Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 19 mayo |
Santa Rafaela María Porras y Ayllón
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Los Evangelios son históricamente fiables?

Questions Aleteia

Monseñor Jacques Perrier - publicado el 19/06/15

Para quien se interrogue sobre el cristianismo, no querrá saber si los Evangelios son un bello mito, sino si existen razones para creer que eso ocurrió

1. Las religiones se basan normalmente en mitos inmemoriales o en las palabras de un hombre inspirado: poco importan las circunstancias en las que fueron pronunciadas estas palabras.

Muchas doctrinas religiosas y ritos se pierden en la noche de los tiempos. Sucede con las religiones “tradicionales” y con las mitologías, como las mitologías egipcia, babilónica o griega, con las que los israelitas se confrontaban continuamente.

En las religiones o sabidurías orientales y en el Islam, hombres inspirados han emitido mensajes sobre lo divino, sobre el mundo, sobre la humanidad. Algunos de estos “profetas” hablaron en un momento concreto de la historia, pero sus circunstancias no tienen importancia en lo relativo a la verdad de su discurso.

2. Para los judíos y los cristianos, la fe se basa en hechos: Dios se ha manifestado a través de actos y, en Jesucristo, se ha hecho personalmente presente en la historia.

El texto más santo para Israel, el Decálogo (“los diez mandamientos”), comienza con estas palabras: “Yo soy el Señor tu Dios, que te sacó del país de Egipto, de la casa de servidumbre”. Dios se revela a su Pueblo a lo largo de una Historia, con sus fases felices y desgraciadas. Las relaciones entre Dios y su pueblo son como las de una familia, con sus días buenos y malos, con largos periodos de crisis. Israel vive en la esperanza: un día, el Mesías vendrá e implantará de forma permanente la ley y la justicia.

Para los cristianos, Dios ha venido personalmente a nuestra historia. Jesús, nacido bajo Herodes el Grande y crucificado bajo Poncio Pilato, no ha venido sólo para decir palabras definitivas sobre Dios. Él es Dios, el mismo que “desgarra los cielos”, como dice el profeta Isaías. El reúne al cielo y la tierra en su persona. Él triunfa sobre el Mal aceptando someterse por amor. Su victoria comienza y se manifiesta en la resurrección.

Conclusión: Para quien se interrogue sobre el cristianismo, no querrá saber si los Evangelios son un bello mito, sino si existen razones para creer que eso ocurrió.

3. La Sagrada Escritura describe esta historia y da su sentido.

Ni los cristianos, ni mucho menos los judíos, son una religión del libro. Al igual que muchas otras religiones, veneramos nuestras Escrituras y creemos que están inspiradas por Dios. Pero son secundarias en relación a las iniciativas divinas.

La historia sagrada comienza cuando Dios llama a uno al que le dará el nombre de Abraham: no lo hizo para preparar el proceso verbal de la entrevista, ni como periodista para publicar un reportaje. Pero se conservó en la memoria. Se transmitió de generación en generación. Y un día, apareció apropiado transcribirla a un texto, una Escritura.

El Espíritu de Dios está presente en este proceso de transmisión, de escritura y, después de eso, de relectura, pues los acontecimientos del pasado hablan sin cesar y de nuevo en una historia que nunca se ha detenido. Así, los profetas en tiempos del Exilio de Babilonia (siglo VI antes de Cristo) se remiten al Éxodo, la liberación de Egipto, seis años antes que ellos.

La Sagrada Escritura no es sólo una recopilación de los hechos. Se le da un sentido. Es una meditación, una oración, una aplicación en términos de comportamiento colectivo, de la moral. Pero la base, son los hechos.

Es lo mismo en el Nuevo Testamento. Los evangelios se sitúan en primer lugar, ya que son testigos de los acontecimientos vividos por Jesús y sus discípulos. Por sus palabras, Jesús nos da el significado de estos eventos, y los demás escritos del Nuevo Testamento (Hechos de los Apóstoles, Epístolas, Apocalipsis) iluminarán todo lo que implicaban estos eventos. Pero la base es "el Señor Jesús vivió entre nosotros, comenzando en el bautismo de Juan hasta el día en que fue tomado de entre nosotros" (Hechos 1: 21-22). 

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
biblia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gaudium Press
¿Sabías que el anillo de matrimonio puede llegar a tener la fuerz...
2
Esther Núñez Balbín
¿Qué hay detrás del caso de Lina?… Madre a los cinco años
3
Catholicus
¿Qué significa el escapulario? ¿Es sólo una moda?
4
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
5
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Tom Hoopes
Los pastorcitos de Fátima versus el coronavirus
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.