Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lectio Divina: Sábado de la XIII Semana del Tiempo Ordinario

© kevingamal
Comparte

Una guía para rezar con la Escritura

Invocamos al Espíritu Santo

Espíritu Santo llena de alegría y paz mi corazón y da sabiduría a mi mente para poder entender la Palabra de Dios. Amén

Evangelio según San Mateo 9,14-17.

Se acercaron a Jesús los discípulos de Juan y le dijeron: "¿Por qué tus discípulos no ayunan, como lo hacemos nosotros y los fariseos?". 
Jesús les respondió: "¿Acaso los amigos del esposo pueden estar tristes mientras el esposo está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán. 
Nadie usa un pedazo de género nuevo para remendar un vestido viejo, porque el pedazo añadido tira del vestido y la rotura se hace más grande. 
Tampoco se pone vino nuevo en odres viejos, porque los odres revientan, el vino se derrama y los odres se pierden. ¡No, el vino nuevo se pone en odres nuevos, y así ambos se conservan!". 

Palabra del Señor

1. Lectura, ¿Qué dice el texto?

Jesús les respondió: "¿Acaso los amigos del esposo pueden estar tristes mientras el esposo está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán. 

2. Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Este texto gira entorno al "ayuno", y lo entendemos como la abstinencia de algo para cumplir algún compromiso o promesa, en este caso, a Dios. Jesucristo les da esa respuesta porque el "Hijo de Dios" estaba con ellos, había alegría y el compromiso era en todo momento, no había motivo alguno, pero si les advierten, "Lo harán". ¿Mis ayunos son verdaderos compromisos con Dios o sólo lo hago por protocolo?, ¿Mis ayunos surgen desde mi corazón, desde mi voluntad?; ¿Cuando hago ayuno?, ¿Cuando siento la ausencia de Dios en mi vida o porque razón?

3. Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Señor, cuando tu estas en mi, cerca, presente en cada acción y en cada palabra que digo, no hay tristeza alguna; pero es cierto que en muchas veces me ciego y me encierro en mi mundo y me pierdo, pierdo esa unión contigo, me siento vacío, solo porque no estas, porque te he abandonado y siento entonces, que es necesario tomar el tiempo justo para ayunar y volver a ti, al camino que tu me has dado.

Amén

4. Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán. (R)

5. Acción, ¿A que me comprometo con Dios?

Revisemos como esta nuestra relación con el Señor, está entre y en nosotros, si no, que sea motivo de buscar el tiempo, el ayuno para re encontramos con él, si lo esta, digamos gracias y llenémonos de alegría
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.