Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lectio Divina: Martes XIII semana del tiempo ordinario

© weinstock
Comparte

Una guía para rezar con la Escritura

Invocamos al Espíritu Santo
 
Espíritu Santo, llena de alegría y paz mi corazón y da sabiduría a mi mente para poder entender la Palabra de Dios. Amén
 
Evangelio según San Mateo 8,23-27
 
Jesús subió a la barca y sus discípulos lo siguieron.

De pronto se desató en el mar una tormenta tan grande, que las olas cubrían la barca. Mientras tanto, Jesús dormía.
Acercándose a él, sus discípulos lo despertaron, diciéndole: "¡Sálvanos, Señor, nos hundimos!".

El les respondió: "¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?". Y levantándose, increpó al viento y al mar, y sobrevino una gran calma.

Los hombres se decían entonces, llenos de admiración: "¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?".
Palabra del Señor
 
1. Lectura, ¿Qué dice el texto?
 
"¡Sálvanos, Señor, nos hundimos!".
 
"¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?".
 
2. Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?
 
Si observamos la pregunta "¿quién dicen que soy?" y "¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?", son muy similares pero en escenarios distintos y naturalezas distintas, ayer se refería a las personas y hoy al ambiente que los rodea. Ante las personas y ante lo que nos rodea, ¿Soy capaz reconocer y agradecer al Señor? En mis momentos difíciles, de angustia y desesperación, ¿le pido al Señor la salvación?
 
3. Oración: ¿Qué le decimos a Dios?
 
Señor, nuestro mayor alegría es reconocerte ante las personas, y en los momentos malos y buenos, saber que Tú eres el único que siempre está a mi lado en cualquier circunstancia, y que puedo exclamar "Sálvame" y Tú estarás ahí para no permitir que me hunda, gracias por tu infinito y eterno amor.
Amén
 
4. Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?
 
"¡Sálvanos, Señor, nos hundimos!". (R)
 
5. Acción: ¿A que me comprometo con Dios?
 
Mantengamos en mente y en el corazón que ante las personas y cualquier circunstancia debemos reconocer y agradecer al Señor y siempre estar disponibles para pedirle la Salvación.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.