Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Argentina: El protocolo de abortos “pretende arrasar con la Constitución”

PD
Comparte

Si se aplicara, el niño por nacer seguiría con su derecho a heredar, pero no tendría derecho a nacer

El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Alfonso Delgado, dio a conocer su posición sobre el reciente protocolo para la realización de abortos no punibles difundido por el Ministerio de Salud de la Nación. El prelado consideró que esta resolución contradice disposiciones de mayor rango y viola la Constitución nacional. “Esto es muy grave”, sentenció.
 
Monseñor Delgado consideró que la aplicación de este “protocolo abortivo” atenta “contra los derechos humanos fundamentales que tanto cacareamos”.

Pesa a que el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, declaró que el aborto no estaba en la agenda, el prelado juzgó que el protocolo “es bien claro y pretende arrasar con la ley, la Constitución y los derechos humanos”.
 
Este protocolo atenta contra el primer derecho humano, el derecho a la vida. En este caso, se trata de la vida del ser más inocente e inerme: el niño por nacer, que ya tiene documento de identidad propio, su ADN. Si se aplicara, el niño por nacer seguiría con su derecho a heredar, pero no tendría derecho a nacer. Es un absurdo de consecuencias muy graves”, manifestó el arzobispo.
 
Para monseñor Delgado, el protocolo también viola el derecho humano fundamental a la objeción de conciencia de los profesionales de la salud. “Es otro derecho humano básico de cualquier persona frente a acciones que le quieran obligar a violar su conciencia y sus convicciones”, observó.
 
“Por si fuera poco –añadió-, en el caso de violaciones, el protocolo abre el camino para la "impunidad" del agresor, pero castiga con la muerte al inocente”.
 
“Este protocolo recuerda a otras matanzas y otros genocidios nefastos que comenzaron con un inocente "protocolo", violando todo tipo de derechos humanos y de leyes con crímenes de lesa humanidad. ¿Esto es digno de la Argentina? Es grotesco que un simple "manual de instrucciones" sanitario atente contra la ley, la Constitución y propugne la violación de los derechos humanos básicos”, fustigó el prelado.
 
En su declaración, el arzobispo subraya que no utiliza ningún razonamiento de tipo religioso, sino “el sentido común de un ciudadano común, no presionado por estas ideologías que, en el fondo, son ideologías mortíferas”, y recomendó leer la declaración de la Conferencia Episcopal, titulada “La vida, primer derecho humano”.
 
El arzobispo sanjuanino también puso el foco en las consecuencias físicas y psíquicas de las mujeres que han pasado por la experiencia traumática de un aborto: “¡Los sicólogos entienden lo difícil que es curar el profundo dolor del alma de estas personas cuando llegan a tomar conciencia de lo que han hecho contra la vida de un ser humano!”.
 
“La misericordia de Dios es más grande que todos los pecados. Pero a pesar de un sincero arrepentimiento moral y del perdón de Dios, ¡qué honda es la herida que queda en la persona, y qué difícil su curación! Dios perdona siempre; los hombres, a veces; pero la naturaleza, nunca”, añadió el prelado.
 
Monseñor Delgado también expresó: “Si alguien ha realizado o participado en la muerte de un niño por nacer, les pido que no pierdan la esperanza de la misericordia de Dios. El camino es el encuentro con la verdad y el perdón de Dios, y convertir esa herida en ayuda eficaz para que otros niños amenazados puedan llegar a vivir, transmitiendo la experiencia dolorosa a otras mujeres y trabajando por la vida de los más vulnerables”
 
Artículo originalmente publicado por AICA
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.