Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Conoces la historia de la «Gianna Beretta» argentina?

public domain

Radio Maria - publicado el 25/06/15

María Cecilia de Perrín, camino a los altares

María Cecilia Perrín de Buide es conocida, porque poco tiempo después de estar casada con Luis, quedó embarazada, y a los pocos meses le detectaron cáncer. Aunque los médicos fueron claros: “Hay que hacer un aborto terapéutico”, Ceci también lo tenía claro: ofrecería su vida por la de su hija María Agustina. Se puso en manos de Dios. Su hija nació en julio del 1984 en Buenos Aires, y ocho meses después Cecilia murió. Hoy está en proceso de canonización.

En diálogo con su esposo Luis Buide, él relata cómo la conoció a Cecilia, dice que “desde el principio fue ella la que me hizo acercarme a la iglesia”, “no era muy practicante en ese momento, pero me acerqué no porque me forzara la relación que tenía con ella, sino porque ella tenía el don de transmitir lo que sentía y vivía, su experiencia con Dios, que realmente contagiaba”, recuerda.

Así fue creciendo y madurando su noviazgo, esto lo llevó a emprender un compromiso serio, relata Luis. Agrega que era sorprendente la profunda fe que tenía y la forma tan natural de vivir su amor al al prójimo.

 La familia de Cecilia: en el centro hablando su mamá, detrás de ella el esposo y en la esquina sentada , Agustina

Cecilia queda embarazada

Al poco tiempo de quedar embarazada, a su esposa le detectan un cáncer irreversible, para él fue un baldazo de agua fría, se puso muy mal, pero cuenta que “Cecilia lo tomó con naturalidad, ella tenía tanta fuerza interior que me fortalecía con sus palabras permanentes”.

Con admiración Luis recuerda los momentos de dolor vividos como matrimonio, y dice que “el contraste, el dolor físico que padecía y por el otro lado, transmitiendo un amor permanente, que en este caso era yo el que lo estaba experimentando, esto me permitió fortalecerme y estar a la par, tratando de apoyarla y seguir adelante de la mejor manera”.

“Ella estaba convencida de que era un pedido de Dios, en todo momento mostró una fortaleza, que sólo podía venir de Dios”.

“En un momento se planteó la posibilidad de un aborto terapeútico, ante lo que fue automático y tajante su negativa, fue un no rotundo, priorizando antes que su vida la de su propia hija”.

Yo te digo francamente y lo confieso “en algún momento de este camino de la enfermedad, me puse mal con Dios mismo”.

¿Cómo continuó tu vida después de esto?

“Un día a la mañana estábamos charlando, y me dice “independientemente como siga mi enfermedad, si yo parto hacia la casa de Dios, deseo que consigas otra persona para que esté al lado tuyo, para vos y para Agustina”.

“Si la decisión es que parta, yo quiero que prontamente vuelvas a formar otra familia”.

“Yo conocí a Mónica, mi señora actual, con la que tengo cuatro hijos más, y Cecilia nos sigue cuidando, yo lo siento, todos los sentimos”.

“Mi señora Mónica siente la familia de Ceci como familia propia, compartimos fines de año, estamos en contacto permanente entre todos”.

Dios me dio la posibilidad de ser padre de cinco hijos, de tener la responsabilidad, y también contar con la gracia de sentir a Cecilia constantemente entre nosotros.

Una de sus últimas palabras recuerda Luis fueron “Yo partiré pero quiero que me recuerden como he vivido toda la vida”. Estaba en ella el espíritu focolarino, por eso el traslado de sus restos a la Mariápolis en la localidad de O´Higgins, provincia de Buenos Aires, lugar que ella consideraba especial por el amor que allí se experimentaba.

“Se puede vivir la vida viviendo profundamente lo que Dios nos pide”. María Cecilia Perrín

El 10 de noviembre de 2005 la Santa Sede declaró a Perrín de Buide Sierva de Dios, dando así el consentimiento para que se inicie su causa de beatificación y canonización. Su proceso de beatificación se inició en febrero de 2007.

Su fama de santidad, su heroicidad en la entrega, su ejemplo de vida cristiana y muchas gracias que fueron escuchadas y concedidas, han hecho que se inicie su causa de canonización.

 “Tus caminos son una locura, rompen mi humanidad; pero son los únicos que quiero recorrer…”

Artículo originalmente publicado por Radio María

Tags:
argentinatestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.