Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 16 septiembre |
San Cornelio y san Cipriano
home iconEspiritualidad
line break icon

Lectio Divina: Domingo XIII semana del tiempo ordinario

© Henri Bergius

Fundación Ramón Pané - publicado el 28/06/15


Dos relatos, dos mujeres, y un tema central: la Fe. En ambas Jesús pasa por sus vidas, y ellas se dejan tocar por Él: en una, la hemorragia deja de existir, y en la otra recobra la vida. Regresa la esperanza a sus vidas, como una consecuencia inmediata de la Fe. Este es el poder de Jesús que no tiene límites, capaz de transformar desde las pequeñas cosas, hasta dar vida donde solo hay muerte.

Reconstruimos el texto:

    ¿En qué se transportaba Jesús, según el inicio del relato?
    ¿Quién era Jairo, y que hace al ver a Jesús? ¿Qué le pide?
    Había entre la multitud una mujer que sufría ¿Qué le ocurría?
    ¿Qué pensaba que le ocurriría si tocaba el manto de Jesús?
    ¿Qué ocurrió al tocarlo?
    ¿Siente algo Jesús, al ser tocado? ¿Qué le pregunta a la multitud? ¿Qué les responden?
    ¿Qué le dice Jesús a la mujer luego de arrojarse a sus pies?
    ¿Al ser notificado Jairo sobre la muerte de su hija, que palabras le dijo Jesús?
    ¿Cuáles eran los discípulos que lo acompañaban?
    ¿Cómo recibieron la presencia, y palabras de Jesús la multitud que estaba en la casa de la niña?
    ¿Al tomar la mano de la niña, que palabras les dirigió Jesús? ¿Qué ocurrió?

2.- MEDITACIÓN: ¿Qué me o nos dice Dios  en el texto?

Hagámonos unas preguntas para profundizar más en esta Palabra de Salvación:

    ¿Alguna vez el Señor se cruzó en mí vida, y cambió mi existencia? ¿Cómo lo recuerdo? ¿Están mis ojos atentos para reconocer su presencia en todo lugar y momento, o estoy “entretenido en otras cuestiones que me pueden dejar pasarlo de largo?
    ¿Al entrar en su presencia, soy como Jairo o como la mujer hemorroísa que se postran a los pies del Señor? ¿Le encomiendo mi dolor, mi problema, eso que me tiene preocupado, para dejárselo en sus manos, para que de este modo sea transformado?
    ¿En qué o quién tengo puesta mi esperanza? ¿Tengo puesta mi esperanza en el Señor? ¿Entiendo que la esperanza en Jesús no defrauda?
    ¿Me atrevo a salir al encuentro del Señor, para tocar su manto, y ser encontrado por Él? ¿Estoy dispuesto a tocar el “manto” de su Palabra, y de su Vida, para hacerlas propias en mí?
    ¿Soy como la hemorroísa que a pesar de ser considerada impura, se dirigió de todos modos al Señor, dejando de lado los prejuicios y condicionamientos? ¿O por considerarme pecador concibo que eso me frena a acercarme? ¿Entiendo que el Señor me espera y ama siempre, más allá de mis condiciones y debilidades?
    ¿Comprendo que la Fe es un gran regalo de Dios en mí vida? ¿Imagino como sería esta sin Fe? ¿Le pido al Señor la fortaleza para creer, y aumentar mi fe?

3.- ORACIÓN: ¿Qué le digo o decimos a Dios?

Orar, es responderle al Señor que nos habla primero. Estamos queriendo escuchar su Palabra Salvadora. Esta Palabra es muy distinta a lo que el mundo nos ofrece y es el momento de decirle algo al Señor.

Señor, danos una fe viva, esa fe
de la que tu dijiste que era capaz
de mover montañas….

Danos esa fe viva que nos haga
contemplarte en todas las cosas,
y a todas las cosas verlas también
en ti.

Danos esa fe que infundiste a
los apóstoles, que nos haga capaces
de desafiar todos los elementos que
se opongan a la realización de tu
voluntad y de tu gloria.

Danos aquella confianza que hacía
exclamar a tu apóstol Pablo:
” sé en quién he confiado”

y así fuertes en la fe permítenos
seguir adelante hasta que rindamos
la jornada, y nos presentemos delante
de ti para recibir la recompensa,
aquella recompensa que tú tienes
preparada para tus siervos que quisieron
servirte en las cosas pequeñas.

Danos también una fe muy grande que nos
permita penetrar muy profundamente en

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
Tags:
biblia

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Arthur Herlin
Una biblia hallada en un infierno
2
Claudio de Castro
La oración que rezo después de comulgar
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Este vuelo tiene algo de despedida…»
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.