Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo salir de lo que uno ya conoce

© Adrian Kingsley-Hughes / Flickr

https://www.flickr.com/photos/adrian_kingsley-hughes/14060744823<br /> &#039;Sea of Tranquiity&#039; Porth Swtan/Church Bay, Anglesey<br /> <br /> One of the things I like to do with my photography is take as many steps away from reality as I can. I like to play with time and colors and focus and the field fo view to alter reality.<br /> Take the stormy seas from the other night. With a fast shutter I could freeze the dramatic action to give a sense of power and violence. But changing the shutter speed from a fraction of a second to 30 seconds, I can transform those rough seas into a mist-covered millpond.<br /> &nbsp;I&rsquo;d love it if you could check out my new photography blog, Seeing the Gorilla. Thank you!

Carlos Padilla Esteban - publicado el 21/06/15

¡Cuántas veces hablamos de dejar el timón de nuestra vida en las manos de Dios! Pero, ¡cuánto nos cuesta hacerlo!

Jesús se va hoy en la barca con sus discípulos. Y les dice dónde tienen que ir: “Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: Vamos a la otra orilla del lago”. Llega el atardecer y Jesús, cansado del día, se va con sus discípulos.

Lleva todo el día enseñando desde la barca. Sin medir el tiempo. Mirando su tierra y hablando de ella. Es tarde. Y entonces los invita a ir juntos a la otra orilla. Es el rato de complicidad con sus amigos, en el mar, lejos de las orillas. Jesús descansa con ellos.

¡Cuántas veces, en medio del trabajo, de la vida, necesitamos un momento para estar con las personas que amamos! Esas personas con las que puedo ser yo mismo sencillamente.

Me encantaría que Jesús me mirara y me dijera: “Ven conmigo a la otra orilla. Atrévete a salir de tu orilla conocida, a dejar tu forma de hacer las cosas de siempre. Deja tus comodidades. Vence tus miedos”.

La orilla a la que iban no era Galilea. Era una aventura. Pienso que Jesús quería cuidar a otros más lejanos, pero también alejarse un momento de la tierra y estar con sus amigos, rezar.

Me conmueve Jesús tan cansado que se duerme en la barca. Se fía de sus amigos los pescadores. Sabe que llevarán el barco a puerto seguro. ¡Cuánto confía en ellos!

Y ellos se fían de Él. Es tarde, les invita Jesús a seguir navegando, y lo hacen. No ponen excusas. No le piden otra cosa. ¡Cuánto les tenía que amar Jesús! ¡Cuánto tenían que amar ellos a Jesús! Jesús descansa con ellos. Se queda dormido.

¡Qué difícil saber muchas veces si Jesús se ha dormido en mi barca o simplemente no está en ella! A veces siento que no está. Sobre todo cuando se desata la tormenta:

De pronto se desató un fuerte viento y las olas se estrellaban contra la barca y la iban llenando de agua. Jesús dormía en la popa, reclinado en un cojín”. Su paz contrasta con la agitación de los discípulos.

Su paz contrasta con mi propia agitación en el peligro. Parece que la barca se va a hundir y Él duerme, como si no le importara. Así es en nuestra vida tantas veces.

Tenemos miedo de que se hunda lo que hemos construido y nuestra barca no llegue a su destino. Las olas parecen echar a perder todos nuestros sueños.

Jesús nos pide seguir un camino y luego parece que nos deja solos. Se duerme. Como si se olvidara de nuestra presencia. Él va a lo suyo.

Me conmueve su sueño. Descansa junto a mí. Está en mi barca. Pero no le despiertan las olas que a mí me turban. Tal vez Jesús ve más allá que yo mismo.

Hay personas en nuestra vida que conservan la calma cuando nosotros la perdemos. Ven más allá. Están con paz. Ven la salida cuando nosotros pensamos que no hay salida. Como Jesús en la barca que se hunde. Jesús ve lo que nosotros no vemos.

Hay personas así, capaces de ver más que nosotros. Nos dan luz. Nos muestran el horizonte. Nos abren los ojos. ¡Cuánto bien nos hace navegar cerca de esas personas llenas de luz, que dan confianza, que nos permiten ver el sol detrás de tantas nubes! Son optimistas, positivas. Tienen fe. La que a mí me falta a veces.

Lo cierto es que vamos juntos en la misma barca. Jesús y yo. Con frecuencia me da miedo ir solo a la otra orilla. Me da miedo salir de lo que conozco, de mis maneras de hacer las cosas, de las personas que siento que me quieren y con las que no tengo que demostrar nada.

Me da miedo la aventura, el futuro, lo nuevo, lo que no conozco. Pero es verdad que si Jesús me dice: “Vamos”, yo le sigo. Quizás si escuchase su voz me costaría menos navegar con olas y dejar mi orilla. L

a otra orilla puede ser una decisión que tengo que tomar, o volver a empezar cuando he caído. A veces la otra orilla es el corazón del otro cuando nos separa el mar. ¿Qué es para mí la otra orilla? Sólo le pido a Jesús ir a su lado, en su barca.

  • 1
  • 2
Tags:
evangelio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.