Aleteia

Papa Francisco: “Aprendí a amar la Virgen desde chico gracias a los salesianos”

© CTV / Youtube
Papa
Comparte

El Pontífice deja a un lado su discurso formal y habla desde el corazón de su infancia y juventud junto a los salesianos

El Papa Francisco contó su experiencia con los salesianos y especialmente su encuentro desde la infancia con un salesiano argentino de la Patagonia. Lo hizo este domingo 21 de junio en la tarde al encontrarse con los sacerdotes salesianos y las hijas de María Auxiliadora en la basílica de María Auxiliadora de Turín en ocasión de la celebración de los doscientos años del nacimiento de don Bosco.
 
“Mi papá los conoció en la parroquia de Santa María Auxiliadora” en Buenos Aíres, y luego "los salesianos han acompañado la vida de su familia, y la suya desde el bautismo, la confirmación, hasta la vocación al sacerdocio”, dijo Francisco, que no fue salesiano sólo porque quería ser un misionero (por ello optó por la Compañía de Jesús).
 
Aprendí a amar la Virgen cuando era chico con los salesianos
 
“Estoy muy agradecido a la familia salesiana por lo que han hecho por mí y mi familia”, dijo el Papa, y contó que su madre después del quinto parto quedó paralizada y le enviaron a su hermano y él a un internado salesiano. “Allí aprendí a amar la Virgen”.
 
En otra parte de su improvisación, sostuvo: “Él (san Juan Bosco) oraba siempre a María Auxiliadora y seguía adelante. No tenía muchos cálculos. Mi experiencia salesiana ha sido la del colegio, la de la familia”.
 
“Cuando encontraba a un salesiano, pedía la bendición de María Auxiliadora, esto me ha ayudado a seguir adelante en la oración  y la vocación”, indicó.
 
El genio femenino en los salesianos
 
El Papa explicó que Juan Bosco ha hecho una gran obra gracias al énfasis del método salesiano en promover la “afectividad” de los más chicos y aseguró que no se puede entender el fundador de los salesianos sin conocer la mamá del fundador, doña Margarita.
 
“Quería subrayar cómo esta mamá ha marcado el corazón de este hijo atento a los jóvenes”, expresó (un aspecto de la vida de Don Bosco que Jorge Mario Bergoglio reconoce como suyo, debido a su relación especial con su abuela Rosa, abuela piamontesa, madre de su padre, que también mencionó en la homilía de esta mañana.
 
El Papa habló hoy, como otras veces, de la fe que solo las mamás, las abuelas y las mujeres saben pasar de corazón a corazón.
 
Señaló que Turín es tierra de santos a pesar de que en su historia las ideologías como el comunismo han perseguido a la Iglesia y a los sacerdotes: “los comedores de sacerdotes” también atentaron con la “obra de Don Bosco”, recordó. “Don Bosco ha arriesgado su vida con su ministerio. Tantos han hablado mal de su ministerio” sacerdotal, indicó.
 
El Papa recordó la herencia de Don Bosco de ayudar a los jóvenes y les dijo a los salesianos que ellos hoy tienen un nuevo desafío en Italia, donde el 40% de los jóvenes está desempleado o no estudia.

No pierdan carisma salesiano: enseñen a los jóvenes oficio y alegría
 
“Don Bosco enseña la belleza del deporte y de la educación”, constató Francisco.  Asimismo, aplaudió  las escuelas de "artes y oficios" originales de los salesianos. Y luego se preguntó: ¿los salesianos hoy pueden enseñar estos oficios a medida de la crisis?  “Demos a los muchachos una educación de emergencia. A los jóvenes de la calle hay que darles un oficio”, remarcó.
 
El Pontífice también dijo haber aprendido “la alegría salesiana” y abogó por la “educación y animación a la belleza de la vida”.
 
“Sí, es verdad hay que darles de comer a los muchachos de la calle: con el estómago vacío, no se puede estudiar, es cierto, pero también hay que enseñar la alegría evangélica”, dijo el Papa.
 
Francisco expresó su preocupación por los jóvenes de la calle expuestos a las drogas, los vicios y el odio a la Iglesia. Por ello recordó a Don Lorenzo Mazza, salesiano argentino que fundó el Club San Lorenzo en Buenos Aíres con el espíritu de sacar a los jóvenes del ocio de la calle y de sus peligros.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.