que los fieles de sus países les encomendaron hacer llegar a manos del Santo Padre.
 
Escoltando al jefe del Estado vaticano, su vocero, el padre Federico Lombardi, cargaba con rosarios, cruces y cartas que los periodistas iban presentado a Francisco, mientras, un poco más atrás Mateo Bruni, responsable de la logística y blanco permanente de las miradas de las féminas de la prensa, se encargaba de velar por la seguridad del líder religioso.
 
Elogio de la mujer paraguaya
 
Cuando saludó a la periodista del diario La Nación, Carolina Vanni, y esta se presentó como periodista paraguaya, Bergoglio le tomó de las manos y señaló con admiración "la gran mujer paraguaya", ratificando una vez más su profundo respeto por la particular importancia que han tenido las mujeres en la historia del Paraguay.
 
Bergoglio se tomó como cuarenta minutos para completar su particular bienvenida a la prensa que trabajará en los próximos días cubriendo su periplo por tres países latinoamericanos.
 
El avión papal
 
El Papa no tiene un avión propio. Se desplaza en un Airbus 330 de Alitalia acondicionado especialmente para trasladar al jefe de la Iglesia Católica y su séquito. Es una aeronave ligeramente más suntuosa que las comerciales y ofrece un servicio de clase ejecutiva.
 
El menú de abordo tiene ciertos toques de la gastronomía vaticana, como una entrada que incluye salamines de Sant  Angelo y un vino dulce "Papale Línea Oro", una delicia vitivinícola que hizo bastante más llevaderas las 13 horas del viaje de Roma a Ecuador. Por cierto, se trata de un vaso de vino para acompañar el almuerzo, no de un servicio permanente durante el vuelo.
 
Fuente: Caminos Religiosos. Artículo originalmente publicado por Valores Religiosos
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.