Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 01 agosto |
San Alfonso María de Ligorio
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Qué tienen en común el sexo en el matrimonio y la santa misa?

© Richard foster

Píldoras de fe - publicado el 22/06/15

Como para el sacerdote, también para los esposos unidos en sacramento, hay momentos cumbres que resumen esta realidad esponsal de siempre en un solo acto, el de la unión matrimonial de ser "una carne"

Les queremos ofrecer un ejemplo. Un sacerdote puede haber sido ordenado desde hace años. Es sacerdote "para siempre". Nunca dejará de ser sacerdote. Con todo, hay momentos cumbres cuando Cristo quiere actuar sacramentalmente y de manera especial a través del sacerdocio de ese hombre ordenado por la imposición de las manos del obispo. Uno de esos momentos cumbres es la celebración de la Eucaristía.

La Eucaristía es un momento cumbre cuando el sacerdote actúa "en la persona de Cristo", es decir, se vuelve instrumento transparente a la fe porque su persona hace presente a Jesucristo. Es la actualización del sacramento del orden. Es que como si se resumiera todo su sacerdocio en esta celebración eucarística. Y la fe abre los ojos y ve el cielo abierto.

De manera similar el matrimonio está consagrado por el sacramento desde el día de sus bodas hasta que la muerte los separe. Se han donado el uno al otro sin reservas en Jesucristo. Esta entrega mutua fue el sacramento porque significa sacramentalmente la presencia de Cristo que se entrega a su Iglesia.

Ahora bien, el momento cumbre de esta donación mutua impregna todo lo que harán en el futuro como esposos y como padres. Pero, como para el sacerdote también para los esposos unidos en sacramento, hay momentos cumbres que resumen esta realidad esponsal de siempre en un solo acto, el de la unión matrimonial de ser "una carne".

Se realiza, se re-actualiza, cuando los esposos se entregan el uno al otro "en el Señor". En ese momento se vuelven instrumento transparente a la fe como personas que hacen presente a Jesucristo que se entrega de nuevo a su esposa la Iglesia  para hacerla santa e inmaculada en su presencia. Y la fe abre los ojos y ve el cielo abierto.

La consagración de la santa misa es uno de los momentos que más  reclama el recogimiento profundo del creyente. ¿Por qué? Porque en ese momento Cristo se inmola, se dona, se entrega.

Algo semejante, bajo otro signo, lo realiza Jesucristo cuando los dos esposos se unen. Cristo se entrega a su Iglesia para hacerla santa e inmaculada en su presencia. Es la actualización del sacramento. Es un momento cumbre del designio de Cristo sobre el amor de los esposos. ¿Acaso esto no reclama una honda atención a la presencia del Señor en medio del acto matrimonial?

Ahora podrán ustedes entender porque los esposos cristianos antes de “hacerse uno en la carne” se ponen de rodillas ante Dios y le agradecen el amor que les ha regalado y le piden poder amarse el uno al otro cómo Cristo los ha amado.

Se están aprestando a celebrar su sacramento. Convocan a Cristo y a la Iglesia y se convierten en signo de la entrega de Cristo a su Iglesia. Cuando se celebra la Misa Cristo muerto y resucitado se hace presente bajo los signos de pan y vino que ya no son pan y vino.

Cuando la pareja celebra su matrimonio la entrega de Cristo a su Iglesia se hace presente bajo el signo de la unión de los esposos.

Demos un paso más para descubrir las maravillas que Dios ha pensado dar al matrimonio.

Los tres altares del matrimonio cristiano

Los antiguos hablan de tres altares en el matrimonio cristiano. El primer altar es el altar de la iglesia donde se nos sirve el pan de la palabra de Dios y de la eucaristía para vida eterna. El segundo altar es la mesa familiar donde se comparten los alimentos, donde la familia ora, donde se educan los hijos.

El tercer altar es el tálamo nupcial, es decir, la cama matrimonial. Es un altar. No es para menos porque es lugar donde Cristo se entrega a su esposa la Iglesia. Es un monumento, es un lugar sagrado.

Bajemos al llano y veamos qué consecuencias tiene esto. Es evidente que esta realidad sacramemtal requiere de una estética muy particular y esmerada. El marco exterior favorece o destruye esa conciencia de sacralidad.

  • 1
  • 2
Tags:
familiamatrimoniomisa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
5
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
6
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
7
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.