Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Fallece sacerdote a quien el Papa Francisco telefoneó

© Public Domain
Comparte

Salvatore Mellone, enfermo terminal, quería ser sacerdote aunque fuera solo un día

Falleció ayer 29 de junio Salvatore Mellone, ¿te acuerdas de él? Era el seminarista de Trani enfermo terminal que deseaba ser sacerdote aunque fuera sólo un día. Fue ordenado sacerdote tras la llamada telefónica del Papa Francisco.

El 16 de abril pasado, Salvatore, de 38 años, fue ordenado sacerdote por el arzobispo de Trani, monseñor Giovan Battista Pichierri, que decidió acortar el procedimiento. La ordenación se realizó en la casa del seminarista, que no se podía mover a causa de su salud.

Apenas fue ordenado, don Salvatore mantuvo su compromiso: bendecir al Papa Francisco. De hecho, el propio Francisco durante la llamada, le había dicho: “La primera bendición que des como sacerdote impártemela a mí”.

Salvatore, que había entrado al Seminario Regional de Molfetta en el 2011, se enfermó durante el segundo año, pero nunca pensó dejar sus estudios.

Más aún, manifestó al obispo su intención de concluir su camino vocacional con la ordenación presbiteral: “Incluso un solo día como presbítero sería para él la realización del proyecto de Dios en su persona”, se lee en una carta de monseñor Pichierri.

“Con el corazón profundamente conmovido y adolorido comunico que el seminarista Salvatore Mellone, de la Parroquia del SS. Crucifijo de Barletta, alumno del Seminario Regional de Molfetta, a causa de una grave enfermedad se encuentra en fase terminal”, proseguía el obispo.

“Salvatore me ha manifestado su vivo deseo de poder coronal su camino vocacional con la ordenación presbiteral; incluso un solo día como presbítero sería para él la realización del proyecto de Dios en su persona. Salvatore, incluso en la enfermedad, ha vivido intensamente su preparación al sacerdocio, por lo que considero oportuno, en el ejercicio de mis derechos y obligaciones como arzobispo, ordenarlo presbítero, para dar gloria a la Santísima Trinidad y para la edificación de nuestro presbítero y del pueblo de Dios”.

Monseñor Pichierri también aclaró el procedimiento que llevó a la ordenación acelerada: “He consultado previamente a la Congregación para el Clero que ha confirmado mi propósito de proceder a la ordenación presbiteral; incluso el rector del Seminario Regional de Molfetta dio su visto bueno al respecto; y los presbíteros diocesanos que he podido oír me consolaron con su beneplácito".

"Salvatore recibió los ministerios del Lectorado y del Acolitado el 14 de abril a las 16.00 hrs., el Orden Sacro del Diaconado al día siguiente y el 16 de abril el Presbiterado también a las 16.00 hrs., durante el curso de las celebraciones eucarísticas en su habitación”, explicó el obispo.

El arzobispo concluyó su carta con una invitación a “unirse a mi oración por don Salvatore, aceptando el misterioso designio de Dios, no siempre comprensible para nosotros”.

Don Salvatore tuvo la alegría de poder bautizar a una niña que fue llamada Jennifer, como la Venerable Genoveva de Foggia a la cual don Salvatore en los últimos días se encomendó, orando frente a la reliquia que le habían llevado para la ocasión.

El obispo quiso concluir el artículo con esta sonrisa. El mismo don Salvatore lo habría querido así: él, de hecho, muchas veces expresó el deseo de que sus funerales fueran vividos a la luz del Cristo resucitado y, por lo tanto, con cantos de esperanza y el color litúrgico blanco que invitan a la alegría, la fiesta y la vida.

Don Salvatore, ahora brilla frente a ti la luz del Rostro del Cristo. ¡Oramos por ti, ora tú por todos nosotros!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.