¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

¿Qué sentido tiene imponer las manos? ¿Cómo se hace?

Iglesia en Valladolid-cc
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Jesús empleó la imposición de manos como signo de misericordia, perdón y salvación

Unas manos que se extienden sobre la cabeza de una persona o sobre una cosa, a ser posible con contacto físico, es el gesto litúrgico más común en la administración de los sacramentos, el más rico en significado y, por tanto, más expresivo.

No es de extrañar que este signo haya sido valorado y usado por Jesús y que su deseo fuera que se mantuviera en el tiempo: “Y estas señales seguirán a los que creen: (…) impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien” (Marcos 16, 17-18). De manera que esta posibilidad está al alcance de todo aquel que crea.

Este texto no dice que estas señales acompañen sólo a aquellos designados como apóstoles, pues en Hch. 9,17 vemos que Ananías, un fiel corriente con una función eclesial que hoy podríamos comparar con la función de catequista, fue conducido por el Espíritu Santo para imponer sus manos sobre Saulo para que pudiera recuperarse de la ceguera y quedara lleno del mismo Espíritu.

Este rito es muy antiguo y ha tenido tanto un uso profano como un uso sagrado.

En la Biblia podemos ver que la imposición de manos se hizo para impartir bendición y autoridad, sobre todo en el Antiguo Testamento; e impartir salud y conferir el Espíritu Santo, sobre todo en el Nuevo Testamento.

El Nuevo Testamento es riquísimo de momentos en que hay imposición de manos. Jesús empleó la imposición de manos como signo de misericordia, perdón y salvación; así como también lo empleó para restaurarle la vida a la hija de Jairo (Mt. 9, 18). También Cristo Jesús imponía las manos sobre los niños, orando por ellos (Mt 19,13-15) y para dar salud al enfermo (Lc 6, 19) entre tantos otros ejemplos.

Es por esto que una de las funciones de este gesto hoy es servir de puente para que Jesús transfiera su amor y compasión.

Y los apóstoles lo emplearon sobre todo para comunicar el don del Espíritu Santo; signo que por tanto la Iglesia usa hoy en la administración de todos los sacramentos.

Uno de los gestos más repetidos en la celebración de todos los sacramentos es precisamente la imposición de manos tocando o no al fiel.

Aunque hay un solo Espíritu Santo, el sentido y la finalidad de la epíclesis, su invocación, tiene diferentes connotaciones, según el contexto.

En la misa vemos la imposición de manos en el momento de la consagración. También es el gesto que expresa mejor la bendición solemne, al final de la misa. También en el matrimonio se aplica la imposición de las manos, porque después del Padrenuestro, el sacerdote extiende sobre los novios sus manos y dice su oración de bendición. La imposición de manos se usa incluso en las oraciones de liberación.

Desde el punto de vista sacramental, quien tiene el poder de imponer las manos solo es el ministro ordenado que tiene la  potestad de Cristo.

De manera pues que la imposición de las manos es un gesto que la Iglesia usa en los sacramentos. Pero también fuera de los sacramentos, para bendecir, pedir la intercesión de Dios, pedir la sanación de un enfermo o un avivamiento del Espíritu Santo en una persona.

Una de las mejores aportaciones del Concilio Vaticano II, litúrgicamente hablando, es la de llamar la atención sobre el papel del Espíritu Santo en los actos sacramentales de la Iglesia. Y lo ha hecho mediante una formulación cuidadosa de textos y con un acentuado énfasis en el gesto de la imposición de las manos.

La palabra imposición viene del griego Epi (colocar, poner) Thesis (sobre); que significa “poner sobre”; poner algo sobre algo o alguien con el objetivo de agregar algo: envío, bendición, sanidad. Es permitirle al Señor usar nuestras manos como un medio especial de contacto para la bendición.

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones