Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un niño triste ¿no conmueve a los corazones de los seres humanos?

Syrian refugees © Thomas Koch / Shutterstock.com
<a href="http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=239609593&src=id" target="_blank" />Syrian refugees</a> © Thomas Koch / Shutterstock.com
Comparte

64 millones de niños están tristes, y morirán, por causas que tienen solución. Son la falta de alimentos, de vacunas, de salubridad, de las migraciones obligadas a causa de la guerra y de las persecuciones, del odio

Según Unicef, 65 millones de niños menores de cinco años podrían morir en los próximos 15 años, por causas que son evitables. Cifra escalofriante. ¡Casi cuatro millones de niños al año! ¿Cómo parar eso?

¡Qué doloroso es ver las caras de niños tristes! ¿Cuánto cuesta una sonrisa de un niño? ¿Alguien se puede imaginar una cara de un niño triste, hoy, mañana, pasado y siempre? Un niño triste ha dejado de ser niño, porque le faltan alimentos, las medicinas elementales, la higiene mínima, una familia… Y las madres sufren con los niños: no pueden dar a sus hijos lo mínimo que necesitan, y por eso los niños están tristes.

¿Cuánto vale la sonrisa de un niño? Muchas madres y padres esperan un día la sonrisa del niño, la sonrisa que ensancha el corazón de ternura, de afecto, de amor. Nada contagia más que la sonrisa de un niño. Su sonrisa es la nuestra y nos quita de la cabeza preocupaciones,  estrés y malos humores.

Para aquellos niños que les espera la muerte, no sonríen, nunca faltará la esperanza de un mañana mejor, pero por el momento esos niños, millones de niños en el mundo, están tristes, por la miopía de quienes, pudiendo, apagan la sonrisa de estos niños. Hay una ecología, como acaba de recordar el papa Francisco en su encíclica “Laudato si’”, que exige cuidar que los hombres no sufran por su pobreza y su miseria, que la riqueza esté mejor repartida, que haya menos egoísmo y más altruismo, que haya más amor y menos indiferencia. El hombre es también parte de la Tierra, parte de la ecología.

Un niño triste ¿no conmueve a los corazones de los humanos? Cierto que hay corazones helados que se llenan indiferencia ante el dolor ajeno, ¡cuesta tanto entender que un corazón no se ablande ante el llanto o la mirada triste de un niño!

Y 64 millones de niños están tristes, y morirán, por causas que tienen solución. Son la falta de alimentos, de vacunas, de salubridad, de las migraciones obligadas a causa de la guerra y de las persecuciones, del odio. Y también por la falta de un mejor reparto de los bienes de la Tierra, por la falta de un sentimiento y una voluntad de justicia, que nace de la caridad y de la misericordia.

A estos niños tristes no les puede faltar la esperanza de quienes les aman, de quienes tienen la esperanza de una vida mejor, la luz está al final del túnel y brillará cuando el hombre cuide del hombre, cuando el hombre cuide la Tierra, cuando cuide el equilibrio ecológico, cuando el hombre deje de destruir al hombre el primer bien de la ecología, de la Creación que hizo Dios.

¡No más niños tristes! ¡Que sonrían los niños de todo el mundo! ¡Que su sonrisa alegre los corazones del hombre moderno, para que no se oponga a la vida! La sonrisa de los niños es la sonrisa de las madres y de los padres, de los abuelos, de los hombres todos, de Dios.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.